Morimos de amor con esta madre y su hija convertidas en princesas Disney


Cualquier madre que tiene una hija pequeña ha tenido que ingeniárselas en alguna ocasión para convertirla en alguna princesa Disney (alguna excepción habrá).

Hay opciones. Ir a la tienda de la factoría y comprar un rimbombante vestido.

Ir al chino de enfrente para conseguir la versión low cost.

O para las manitas, elaborar en casa el modelo más parecido y favorecedor que consiga que la niña se sienta princesa.

Hay muchos niveles pero pocos superan el de Camillie Courts, una fotógrafa que se ha tomado en serio eso de convertir a su hija Layla en Aurora, Elsa o Mérida, entra muchas otras.

Ha creado una cuenta de Instagram donde comparte esas fotos que tienen un nivel de vestuario, maquillaje y producción que muchas películas querrían. Y tiene ya más de 35.000 seguidores.

Sí, morimos de amor viéndolas aunque si eres madre, mejor no se lo enseñes a tu hija no vaya a querer que tú hagas lo mismo.


Comentarios

Comentar