Archivado en:

El autor de Corazón partío se convirtió ayer en el tercer músico que consigue abarrotar este año el Sant Jordi, después de Estopa y Phil Collins, aunque estos dos últimos sólo tuvieron una cita con el público barcelonés.

En el recital, dominado por un público joven y entusiasta, Sanz desgranó durante dos horas algunos de los temas de su último trabajo, No es lo mismo (2003), combinados con algunas de sus canciones más conocidas, que ya forman parte de la historia del pop español.

El público, totalmente entregado, disfrutó con temas como Labana, un canto a Cuba con referencias críticas al castrismo, o la rapera Try to save your song, pero, sin duda, los momentos en que se entregó más, hasta el éxtasis, hasta desgañitarse, fueron cuando interpretó algunos clásicos de su repertorio como La fuerza del corazón, Corazón partío, El alma al aire o Quisiera ser.

La gira No es lo mismo tour 2004 por España arrancó el pasado 10 de junio en Las Palmas de Gran Canaria y desde entonces ha recorrido ciudades como Santa Cruz de Tenerife, A Coruña, Pontevedra, Logroño, Mallorca, Cádiz, Salamanca, Oviedo o Valencia.

Tras el segundo concierto de Barcelona del próximo día 9, para el que también se han vendido todas las entradas, Alejandro Sanz proseguirá su intenso periplo en Zaragoza, Madrid, Bilbao, Granada, Murcia y Sevilla.

Barcelona se reafirmó anoche como una de las plazas fuertes del intérprete madrileño, quien ya en 2001, en la presentación de su disco El alma al aire, consiguió llevar al mismo escenario a 50.000 personas en tres conciertos.

Última hora 40

IMPRESCINDIBLES

Drácula: La leyenda jamás contada y El Juez, pelis de la semana

Atent@s a los estrenos del finde

Martita y la pelea de gatas entre 3 chicas

Gema Hurtado es Martita ¡No te pierdas la broma!

¿Quieres ver a las estrellas de 40 poniendo posturitas?

Mira el making of de la sesión de fotos de 40 esta temporada

Channing Tatum, stripper desde la mayoría de edad

Se destapa un vídeo con bailecitos muy calientes

Por fin, el título más premonitorio de la carrera de Pablo Alborán

El proceso de nacimiento de lo nuevo del malagueño