Así hace Rihanna sus fotos más provocativas

Una sesión para Complex desvela que la de Barbados no tiene precisamente complejos a la hora de enseñar su cuerpo.

REDACCION / los40.com 16/01/2013 - 12:08 CET

Archivado en:

De todos es conocido que Rihanna no es demasiado recatada a la hora de sacarse fotos en determinados momentos. La hemos visto desnuda por activa y por pasiva en muy diferentes ocasiones. Pero ¿cómo se fraguan estas provocativas fotos? Una sesión para Complex nos desvela que la de Barbados no tiene complejos a la hora de enseñar su cuerpo.



El resultado, además de este making of no apto para los corazones más débiles, son estas fotografías que la propia artista ha colgado en Instagram cuyo contenido sensual tampoco tiene nada que envidiarle al vídeo. En estas imágenes, la solista quiere homenajear las 7 diferentes portadas que han visto la luz de sus respectivos trabajos de estudio.

Pero no todo en su carrera es el "despelote" y por ello, de forma oficial Rihanna ha confirmado que Stay será el segundo sencillo con el que seguirá presentando su más reciente álbum Unapologetic. Tras Diamonds, la intérprete sigue en la línea de baladas como demuestra la espectacular interpretación que hizo en SNL. Esta canción se simultaneará con Pour it up de la que ya os contamos en su momento su lanzamiento.



De momento RiRi sigue sin elegir su dueto junto a Chris Brown para presentar su más reciente CD. Una canción que levantó mucha polémica tras su grabación y que sus protagonistas se han encargado de asegurar que esa colaboración es la verdad sobre todo lo que pasó y está pasando.

Última hora 40

IMPRESCINDIBLES

¡Horror! Las peores versiones pop de la red

Estas covers son tan terribles que harían llorar al niño Jesús

Estas rusas están locas

Recopilamos las imágenes más bizarras de redes sociales de ligoteo ruso

El baile del serrucho es lo último en Internet

Pon el culo en pompis y haz que sierras, la nueva moda viral

¿Conoces el lado más cachondo de Dicaprio?

Parece serio, pero luego esta un poco chaladito, ¿no crees?