¡Cuidado Harry Potter!... Que llega Circe

¡Cuidado Harry Potter!... Que llega Circe

Puede que el trono de Harry Potter en la magia llegue a su fin ahora que tenemos a Circe.

María Zaragoza ha creado un universo mágico en el que las brujas y los brujos luchan por mantener un equilibrio con los que no tienen poderes.

Circe acaba de cumplir los 18, empieza a vivir en la Universidad y descubre que su vida no es como ella pensaba. Los secretos dejan de serlo y descubre que tiene un poder especial y que sus padres murieron para protegerla.

Resulta interesante sumergirse en este mundo de fantasía lleno de referentes históricos. Cada nombre tiene un origen real y hasta el mínimo detalle está documentado y tiene un por qué. Para algo la autora ha pasado 7 años de su vida investigando el milenario mundo de la brujería.

¿De dónde surge Sortilegio?

Hacía tiempo que tenía ganas de escribir algo más juvenil y aventurero. Me apetecía romper algunos de los tópicos de las novelas juveniles, sobre todo, de las que están protagonizadas por chicas.

Además, me apetecía escribir una historia de brujas porque siempre he tenido la teoría de que su persecución en realidad era una persecución a la mujer.

De esos tópicos de los que hablas de la novela juvenil para chicas, ¿cuáles eran los que más te rechinaban?

Hay dos que siepre me han molestado un poquito. Que la historia vaya, sobre todo, del amor de la protagonista por un personaje, en principio, me rechina un poco porque creo que el que a ti te guste alguien es un elemento más pero también te pasan otras cosas en la vida. Que eso sea el tema central nunca me ha gustado mucho.

Por otro lado, es muy común en historias dirigidas a jóvenes que haya un grupo de amigos en el que todos son chicos, cada uno con sus características y luego está la chica donde su característica es ser la chica. A mí me parece que no tiene que ser así y, de hecho, con un poco de maldad por mi parte, le he dado la vuelta y en mi novela está el grupo de chicas y 'el chico' que va con ellas.

Mi objetivo era que cada personaje fuera muy diferente porque hay muchos tipos de chicas.

Brujas buenas y brujas malas, un debate milenario, ¿no?

Es como las personas. No hay nada malo en las habilidades que tengamos cada uno, el problema está en cómo las utilizamos.  Nadie es absolutamente maravilloso y perfecto ni nadie es totalmente malo. Hablar de eso con elementos mágicos me parece correcto.

De todos estos años de documentación, ¿qué es lo que más te ha sorprendido?

Muchísimas cosas. Algunas históricas. Sobre todo la hipocresía en el hincapié que se hacía en quitarle todo a las mujeres. En la caza de brujas lo primero que se hacía era expropiarlas.

El Papa que reconoció que las brujas existían (antes sólo pensarlo era una herejía) para poder perseguirlas murió cuando un médico judío le hizo beber la sangre de tres niños de 10 años que fueron asesinados porque estaba enfermo.

Después de tanta documentación, si te pregunto si existen las brujas, ¿qué me dirías?

Yo como si fuera gallega, las brujas... haberlas, haylas. Es una cosa muy folklórica, muy ligada a tradiciones y ritmos prehistóricos de cosas que se han conservado en la cultura popular que se han pasado de madres a hijas como los remedios de las hierbas, que ahí están, pero sin tantos fuegos artificiales.

Entonces a lo mejor, la pregunta sería, ¿existe la magia?

Mi abuela siempre decía que es mejor creer que comprobar y yo me ajusto a esa declaración.

Uno de los valores que destaca en la novela es de la amistad, ¿por algo en concreto?

Me interesa mucho el tema de la amistad entre mujeres. Yo me he criado con el transforndo de las historias de enemistad entre mujeres. Es la bruja mala que envidia la voz, la belleza o la riqueza de otra chica y la persigue o la maltrata. Mujeres que son crueles con otras mujeres y mi realidad es completamente diferente.

Tus brujas y brujos poseen cada uno un tipo de habilidad diferente. Si tú pudieras elegir quedarte con uno de esos dones, ¿cuál sería?

Creo que en el fondo todo don es un castigo. Me gustaría tener algo que supusiera un trabajo para mí y el don de Magali, conocer para qué sirven las cosas, las hierbas y demás, con las que hacer pociones, conlleva un trabajo y me quedaría con ese.

Podemos poner cara a alguno de tus personajes gracias a la recreación que habéis hecho con las muñecas Blythe, ¿cómo surgió la idea?

La artista es mi madre que tiene su propia web antes de mi novela. Conforme escribía surgió la idea de hacer los pesronajes y mientras iba corrigiendo ella las iba haciendo. Mi favorita es la de Circe y no porque sea mi personaje favorito, que no lo es, sino porque está clavada a como yo me la imaginaba en la cabeza. Aunque la más espectacular es Jacinta Blackwell.

Es una novela muy cinematográfica. Hablando de ponerles cara a los personajes, ¿has pensado qué actores podrían darles vida?

No y eso que el otro día lo pensé porque creo que serí fácil de rodar porque tengo una lista hecha de exteriores. Lo único que se me ocurrió fue que Matilda Nubla lo hiciera Jorge Usón travestido den plan John Travolta en Hairspray.

¿Cómo va la segunda parte de la historia?

Todavía no he decidido si la voy a hacer o no aunque sé lo que pasaría si la historia continuara. Empezaría con lo último que le pasa a Arturo en la anterior. La verdad es que todo el mundo me la está pidiendo.

Tus personajes beben en sus fiestas un divertido vino de estrella, ¿has brindado con él?

Por supuesto. ¿Sabías que es real? El otro día unos lectores me mandaron una foto en la que brindaban con vino de estrella por su cumpleaños. En realidad no es vino, es una bebida alcohólica espumosa que brilla como si tuviera una estrella dentro tal y como lo cuento en la novela.

Ya para acabar, María, ¿eres una bruja?

Igual un poco. ¿Quién no es un poco bruja?

TE RECOMIENDO


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

Analizamos cómo está la cosa
Alborán le cuenta su año sabático a Tony Aguilar

“Necesitaba meterme en el metro y hacer vida normal”

Alborán le cuenta su año sabático a Tony Aguilar

Alguna de ellas, mejor no decirla en público

10 frases de Soy Una Pringada que ya has hecho tuyas

Alguna de ellas, mejor no decirla en público