La pregunta del millón. La que todas las fans de One Direction (sí directioners, no digáis que no) se han hecho alguna vez en su vida es, ¿qué harán los miembros de la boy band en la ducha? Pues la cuestión ya tiene respuesta: cantar, como el resto de los mortales.



Aunque la elección de los cinco británicos no tiene desperdicio: "A veces canto a Michael Jackson" dijo Harry Styles, "Yo suelo cantar mucho a Ed Sheeran" apuntilló Liam Payne; "como yo" aseguró Louis Tomlinson y un "nosotros también" al unísono del resto de componentes.

Suponemos que el hecho de cantar viene motivado por las buenas noticias que no paran de recibir. La última llega desde Estados Unidos, donde con su segundo disco de este 2012 han vuelto a superar el millón de unidades vendidas. Take me home lleva ya despachadas la bonita cifra de 1.04 millones de copias mientras que su debut Up all night ha superado ya el millón y medio.



Cifras que acercan a One Direction, banda en la que milita Harry Stiles, a las cifras de ventas de Taylor Swift, su actual pareja. Los tortolitos van en serio y la responsable de Red ha llevado a Harry hasta casa de sus padres para que estos le conozcan. La relación parece que va viento en popa pese a las acusaciones que muchos lanzaron la pasada semana acusándola de poder ser la Yoko Ono de 1D.

¡SUSCRÍBETE!

IMPRESCINDIBLES

Así suena lo nuevo de Maluma y Ricky Martin: Vente pa’ ca

Las dos estrellas latinas unen fuerzas en esta nueva colaboración

Así suena el nuevo tema de Ellie Goulding

La cantante quiere repetir el éxito de Love Me Like You Do

Cuba, destino de videoclip

No sólo Gente de Zona usa La Habana como plató

Las estampidas de Pokémon Go

Poké-estampidas mundiales

¿Todavía no conoces al Justin Bieber mexicano?

Mario Bautista, la nueva sensación latinoamericana

Musical.ly, la red social más musical de todas

En LOS40 estamos enganchados!

El regreso más esperado de Fifa 17

20 años sin ellos

Nuestros olímpicos están de vuelta

Ponte las pilas con el deporte

Super Mario: un reloj de 24.000 ‘pavos’ y unos juegos olímpicos

Nintendo está 'on fire'