Amaia Montero dedica a su padre, enfermo de cáncer, uno de sus temas

La artista se encuentra promocionando su debut en solitario por Latinoamérica

Archivado en:

Ya en alguna ocasión, la cantante ha confesado que en este disco ha querido expresar sus sentimientos, "lo que me ha pasado... lo que he vivido, lo que es importante para mí... prácticamente me desnudo un poco". En Amaia Montero hay un poco de todo, desde "momentos bonitos" a otros "muy duros". Y éstos últimos han quedado reflejados en 407.

Según cuenta Amaia en el portal mexicano El Universal: "Mi padre está pasando por una enfermedad muy dura que por desgracia mucha gente padece, es cáncer. En ese momento viví el tema de manera muy sensible porque fue un golpe duro para toda la familia y para mí también. Como dice la canción pienso en el minuto en que todo cambio; sin embargo, es una canción esperanzadora y supongo que mucha gente se sentirá identificada", explicó la cantante.

"En esa canción hablo de lo que yo sentí y 407 es el número de la habitación donde él estaba. Esto sucedió hace dos años y todo eso que va pasando día a día nos hacen crecer, fue entonces que tomé la decisión de emprender esta nueva etapa".

Suponemos que Tulipan, la canción que dedica a sus antiguos compañeros de La Oreja de Van Gogh, corresponde a uno de sus "momentos bonitos". Según la cantante, dicho tema está dedicada a mis compañeros porque la tenía adentro, porque fueron tantos años y las canciones son sentimientos y ahí resumo todo lo que significó el grupo".

Tras su paso por México, Amaia Montero continuará de promoción en Miami y en Puerto Rico.

Última hora 40

IMPRESCINDIBLES

Jason Derulo actuará en la gala de los Premios 40

Xavi Martínez ha anunciado el bombazo en Lo+40

James Blunt pide perdón por You're beautiful

El cantante reconoce que se avergüenza de su tema estrella

Renee Zellweger estrena nueva cara

Internet se revoluciona y la actriz responde

Se confirma el primer adicto a las Google Glass

Un marine americano de 31 años es el primer diagnosticado

Paolo Ballesteros, el tío que se convierte en cualquier celebrity

Maquillaje, una peluca y ¡boom!