Escucha radio en directo y las nuevas radios online

La guerra entre Pelayo Díaz y Juan Avellaneda se traslada a sus fans…

…y tienen que llamar a la calma

La guerra entre Pelayo Díaz y Juan Avellaneda se traslada a sus fans…

Se veía venir. Cuando Cristina Rodríguez anunció que se tenía que ir una temporada de Cámbiame y que el sustituto iba a ser Juan Avellaneda, muchos pensaron que iba a haber tensión.

Y no se equivocaban porque el que había sido hasta entonces el ‘niño mimado’ sin rival masculino con el que compararle, ahora tenía competencia.

Y, la guerra no se ha hecho esperar. Todo ocurrió en el primer cambio vip de Avellanada que se enfrentó al reto de crear una nueva imagen a Lorena, concursante de Gran Hermano 14.

Cuando sus compañeros vieron el resultado de su trabajo el comentario de Pelayo Díaz no se hizo esperar. “Quiero hablar de un trabajo, que es el de mi compañero Juan”, empezó diciendo”.

Hasta ahí bien pero siguió un poco menos afortunado. “No olvidemos que está siendo el sustituto de Cristina”, lanzó como puya al nuevo estilista del programa.

Y la bomba vino luego. “La semana pasada hiciste un ‘look’ exactamente igual. Solo cambiaba la falda. Si quieres permanecer en este sillón, vas a tener que ser mucho más creativo”. Desde luego, muy amigable no sonó.

Claro que Avellaneda no se quedó callado. “Entiendo lo que me estás diciendo pero para mí ha sido mucho más importante escuchar a una persona que quería sentirse guapa y no por eso tenía que hacer show”, decía.

La tensión era evidente y traspasó la pantalla hasta el punto de convertirse en una auténtica batalla en redes sociales entre los que apoyaban a Pelayo y los que defendían a Avellaneda y su cambio vip.

Las palabras fueron subiendo de tono a medida que el asunto se iba calentando y, finalmente, el sustituto de Cristina acudió a twitter para pedir calma y respeto por su compañero.

Pelayo, por su parte, publicó unas horas después unas palabras para asegurar que él no había faltado el respeto a Avellaneda y para pedir un poco de calma porque, al fin y al cabo, lo suyo no es más que un programa de entretenimiento.

Lo que está claro es que la batalla de egos promete y tiene pinta de que nos va a dejar muchos momentos televisivos para comentar.


Comentarios