Escucha radio en directo y las nuevas radios online

¿Qué significan los colores de la bandera LGBT? ¡Te lo contamos!

Fue diseñada por Gilbert Baker y ondeó por primera vez en 1978

La bandera LGBT es una de las más reconocidas y diferenciales a nivel mundial por sus colores.

También conocida como la bandera del arcoíris o de la libertad, fue diseñada por Gilbert Baker y ondeó por primera vez en 1978.

Gilbert Baker, creador de la bandera 


Se popularizó en el Festival del orgullo de California y, a partir de ese año, se convirtió en un símbolo de la comunidad LGBTI.

Sus colores simbolizan la diversidad. Al principio la bandera constaba de ocho colores. 

Significado de cada color

Rosa: sexualidad.

Rojo: vida.

Naranja: salud.

Amarillo: luz del Sol.

Verde: naturaleza.

Turquesa: magia o arte.

Añil o azul: serenidad o armonía.

Violeta: espíritu

Sin embargo, al año siguiente, en el 79, los colores se redujeron a siete. A partir de ese año son seis los colores que forman la bandera. Se suprimieron el rosa y el turquesa.

Evolución de los colores de la bandera LGBT 


Actualmente la bandera es el símbolo que representa a toda la comunidad LGBT(Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) + I (Intersexuales). 

Sus colores son utilizados en todo el mundo para reivindicar sus derechos y libertades.

Los colores escogidos, ¿fruto de la casualidad o perfectamente pensados?

En LOS40 hemos querido investigar más acerca de los colores que componen la bandera LGBTI.

Para ello hemos tomado como punto de partida la obra la Psicología del color (2004) de Eva Heller, socióloga, psicóloga y profesora de teoría de la comunicación y psicología de los colores.

Como ella afirma, los colores "no se combinan de manera accidental, pues sus asociaciones no son meras cuestiones de gusto, sino experiencias universales que están profundamente enraizadas en nuestro lenguaje y en nuestro pensamiento".

Tal y como Pablo Sanjurjo* asegura para LOS40, "el valor simbólico puede surgir de aspectos de carácter psicológico y perceptual o puede forjarse a partir de aspectos ligados a un hecho cultural o histórico, algo más fortuito y menos ligado a la percepción del entorno físico".

Además, siguiendo por esta misma línea, Sergio Jiménez** también nos cuenta para LOS40 que, "en el plano simbólico, la relación entre un color y su significado tiene que ver sobre todo con cómo éste se comporta respecto a nuestro entorno natural. Por ejemplo, el hecho de que el color rojo vaya asociado a lo pasional, tiene que ver con la relación que tenemos con el rojo en nuestra propia naturaleza: sangre, víscera… y de ahí lo que tenemos dentro, el sentimiento, la pasión… Lo mismo el azul y su carácter profundo en relación con el mar, el cielo… el verde con lo natural, etc."

Por tanto, y como conclusión, volvemos a las palabras de Eva Heller: "el color ha sido, es y será un lenguaje que responde a una necesidad a través de un mensaje y por tanto crea una funcionalidad".

Precisamente estas son las claves del significado de los colores de la bandera LGBTI. Cada uno de ellos responde a una necesidad de la comunidad (ser libre, sentirse vivo o reivindicar la luz que todo ser humano necesita).

Además, estos colores se han asociado a la comunidad LGBTI y se han interiorizado como representación de este colectivo. 

Si quizá en un principio fueron una combinación más o menos aleatoria y visualmente atractiva, en la actualidad estos colores en el conjunto de la bandera son símbolo, significado y representación de la comunidad LGBTI, una comunidad que se diferencia y reconoce por sus colores y su diversidad.

*Pablo Sanjurjo es es profesor asociado de Teoría de la Imagen en la Universidad Carlos III de Madrid. Profesor de Teoría y Técnica de la Fotografía y Doctor en Bellas Artes. 

**Sergio Jiménez es ilustrador y diseñador gráfico. Además, trabaja como docente de Composición Gráfica en el grado de Diseño Visual en U-TAD.


Comentarios