Escucha radio en directo y las nuevas radios online

Siguiendo estos 18 pasos puedes ser feliz

Cristina Soria (la de la tele) nos cuenta cómo

Siguiendo estos 18 pasos puedes ser feliz

Cristina Soria nos ayuda a despedirnos de la tristeza.

Adiós tristeza ya no sólo es el título de la biografía más completa de Enrique Urquijo sino también el del nuevo libro de Cristina Soria, sí, la coach que vemos habitualmente en Sálvame.

Ella sabe lo que es pasar por una mala época pero lo bueno es que también sabe cómo superarlo porque ahí está la clave, en cómo conseguir recuperar la alegría cuando la has perdido.

¿Qué es la felicidad? Es una pregunta que genera mucho debate y que no tiene la misma respuesta para todo el mundo. Lo mismo ocurre con la tristeza.

Perder a alguien, una ruptura sentimental, un despido, la falta de objetivos… puede haber muchas causas que nos hagan caer en el lado oscuro. Si es tu caso, tranquilo porque hay solución.

Hemos hablado con Cristina Soria sobre los 18 pasos que propone en su nuevo libro para conseguir afrontar la vida con optimismo.

Basta con dedicarle una semana a cada uno de esos pasos para llegar a la meta y ver tu vida de otra manera más positiva.

La tristeza va a seguir presente en tu vida pero cambiará la manera en que te enfrentes a ella.

¿Es necesario ser feliz?

Cuando las personas somos felices, nos encontramos mucho mejor, eso no significa que tengamos que obsesionarnos por la felicidad o que sea posible estar siempre, las 24 horas al día, los 365 días al año felices.

Mucha parte de la tristeza está asociada al carácter pesimista con el que podemos ver las cosas, pero, ¿eso no es genético? ¿No es cierto que uno nace optimista o pesimista?

Es verdad que cada uno tenemos tendencias cuando nacemos pero influye cómo nos han educado.

También es verdad que cuando las mujeres estamos embarazadas, a partir del tercer mes de gestación hay emociones que nos producen un fuerte impacto y eso se lo transmitimos al feto, así que, ahí hay una parte que puede ser genética.

Pero todo esto se puede cambiar, no puede ser una excusa que ‘como mis padres son negativos o mi madre sufrió un problema gravísimo en el embarazo yo no tengo solución y voy a ser pesimista’.

Todos tenemos la posibilidad de cambiar las cosas.

Todos tenemos la posibilidad de cambiar las cosas.

18 pasos ¿no se pueden hacer cuesta arriba para el que está desanimado?

Hemos puesto 18 pasos en lugar de 18 semanas para que no sonara tan cuesta arriba porque yo decía ‘si les ponemos 18 semanas, les va a dar un patatús’.

En esos 18 pasos primero hay que buscar el origen de esa tristeza si no se tiene clara, porque puede ser una muerte, una ruptura, un despido… pero a veces no se tiene claro cuál es ese origen así que lo primero que hay que hacer es buscarlo.

Saber si además de la tristeza hay otra emoción más potente y primaria que está oculta.

A partir de ahí es cuestión de cambiar hábitos.

Por eso se trabajan los pensamientos, las palabras que utilizamos para expresarnos, el ejercicio físico, la alimentación, la manera en la que te puedes vestir y comunicar con los demás, la decoración de tu casa (porque acumulamos muchas cosas que nos quitan energía)… al final hay que ir adquiriendo una actitud positiva a partir de los cambios.

¿Qué suele costarle más a la gente: esa parte física del plan o la psicológica de reflexionar y conocerse a uno mismo?

La psicológica. Cambiar un hábito que tenga que ver con lo físico es ponerse a ello y si tienes voluntad para hacerlo durante más de 33 días, generas un hábito y es más fácil.

No nos dedicamos tiempo a nosotros mismos porque vamos siempre a dos mil por hora

Pero pensar, conocernos, dedicar tiempo a nosotros… eso no lo hacemos porque vamos siempre a dos mil por hora.

Además la gente dice ‘ponerse a pensar o interiorizar, puaf…’… es como que no se le da importancia y, sin embargo, yo creo que es necesario saber escucharnos y saber por qué nos sentimos de determinada manera cuando ocurren cosas.

Vivimos en un mundo de una gran exigencia de felicidad, no hay más que ver las redes sociales, ¿han hecho mucho daño en este sentido?

Creo que es mucho más agradable mostrar una imagen bonita y feliz que mostrar nuestras tristezas, que no tiene por qué ser malo. Yo apuesto por mostrar nuestra vulnerabilidad pero con la gente que es más de confianza.

