Fran Roldán (El Viaje de Elliot): “Sigo llevando un niño dentro”

Avatar

Del 40 al 1

La lista más importante con Tony Aguilar

En Del 40 al 1 Coca-Cola hemos seguido de cerca desde el principio la trayectoria de El Viaje de Elliot, y por eso nos ha alegrado saber que el próximo 19 de febrero saldrá a la venta su primer disco de larga duración. Lleva el sugerente título de Cuentos que olvidé en tu desván, y viene precedido por el single Porque te quiero a morir, que Fran Roldán, cantante y compositor del ahora dúo vino a presentarnos a XTRA!

De entrada, nos explicó cuáles son esos “cuentos” de los que habla el título del álbum. “En el fondo mis canciones son como cuentos. Sigo llevando un niño dentro”, afirmó. Fran se ha empleado a fondo en la elaboración de este álbum. “He dado lo mejor de mí”, dijo. “Casi todo lo que cuento en las letras son vivencias. La vida del artista es muy complicada”. Sobre el sonido de las nuevas canciones, explicó que tanto él como su inseparable Fer Ortells “seguimos con el pop español a saco”.

Gracias querido por tratarme tan bien como siempre, @Tony__Aguilar. 😃Abrazo enorme, MAESTRO!!

Una foto publicada por Fran Roldán (@_franroldan_) el

Hasta llegar aquí el camino ha sido largo. Hemos disfrutado singles previos como Magos del amor, Gitana, Sentiment (dedicada al Valencia C.F.) o el tema escrito en inglés Crazy paradise. Y es que su música ya ha traspasado nuestras fronteras. De hecho, Fran relató su peripecia en Moscú. “Nos dijeron que había un magnate ruso interesado en que fuéramos a tocar allí, porque a su hija le gustábamos. Sonaba raro. Pensé: ‘Igual nos quitan los órganos o vete tú a saber’. Al final fuimos y no nos pasó nada. Al contrario, nos trataron genial”, nos dijo.

Para rodar el vídeo de Porque te quiero a morir eligieron las calles de Londres. “Es una ciudad que tiene magia: el color, la gente… Eso se nota, y estamos muy contentos de cómo ha quedado”, comentó Fran.

No nos cabe ninguna duda de que Cuentos que olvidé en tu desván supondrá la consagración definitiva (y merecida) de los valencianos.