Ed Sheeran en uno de los conciertos de su gira mundial. FOTO: PAUL BERGEN

Por qué respeto a Ed Sheeran

Los conciertos acústicos son una de las formas más bonitas de descubrir la música. Es un autor junto a una guitarra y su canción en la sinceridad más absoluta, en la forma más auténtica y desnuda de la creación musical. Suele ser un formato íntimo y especial que sobre todo se utiliza en salas y espacios reducidos. Pues bien, en la noche del sábado Ed Sheeran hizo todo esto, pero delante de un público de más de 15.000 personas en Madrid. Y adivina: ¡Fue increíble!

Si sigues su trayectoria, ya sabes que este buenazo inglés de 26 años, siempre se ha presentado así en sus conciertos (incluso en los más multitudinarios): Con su guitarra, su ímpetu y una empatía con el público que enamora. Fue lo que Ed volvió a repetir en esos conciertos en Madrid y Barcelona que forman parte de la gira mundial con la que está presentando el disco más importante de 2017, Divide.

El cantante llegó a Madrid algo enfermo, lo que le hizo pasarse todo el concierto tomando tazas de té verde con jengibre y mucha agua. Pero no habrá ni una sola de esas 15.000 personas que diga que lo haya notado desganado o apagado, porque cuando Ed Sheeran sale a un escenario lo hace con una capacidad inmensa de iluminar la vida de otros con sus canciones.

El triunfo de la tecnología

La noche comenzó con ese “Castle On The Hill” que bien podrían haber firmado Mumford & Sons, y a partir de ahí se descubren varias facetas de un artista que supone el triunfo de la generación más tecnológica de la historia de la humanidad. Esa que es capaz de encerrarse en su habitación y crear arte a raíz del experimento.

Este hombre orquesta, héroe del DIY (Do It Yourself), afronta hora y media de concierto en compañía de varias guitarras acústicas -y solo una eléctrica que saca en "Shape Of You"- y su mejor aliado: Un pedal que le permite lanzar sonidos pregrabados y otros que va creando sobre la marcha.

Mi gran emoción de la noche fue esa. Ver como si fuese una partida de Tetris cómo Sheeran va creando, capa a capa, sus canciones en directo: Primero un acorde, después un coro, después una percusión hecha con la propia guitarra… ¡Y magia!

A estas alturas medio Internet da tutoriales y sigue las pistas sobre ese pedal que Ed Sheeran maneja con una coordinación y un desenvolvimiento alucinante. Tampoco es una técnica que se haya inventado nuestro amigo -artistas como KT Tunstall, Andrew Bird o tUnE-yArDs la utilizan desde hace tiempo-, pero sí es la primera vez que alguien llena estadios de todo el mundo con ella.

Varios Ed en uno solo

A lo largo de la noche, y una vez asimilas el trajín (y el sudor) del cantante, empiezas a descubrir esas otras caras suyas que prácticamente hipnotizan al público. Está el Ed rapero, admirador de Eminem, que junta rimas en canciones como “Eraser”, “Sing” o en el apoteósico final con “You Need Me, I Don’t Need You”. También está el Ed cercano al folk de “The A Team”, “Bloodstream” o “I See Fire” -que introdujo con una rápida versión de Human, de Rag’N’Bone Man-, y “Galway Girl”, canciones en las que están muy presentes sus raíces irlandesas. No puede faltar ese Ed que arranca un suspiro con “Thinking Out Loud”, “Supermarket Flowers” o “Dive”.

“Quiero daros las gracias por cantar las canciones del nuevo disco, y además hacerlo en un idioma que no es el vuestro”, agradeció el cantante a un público de lo más diverso. Hasta 10 canciones de Divide sonaron en directo a lo largo de un setlist de 17 canciones que el público no dejó de cantar ni un solo segundo. Preguntadle a cualquier músico lo complicado que es hacer eso, y más estando solo sobre un escenario. Es un logro de mayúsculas proporciones.

Un modelo a seguir

¿Qué tan diverso era ese público? Desde treintañeros enamorados a millenials entregados a la causa multimedia, que grababan, fotografiaban y emitían en directo cada gesto del artista. Y claro, también se veían decenas de cabezas grises que esa noche acompañaban a sus hijos pequeños, y a los que por una vez se les veía disfrutar del artista.

A este tipo le quiere todo el mundo, y en todos provoca el mismo contagio. Es lunes y yo aún sigo tarareando “Shape of You”, y sobre todo tengo unas ganas irrefrenables de aprender a tocar la guitarra. En estos tiempos, desde luego, Ed Sheeran es el role model que todo padre querría para sus hijos y todo crítico musical querría para el público asistente a cualquier concierto.

Cantautores hemos tenido siempre a lo largo de la historia de la música. Muchos de ellos se han convertido en leyenda (Dylan, Van Morrison), otros han marcado un punto muy especial de la historia de la música (Nick Drake, Ben Howard o Jeff Buckley). Pero Sheeran es el primer tipo que logra que su arte trascienda generaciones, géneros e incluso prejuicios musicales y escenarios de todo el mundo (lo siento mucho, John Mayer).

Eso sí, al ver a Ashton Miranda (teclista de la brillante telonera Anne Marie) salir a acompañarle en la preciosa “How Would You Feel (Paean)”, siento que Ed ya empieza a necesitar a una banda. Sabemos que esta independencia y su trabajo sobre el escenario es su sello, tal y como me contaba Xavi Martínez al acabar el concierto. Pero estas canciones podrían ser aún más grandes si Ed, como le ha suplicado Elton John en más de una ocasión, se dejara acompañar sobre el escenario.

¿Por qué le respetamos?

Los valores que transmite Ed Sheeran son parte de una imagen que le ha terminado convirtiendo en el artista más importante de 2017. Ya lo vivimos con Adele, pero creo que a nivel artístico estamos hablando de algo que trasciende a una voz e incluso a las canciones. Es una conexión más humana.

Ed es ese tipo ideal al que Uri y Xavi le hacen un reto, y él lo cumple. Es esa persona de la que te puedes fiar -a pesar de “Barcelona” ;)-, y cuyas canciones encajan en momentos, emociones y sensaciones muy concretas de tu día a día.

¿Sabes ese amigo al que ves muy de cuando en cuando pero con el que compartes un vínculo fortísimo? La música ha convertido a Ed Sheeran en eso: En ese buen amigo que siempre quieres en tu vida.


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

C.Tangana ficha por Sony en lo que supondrá una mayor proyección de su hip hop con ecos del R&B y la electrónica

El "Drake español" está de celebración

C.Tangana ficha por Sony en lo que supondrá una mayor proyección de su hip hop con ecos del R&B y la electrónica

Escucha "Dig Down", la nueva balada de Muse

La banda inglesa vuelve a las andadas experimentando con una balada que juega con el rock y la electrónica

La banda anuncia concierto en el Palacio de los Deportes de la capital, el jefe final para todo grupo indie y festivalero

Sidonie a la conquista del gigante madrileño

La banda anuncia concierto en el Palacio de los Deportes de la capital, el jefe final para todo grupo indie y festivalero