Escucha radio en directo y las nuevas radios online

Paris Jackson confiesa que su infancia la pasó en una burbuja

Y enfrentarse al mundo real fue duro

Paris Jackson confiesa que su infancia la pasó en una burbuja

Paris Jackson ha aprendido a relacionarse tras la muerte de su padre.

A priori, ser hijo de Michael Jackson parece un privilegio del que sólo tres personas en el mundo han podido disfrutar.

Pero no nos engañemos, no es oro todo lo que reluce y ser una de esos tres chicos no es algo envidiable. Bien lo sabe Paris Jackson que reconoce que le pone muy triste que todo el mundo quiera que elle hable constantemente de su padre.

Ella era la única niña de Jacko y eso la convirtió en su favorita, “era la princesa, era perfecta ante los ojos de mi padre”, ha contado en una entrevista con Harper’s Bazaar de la que es portada en el número de abril.

@jeanpaulgoudeofficial @harpersbazaarus @glendabailey

Una publicación compartida de Paris-Michael K. Jackson (@parisjackson) el

Cuando murió su padre su mundo se derrumbó y tuvo salir de su burbuja porque hay que reconocerlo, su padre ejerció sobre ella y sus hermanos una sobre protección que no la benefició nada.

“No me relacioné con otras chicas. Cuando era niña estaba con mi papá y mis dos hermanos”, recuerda, “las únicas interacciones que tuve fueron con miembros de mi familia y adultos”.

Ese aislamiento dificultó su capacidad de relacionarse con la gente y lo notó cuando se quedó sin esa figura paterna. “No tenía habilidades sociales. Tuve que obligarme a aprender rápido. He estado aprendiendo a comunicarme desde hace seis años”.

Con su padre no vivió el mundo real y aunque seguro que lo hizo con la mejor de las intenciones, no ayudó a París que cuando se quedó huérfano tuvo que enfrentarse de golpe a una realidad que le era desconocida.

Los hijos de Michael Jackson se encontraron con el mundo real tras la muerte de su padre. / Gettyimages


“Una vez que conocí el mundo real, me impactó. Me sorprendió mucho”, asegura, “no sólo porque era sexista, misógino, racista y cruel. Daba mucho miedo y todavía da mucho miedo”, confiesa.

Enfrentarse a los haters

No lo ha pasado bien y, de hecho, durante su adolescencia intentó quitarse la vida en varias ocasiones.

Pero eso está superado y aunque sabe lo que es sufrir bullying, ahora tiene las herramientas para enfrentarse a ello.

Las redes sociales pueden ser muy crueles y ella sabe lo que es ser diana de los haters.

🌧

Una publicación compartida de Paris-Michael K. Jackson (@parisjackson) el

“Todavía hay días en los que no quiero lidiar con eso. Hay días en que pienso, ‘nop, hoy no quiero meterme en internet’. Hay días en los que estoy muy sensible”, confiesa.

Pero ha encontrado la manera de volverse insensible a esos comentarios. “¿A quién le importa? Estás en su cabeza, ¿eso es malo? No importa si dicen cosas buenas o malas sobre ti. Piensan en ti lo suficiente como para escribir sobre ti. No te tiene que importar”.

Convertirse en una persona pública

Desde que murió su padre el foco de atención se desvió hacia ella y eso ha sido difícil de asimilar.

En un principio pensó que lo mejor era alejarse del ojo público y mantener su vida lo más privada posible pero algo la hizo cambiar de idea.

“Empecé a ver cómo está todo en el mundo y siento que cada año empeora”, reconoce, “sé que hay muchas personas que se sentirían muy bendecidas de estar en mi posición, así que quiero usarla para cosas importantes”.

Aunque sólo tiene 18 años tiene claro que todavía no lo puede tener todo resuelto pero asegura que tiene un plan. “Tengo muchas ideas, pero intento descubrir la manera correcta de hacerlas”.


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

Tecnología, lifestyle, deporte y hogar

La mejores ofertas del Black Friday de este lunes

Tecnología, lifestyle, deporte y hogar

El hijo de Will Smith lo hace a Batman

Jaden Smith y otros músicos que cantaron a los superhéroes

El hijo de Will Smith lo hace a Batman

The Black Eyed Peas, Vanesa Martín, Marta Sánchez...

Ocho conciertos en lugares insólitos

The Black Eyed Peas, Vanesa Martín, Marta Sánchez...