Escucha radio en directo y las nuevas radios online
Millonario invita a helados… ¡y se gasta 1.300 dólares!

Millonario invita a helados… ¡y se gasta 1.300 dólares!

Ésta es la historia de un tipo majo. Majo y con pasta. Algo que está en desuso. Lo de ser majo y sobre todo lo de tener dinero, que se está estilando poquísimo.

El caso es que un señor de Texas entró a comprar a una tienda de batidos, zumos y cosas así sweeties… Y como estaba un poco apurado por una movida con su coche y tal, los empleados de la tienda tuvieron el detallito de convalidarle el ticket del parking.

El gesto, que tampoco es que fuera una cosa así de volverse locos y de volver a confiar en el ser humano, se ve que al señor le llegó a la patata, ¡porque decidió quedarse 3 horas seguidas junto a la caja del comercio e invitar a todos los clientes que entraban al helado que quisieran!

Y así estuvo el pavo hasta gastarse 1000 dólares y además les dio 300 más de propina a los trabajadores del local.

Amigos, un consejo que os doy como si fuera el árbol de ‘Pocahontas’: haced siempre el bien al prójimo, aunque sólo sea por la remota posibilidad de que el prójimo sea un millonario generoso y os haga luego un regalazo del copón bendito. Si no os nace lo de ser buenos pensad al menos en sacar beneficio.

¿Sabéis que pasó cuando corrió el rumor de que había un tío invitando a helados? ¡Qué se formó una buena cola… jet!


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

Los gallitos y las gallinitas vuelven a Anda Ya para llenar el programa de locura

La increíble historia de las cacas de unicornio

Los gallitos y las gallinitas vuelven a Anda Ya para llenar el programa de locura

El hombre del momento nos da las claves para entender su nuevo álbum ''Ídolo''

C. Tangana anuncia que quiere colaborar con Romeo Santos

El hombre del momento nos da las claves para entender su nuevo álbum ''Ídolo''

Minuto tras minuto va acumulando tensión hasta que no puede aguantar más... ¡Y como para no!

Una andayera explota en la broma de Sanber

Minuto tras minuto va acumulando tensión hasta que no puede aguantar más... ¡Y como para no!