Fever, la plataforma de ocio social que convence a Alejandro Sanz

Fever, la plataforma de ocio social que convence a Alejandro Sanz

Hacer planes no siempre es divertido, hace falta saber qué les gusta a tus amigos o qué es lo que está de moda, y si no tienes madera de líder o te falta tiempo, a veces se convierte en una pesadilla. En esos casos, se agradece un poco de ayuda para ponerte al día y acertar con los planes. Ahora, los que viven en Madrid o Nueva York cuentan con una app que te permite acceder a ofertas de ocio exclusivas mientras averiguas qué hacen los demás. Fever es la primera y única, hasta el momento, plataforma social de descubrimiento de planes.


Se trata de una app gratuita para IPhone y Android que ha revolucionado la forma de disfrutar del ocio. La ha creado una empresa americana fundada por Pep Gómez, un joven de 22 años con la capacidad suficiente para crear un proyecto eficaz. Pep era un chico de Castellón inquieto, curioso y de notas excelentes que fichó por Google y se fue a trabajar a San Francisco. Mientras estudiaba ya puso en marcha varias ideas, una de ellas una web para que los músicos organizaran sus giras sin managers ni intermediarios. Además, tenía un programa de radio y componía jingles publicitarios. Ahora, ha vuelto a España, toca la guitarra, el bajo, el piano y la batería y la tecnología se ha convertido en su modo de vida.


De momento, ha convencido a importantes inversores de este campo, entre ellos uno de los primeros que creyó en twitter, Jeff Pulver o Bernardo Hernández, el director de Flickr. También se han unido personajes públicos como Alejandro Sanz, Feliciano López, Sergio Ramos, o Guti. Entre todos han reunido dos millones de euros para impulsar la idea.

Fever se creó entendiendo que la generación del milenio toma decisiones basándose en las tendencias del momento y los planes de sus amigos. Ya hay 60.000 usuarios en Madrid y 45.000 en Nueva York y seguro que el proyecto crece en breve. La app está dirigida a jóvenes entre 18 y 30 años con un nivel socio-cultural y económico medio alto. Está claro que las redes sociales no podían estar al margen del ocio.



Comentarios