¡Esta azafata se ha convertido en una heroína!

¡Esta azafata se ha convertido en una heroína!

Avatar

Anda Ya!

El morning show más escuchado

Ahora que muchos de vosotros estáis a puntito de coger un avión para iros a lo de refrescaros el pompis en aguas lejanas, os traigo esta noticia completamente idiota para que sepáis qué tipo de prácticas no son recomendables durante un viaje y lo que puede llegar a pasarte si se te va la pinza.

Estaba transcurriendo con normalidad un vuelo que cubría la ruta Seattle-Pekín cuando, por motivos que no están claros todavía, a un tipo no se le ocurrió otra cosa mejor que levantarse e intentar abrir la puerta delantera del avión.

En cuanto dos azafatas se pisparon de las temerarias intenciones del viajero chalao, se abalanzaron sobre él, por lo de intentar evitar morir todos y esas cosas. Y en plena trifulca una de ellas golpeó al hombre con dos botellas de vino, rompiéndole, que se sepa, al menos una de las dos en la cabeza.

¡Esto debe ser lo que siempre se ha llamado un vino peleón!

En fin, se ve que el hombre “vino” con prisas… Que lo mismo al pavo le pasó como cuando te equivocas de dirección en el metro y dices: “¡ahí va, si yo no quería ir a Pekín, yo quería coger el que llevaba a Pamplona!” y simplemente quería cambiar de andén, solo que sobrevolando el Pacífico.

El caso es que gracias a los botellazos, el pasajero conflictivo fue reducido y llegaron a su destino donde brindaron con otra cosa, porque vino no quedaba.

Dicen que al día siguiente el pasajero aseguró que el vino… se le subió a la cabeza.

MÁS SOBRE:


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

El protagonista de: Kingsman, Narcos y Juego de Tronos visita Anda Ya

Pedro Pascal nos confiesa a quién mataría

El protagonista de: Kingsman, Narcos y Juego de Tronos visita Anda Ya

Soltar un guepardo a las 11 de la mañana podría ser una de las soluciones para salvar esta edición

¿Es el fin de Gran Hermano?

Soltar un guepardo a las 11 de la mañana podría ser una de las soluciones para salvar esta edición

Una pista. En su riñonera lleva: el medidor de glucosa, las llaves de casa, cables, un movil de recambio y dos baterías

Nunca adivinarías la edad de este entrenador de Pokémon Go. Vas a flipar

Una pista. En su riñonera lleva: el medidor de glucosa, las llaves de casa, cables, un movil de recambio y dos baterías