Escucha radio en directo y las nuevas radios online

5 cosas que haría Homer Simpson si viviera en España

El inigualable personaje de Los Simpson daría mucho juego si decidiera cruzar el charco

Homer simpson

Homer Simpson no necesita presentación alguna. Es, probablemente, el personaje más llamativo y más querido de la que es la serie de dibujos animados más importante de la historia.

Más de 25 años lleva la familia amarilla en nuestros televisores y sus tramas, vivencias y aventuras parecen no agotarse nunca.

Por si los guionistas se quedan secos de ideas, les vamos a ayudar. Les proponemos un episodio (o episodios; por pedir, que no quede) en el que Homer tenga que venir a vivir a España. Un país en el que ya ha estado como se pudo ver en un capítulo en el que Homer visita Barcelona para reencontrarse con Eduardo, su amigo de la infancia con el que siempre ha mantenido contacto a través de cartas.

Si volviera a nuestro país durante unos días, estas serían 5 posibles cosas que le ocurrirían a Homer en España.

Viviría en Valencia y sería guardaespaldas de Rita Barberá en las fallas

Evidentemente, si Homer va a pasar un tiempo en España tiene que ser por temas de trabajo. Seguramente, algún iluminado lo traería a España como experto asesor nuclear -dado que trabaja en la central nuclear de Springfield- y Homer iría a parar a la central de Cofrentes, en Valencia, que es la más potente de España.

Cuando Homer comprobara lo poco que se cobra en España en comparación con los sueldos de EEUU, Homer se vería obligado a retomar su oficio de guardaespaldas para sacarse unos ingresos extras. Y si fue guardaespaldas del alcalde de Springfield, cómo no serlo de la alcaldesa de Valencia… ¡Rita, puedes vivir las fallas totalmente tranquila!

John Cobra ocuparía el hueco dejado por Barney

Una de las grandes pérdidas para Homer no sería el Bar de Mou, pues en España le da una patada a un bote y aparecen 7 bares. La gran pérdida sería no tener a su singular compañero de cerveceo: Barney Gumble.

Homer se tendría que conformar con otro, también singular, ejemplar de la zona con el que seguro haría buenas migas (al fin y al cabo, Homer se hizo amigo hasta del loco que decía ser Michael Jackson): John Cobra.

Homer pensaría que los españoles somos unos seres superiores

No es pretencioso. Pero si algo haría Homer en España es abonarse a la tele de cable. Es una cosa sin la que Homer no puede vivir. Amante de los programas destroyers en los que se golpean luchadores o coches monstruosos, Homer se sentaría en su sofá (intentando hacer de nuevo el hueco de su culo en el asiento) para ver la tele española y comprobaría que en los programas españoles la gente no se pega, tan solo se insulta. "¡Oh, cuán avanzados están los españoles y cuánto tenemos que aprender de ellos!"

Cambiaría las grasientas barbacoas por fruta y verdura

En España Homer llevaría una vida más saludable. Dejaría atrás esas grasientas barbacoas yanquis -todo un homenaje al colesterol- y se pasaría a la comida verde. Es cierto que la cerveza seguiría siendo su mejor amiga y que algunos torreznos caerían de vez en cuando, pero Homer empezaría a comer fruta y verdura en cantidades industriales.

La razón es sencilla: echaría de menos ese tierno acento hindú de su gran amigo Apu Nahasapeemapetilon, echaría de menos el Badulaque con sus fresisuiss… con lo que Homer debería reemplazar esa pérdida.

¿Y por qué comiendo fruta y verdura? Pues porque hoy en día, en las ciudades españolas, casi todas las tiendas de frutas y verduras son propiedad de hindúes y paquistaníes. La globalización…

Homer estaría convencido de no haber salido de América

Y a todo esto, Homer pensaría que cualquier finde podría hacer una escapadita a Springfield a ver a su familia. Porque Homer, durante todos los meses que pasase en España, estaría plenamente convencido de estar justo debajo de EEUU, en esa zona en la que se habla español (México, Cuba…) es donde debe de estar España, ¿no?

Y no os riáis de Homer… No es el único estadounidense que lo cree.