10 razones para adorar a Fangoria


Pocos grupos españoles han conseguido acompañarnos durante tanto tiempo con tantos éxitos indiscutibles. Fangoria es ya algo de todos, algo colectivo. Por eso, por este 50 aniversario, y tras un concierto Básico inolvidable para LOS40, hacemos un repaso a modo de manifiesto por los motivos por los que rendimos culto a Alaska y a Canut.

1. Por ser historia de la música española e historia de LOS40

Nacho Canut y Olvido Gara -Alaska- son testigo y parte esencial de la historia de la música de este país. El punto de partida de Fangoria empezaría con Kaka de Luxe allá por 1977 y tras su disolución, en 1979, vendría Alaska y los Pegamoides. De esta época es el gran tema 'Bailando', el primer número uno de Alaska y Canut en LOS40, que justo alcanzó el top el 12 de junio de 1982.

Entonces se convierten en referente de la noche madrileña y su actividad en los locales de moda llega a ser frenética con temas como 'Horror en el hipermercado', 'Quiero ser santa' u 'Otra dimensión'.

Después de tensiones en el grupo, Canut (primero) y Alaska (después) se unen a Dinarama, que pasa a llamarse Alaska y Dinarama. Aquí nacen los exitazos 'A quién le importa', 'Ni tú ni nadie', 'Cómo pudiste hacerme esto a mí' o 'Mi novio es un zombi'. Todas ellos número 1 de LOS40 y con los que la banda se convertiría en elemento fundamental del pop español de los ochenta en nuestro país.

Con su disolución, Fangoria inicia su andadura en 1989 y desde entonces no ha dejado de cosechar éxitos. 'No sé qué me das', 'Retorciendo palabras', 'Ni tú ni nadie' y 'Dramas y comedias' son algunos de sus grandes hits. Su último trabajo, que vio la luz a penas hace unos meses, continúa ligado a LOS40 y a las mejores salas de baile.

2. Por saber renovarse como pocos

Empezaron haciendo punk-rock y glam-rock cuando nadie lo hacía con ese primer disco 'Las canciones malditas' con Kaka de Luxe. Luego fueron más poperos, ya con Alaska y los Pegamoides, para después convertirse en góticos y siniestros. Ahora, ya como Fangoria y con la llegada de nuevos tiempos, continúan creando grandes canciones en una línea más electrónica, dance si hace falta, aunque sin abandonar cuando toca su esencia glam.

A pesar de todos los años de carrera, nada suena repetido, todo sigue fresco y enriquecido, ya que continúa explorando sonoridades en sus canciones de siempre a la vez que en sus nuevos temas.

3. Por seguir haciéndonos bailar como hace más de 30 años

En cuanto suenan los primeros acordes de 'Mil campanas', cualquiera empieza a moverse y a cantar. Con 'Mi novio es un zombie' es fácil arrancarse a dar saltos, y con la versión dance de 'A quién le importa' hasta el más tímido se crece y la baila ante quien haga falta.

Con 'Canciones para robots románticos', su último disco, podemos dar una 'Fiesta en el infierno' y quedarnos tan contentos. Su tema 'Geometría Polisentimental', uno de sus últimos éxitos, se ha convertido en un tema necesario en todas las pistas de baile del momento.

 

4. Por demostrarnos que lo kitsch y lo cool no están reñidos

Alaska puede vestirse de leopardo, ponerse transparencias, taconazos, lentejuelas y pintarse más o menos las cejas. Haga lo que haga, encandila y encanta. Mezcla lo estrafalario con sentido, y lo bonito y elegante como nadie en este país. Se sumerge en unos vestidos complicadísimos como pocas estrellas de nuestro tiempo y Canut siempre realiza el contrapunto necesario.

Sus letras son también bastante parecidas. Podríamos decir que se sitúan igualmente entre estos dos polos, entre lo sencillo y el drama; entre lo cotidiano y lo originalísimo.

5. Por conquistar a diferentes generaciones

Llevar más de 30 años en el mundo de la música hace que el dúo haya generado una imborrable complicidad con sus contemporáneos. Por un lado, conquistaron a todas esas personas que vivieron La Movida madrileña en primera persona, que soñaron con otra música y otra forma de bailar. También a los que cuando eran unos niños disfrutaban con 'La Bola de Cristal', ese programa infantil que entre 1984 y 1988 conquistaba todos los hogares.

Con sus discos ya como Fangoria seguirían en el candelero conquistando nuevos seguidores que siguen sumándose hoy en día

6. Por crear auténticos himnos

¿Quién no ha tarateado una y mil veces 'Bailando'? ¿Y quién no ha hecho de 'A quién le importa' o 'Ni tú ni nadie' canciones propias? Todas son parte de la banda sonora colectiva y personal de este país. Qué riqueza para un artista. En realidad, poco más se puede pedir...

7. Por abrir la música española a otros géneros cuando se necesitaba

Recién estrenada la democracia, el panorama musical español pedía a gritos nuevas formas de hacer música, nuevos géneros, una nueva manera de pisar el escenario. Con la Movida comenzaba la edad de oro del pop español, que daría lugar a más artistas españoles nuevos que ninguna otra década anterior.

En esa oleada pop, la labor de Olvido Gara y Nacho Canut, con su punk pop, fue más que aire fresco. Fue atrevimiento, personalidad y talento. Puro carisma. El panorama musical español debería en cierto modo estarles muy agradecidos.

8. Por permanecer a pesar de los años

Han permanecido a las modas, a los cambios de grupo, a la bajada en las ventas de discos, a la proliferación de nuevas bandas con la llegada de internet y el boom de las redes sociales. Han vivido en la sombra durante cortas temporadas sin desmoronarse sabiendo que la carrera de un artista es muchas veces circular. Sin duda, un buen motivo por el que valorar su trabajo, si cabe, un poco más.

9. Por sacar discos con formatos originales

Uno de los mejores ejemplos de esta innovación es 'Cuatricromía', su décimo primer trabajo (2013). Compuesto por cuatro EPs, uno por cada color de la cuatricomía, representa los cuatro pilares estilísticos de su obra.

 

El disco azul pone en primer plano el lado más pop del dúo. El disco magenta, a cargo de Sigue Sigue Sputnik, ídolos de Fangoria, conforma el disco dedicado a las canciones más influenciadas por el rock & roll. El disco amarillo busca un sonido más electrónico y las labores de producción han recaído sobre Los Pilotos, dúo compuesto por Florent y Banin, de Los Planetas; y El disco negro abarca cuatro composiciones que exploran el lado gótico más gótico de Fangoria.

10. Por seguir haciéndonos disfrutar en directo

El ejemplo, el Básico ofrecido para LOS40 el pasado 8 de junio. Los asistentes no dejaron de bailar durante todo el concierto. El Círculo de Bellas Artes de Madrid fue un auténtico delirio de saltos y palmas.

Para los congregados, de todas las generaciones, fue una auténtica fiesta en la que la banda supo combinar lo mejor de sus grandes éxitos con lo mejor de su nuevo trabajo.


Comentarios

Comentar