Regalos horribles de San Valentín que por desgracia han sido reales

¡Esperemos que vayan con ticket!

Lo de celebrar San Valentín es un arma de doble filo. Puedes convertirte en un verdadero triunfador… ¡O cagarla hasta el fondo! Todo esto es lo que NUNCA debes regalar.

Un mechero con el nombre de tu amor, una bola de nieve con vuestras caras o una taza doble con el recuerdo de vuestra boda.

Ten cuidado a la hora de sorprender a tu pareja con ropa interior. Ni fluorescentes ni cosas humillantes.

Tampoco regales discos absurdos, cosas tétricas o pizzas en forma de corazón.


Comentarios

Comentar