El problema es de quién lo mira. Si lo mira con rencor o envidia es él el que tiene que trabajarlo, no el que hace la foto y se lo está pasando bien.

Lunes al.sol asturiano #relax #Tazones#familia

Una publicación compartida de Cristina Soria Coach (@cristinasoriacoach) el

Es igual que las películas en las que siempre buscamos un final feliz o las revistas que muestran la vida más sofisticada de las personas.

Voy a consumir esas imágenes o visito esas redes sociales porque quiero ver lo bien que se lo pasa el resto, para mostrar las miserias me quedo en mi casa.

¿Qué gano con que los demás vean lo triste que estoy?

Una de las reinas de las redes es Selena Gomez, una chica que, aparentemente lo tiene todo pero sin embargo ha tenido que pasar por una clínica porque estaba deprimida, ¿nadie está a salvo?

El tenerlo aparentemente todo no significa que tengas que ser feliz, hay algo que nos está faltando, una carencia o una necesidad de algo.

Tú puedes pensar que lo tienes todo, de hecho a mí me ha llegado a la consulta gente así, que lo tenían todo pero a veces fallaba algo en las relaciones familiares, o personas que se encargaban de darlo todo a los demás pero no se preocupaban de sí mismos.

always playing and working on something magical 💕

Una publicación compartida de Selena Gomez (@selenagomez) el

Los estudios sobre psicología positiva y felicidad reflejan que los países con mejor economía o más recursos no tienen por qué ser los más felices.

Hablando de estrellas de la música, ¿qué tipo de canciones te hacen a ti feliz?

A mí la que me haga bailar. Llevo una época en la que acudo a bastantes conciertos.

El otro día fui con un grupo de amigos a la presentación del nuevo disco de La Unión y me decía una amiga, ‘esto hay que repetirlo’, porque nos vinimos arriba.

El hecho de asistir a conciertos, escuchar música que te hace que se muevan los pies, eso anima. Cualquier música que me motive, o canciones que tengan un ritmo que te ayudan a comenzar el día.

Yo siempre corro con música, casi siempre española, incluso de los 80-90 que me recuerda a mi juventud y mi infancia y me motiva para correr. Música que me recuerda una época divertida.

Vamos, que hay música para sentirse feliz y música para sentirse triste…

Igual que películas. Tendemos todos, cuando estamos mal, a ver películas tristes y escuchar la canción que era la favorita de tu ex pareja con la que lo has dejado o fue un desastre de relación.

La música nos genera sentimientos y sensaciones conforme a las que nos movemos. Por eso yo apuesto porque, en lugar de ver la película de lágrima fácil, ponerte una película con la que te rías si estás un poco triste y escuches canciones que te hagan sonreír y que no te pongan más triste todavía.

Maravillosa noche recordando viejos tiempos con #unpingüinoenmiascensor ascensor. #risas #musica #viejostiempps #aquellosmaravillososaños #grancompañía III

Una publicación compartida de Cristina Soria Coach (@cristinasoriacoach) el

Tú que te mueves en el mundo televisivo, ¿detectas más tristeza o más felicidad entre los que vemos a diario en la tele?

Lo que vemos a diario en la tele es una representación de lo que hay fuera.

Al final no todo el mundo está contento todos los días, ni está triste, ni está enfadado, la diferencia que hay es que cuando estás en pantalla lo muestras todo, no hay filtros, es como si nos pusieran una camarita en casa.

En el mismo día podemos vivir diferentes emociones, pero como lo vivimos en nuestro hogar nadie se entera pero en la tele lo está viendo todo el mundo.

El estar en un escaparate público hace complicado gestionar las emociones de cara a los demás.

Hay gente que a lo mejor sólo te dice cosas maravillosas, no es capaz de ser crítica y te puede crear una versión distorsionada de ti mismo mientras que en otras ocasiones las críticas, sobre todo a través de las redes sociales, son sumamente crueles y también te pueden hacer mucho daño.

¿Podríamos decir que ser feliz es difícil pero se puede?

Es posible ser feliz y creo que no hay que tachar negativamente ni ser feliz ni estar triste, hay que asumir con objetividad y naturalidad los dos estados y reconocer que van a venir y se van a ir. La vida es eso.


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

Son treinta las que ya se han comprometido
Solo 3 ingredientes te bastan para hacer esta receta tan sencilla

Postre fácil: Rosco de plátano y chocolate

Solo 3 ingredientes te bastan para hacer esta receta tan sencilla

La actriz lo defiende y ataca a quienes opinan sin conocer el contexto

Karen Gillan rompe su silencio acerca del 'sexista' vestuario de Jumanji

La actriz lo defiende y ataca a quienes opinan sin conocer el contexto