Nioh

Análisis de Nioh

El nuevo juego del Team Ninja nos llega como exclusiva para PlayStation 4, un hack & slash que parece la mezcla de Ninja Gaiden y Dark Souls. Nioh recoge la tradicional forma de enfocar la historia de los juegos de la compañía y la mezcla con ese toque de RPG y el metódico combate que ha acompañado a la franquicia de From Software. Una mezcla de estilos diametralmente opuestos que no debe haber sido nada fácil de llevar a cabo, pero el Team Ninja ha sido capaz de sacar el proyecto adelante, manteniendo el distintivo estilo por el que se les conoce.

Nioh nos cuenta la historia del irlandés William Adams, que llegó a las costas japonesas en el año 1600. Allí luchará con demonios que vagan por los campos de batalla del periodo Sengoku, mientras los clanes Tokugawa e Ishida intentan salir vencedores de su rivalidad.

De fondo tendremos un culto siniestro liderado por un tal Edward Kelley, que maneja el tumulto a su favor desde las sombras. El juego se inspira en los hechos ocurridos tanto en la historia europea como en la japonesa, y muchos personajes de los que nos encontraremos están basados en figuras que existieron de verdad, como por ejemplo nuestro protagonista, aunque dudamos que luchara con esqueletos y perros fantasma en el Japón feudal.

La historia, os avanzamos, no es el punto fuerte de este Nioh; es en el sistema de combate donde brilla, como sólo el Team Ninja nos sabe dar. En la superficie, la influencia de Dark Souls se hace palpable en detalles como la barra de resistencia debajo de la de vida para limitar nuestras acciones, o la posibilidad de recoger nuestra experiencia perdida cuando morimos. Pero cuando se trata de luchar notamos la diferencia, puesto que el set de movimientos en Nioh es más complicado de lo visto en juegos anteriores, con su complejo árbol de habilidades y sus maniobras desbloqueables que le dan a cada arma más profundidad y flexibilidad.

El listado de movimientos puede no ser tan amplio como en la saga Gaiden, pero está más cerca de esta que de los juegos actuales, que dan prioridad a manejar con cuidado la stamina antes que a realizar combos dejándonos los dedos en el botón.

Aún así, el juego permite que elijas tu arma preferida y un puñado de movimientos y llegues al mismo resultado. La clave para equilibrar estas dos formas de jugar se ha solventado de manera sencilla, cuando atacamos, pulsando el gatillo derecho en el momento justo realizaremos un pulso de Ki, que recargará nuestra resistencia más rápido y nos dará una mejora de ataque durante unos segundos. Para los que hayáis jugado a Gears of War, se parece mucho a realizar una recarga perfecta, y está implementado perfectamente en este juego.

Lo de beber de la fuente de Dark Souls no lo decimos por decir, Nioh tiene un sistema de coop muy parecido, pudiendo invocar a compañeros para que se unan a nuestras partidas, que si bien es un añadido divertido, usa bastantes de nuestros recursos como para ser una cosa que usemos durante todo el juego.

Dentro del modo multijugador tenemos también la posibilidad de luchar con el fantasma de jugadores caídos, resucitándolos en el lugar donde murieron. Estos fantasmas vienen equipados con lo que llevaban en el momento de su muerte, así que puede ser una buena forma de equiparse si estos eran de un nivel superior al nuestro, con el riesgo que ello conlleva por supuesto.

Como esperamos ya del Team Ninja, las luchas contra los jefes son de los mejores momentos del juego, ya sean villanos humanoides o ciempiés demoniacos, cada lucha es un reto que nos mantendrá atentos a la pantalla y nos obligará a repetir y repetir hasta que les cojamos el truco. La dificultad es algo inherente a los títulos de esta compañía, y los que hayáis jugado a los Ninja Gaiden seguro que lo recordareis.


Y de la parte brillante a la que no lo es tanto, si algo nos deja un poco fríos en Nioh es su repetición, durante muchas misiones secundarias se nos envía a los mismos mapas una y otra vez, a veces a una hora diferente del día para que cambie el colorido, pero eso no alivia el asunto.

Por otra parte el bestiario no es demasiado extenso, la primera vez que luchéis con un ogro es excitante, cuando lo hagáis por trigésima vez empieza a pesar. Además, los mapas no contienen gran cantidad de secretos, hay mejoras y algo de botín por el camino, pero no encontraremos demasiados NPCs por el camino ni puzles que resolver.

Para ir acabando os diremos que si bien Nioh no es una obra maestra, sí es un juego muy notable, que devuelve el toque al Team Ninja después de la salida de su fundador en 2008, Tomonobu Itagaki. Es un gran recordatorio de lo satisfactorio que podían ser las luchas en el pasado y que, aunque lo que prime en la actualidad sean los juegos multijugador, también se puede crear una experiencia para un jugador que te llene plenamente.


Si bien Nioh puede recibir atención por parecerse a otros títulos, merece ser recordado por su estilo artístico, sus toques de RPG refinados como pocos y su espectacular sistema de combate. Con juegos como este el año promete alegrías sin fin.

¿Tienes PS4 PRO? Estás de enhorabuena

Team Ninja es uno de los primeros desarrolladores que hace por entender la nueva oferta de hardware de Sony.


Los usuarios de PS4 PRO podrán elegir tres "modos de juego" diferentes.

El primero, 'Action Mode', bloquea el juego a 60 frames por segundo constantes sacrificando algunos detalles en favor de la experiencia de juego fluida.

El segundo, 'Movie Mode', el juego se bloquea a 30 frames por segundo y aprovecha el hardware de la consola para detallar y mejorar el apartado visual. Nada que nos haga pensar que jugamos a otro juego, pero sí hay gente menos preocupada por los frames que busca la máxima calidad de imagen posible.

El tercero, 'Variable', una mezcla de los anteriores que no bloquea el juego a una tasa de frames concreta y trata de ofrecer la mejor combinación en cada momento. El juego rondará los 40 frames por segundo y tendrá altibajos que harán que pierda fluidez, pero conservará detalles y acabados propios del "Movie Mode".

El caso es que tenéis para elegir, algo que pocas veces ocurre.

Para los que vayáis bien de inglés, los compañeros de Digital Foundry hacen un exhaustivo análisis de las posibilidades de NiOh en PS4 PRO.

TE RECOMIENDO


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

Pelos azules y androides en Dragon Ball Fighterz

Cuatro nuevos personajes, aunque ya se empiezan a repetir

Lo bueno nunca pasa de moda

Vuelve Sine Mora

Lo bueno nunca pasa de moda

El remake del primer Yakuza vuelve a sorprender en PS4

Yakuza Kiwami es casi como volver a empezar

El remake del primer Yakuza vuelve a sorprender en PS4