Escucha radio en directo y las nuevas radios online
‘Juego de Tronos’ 7x04: los siete pecados capitales en un solo (y magistral) capítulo

‘Juego de Tronos’ 7x04: los siete pecados capitales en un solo (y magistral) capítulo

Podría decir que el 7x04 (The Spoils of War) de Juego de Tronos es el mejor capítulo de la temporada, pero vendrá el siguiente y lo superará. Y es que HBO está subiendo el nivel a pasos agigantados.

Cada nueva entrega es una película magistral que fusiona el género de acción, aventuras y romanticismo de forma que te deja pegado al sillón con ganas de gritar, en este caso: "¡Dracarys!"

(¡Cuidado Spoilers!)

Si en el capítulo anterior vimos el encuentro más esperado, el de Jon y Daenerys, en este hemos sido testigos de "citas" menos amistosas: la de Jaime y la Madre de dragones, Theon Greyjoy y Jon, y hasta el reencuentro de los tres hermanos Stark, con la poca efusividad que les caracteriza.


Pero lo que más me ha llamado la atención, es que en este 7x04 - además de desear MUY FUERTE tener un dragón- nos han mostrado la cara más real de los personajes. Sus debilidades, su parte menos "heroica" y más de carne y hueso, con la que todos empatizamos.

A continuación detallamos esas facetas de nuestros protagonistas con los 7 pecados capitales:

SOBERBIA

La soberbia la vemos reflejada en los dos guardias de Invernalia que reciben a Arya de forma despectiva y riéndose de lo que dice.

La pequeña Stark les da una lección de humildad cuando éstos empiezan a discutir entre ellos y ella aprovecha para entrar a buscar a su hermana Sansa.

PEREZA

Sabemos que Bran no se puede mover demasiado, y que desde que es el Cuervo de tres ojos ya no es el alegre y vital Stark que conocimos, pero es que da tanta pereza el personaje como parece que le da a él despedirse de la que siempre fue su protectora.

No solo eso, y es que al reencontrarse con Arya su efusividad es la misma que si la hubiera visto ayer. Y es que él en sus ensoñaciones tal vez la vio ayer, pero... bah, es igual, pereza.

LUJURIA

Hay dos momentos picarones durante el capítulo y los dos ocurren en Rocadragón: el primero es cuando Missandei le confiesa a Daenerys que con Gusano Gris han pasado "muchas cosas".

-"¿Muchas cosas?" pregunta con rintintín la rompedora de cadenas... y su amiga le responde con una mirada de complicidad.


El segundo momento tontorrón lo protagonizan Jon y Davos, cuando el primero describe a la Madre de Dragones como alguien con "buen corazón".

- "¿Buen corazón?", le replica su compañero, "lo vi mirándole su buen corazón", insistiendo en su evidente interés más que estratégico por la Targaryen.

GULA

La gula la podemos entender como alguien que nunca está lleno, que siempre quiere comer más, o en este caso, conspirar más, porque eso es lo que se le da mejor. Y hablamos de Meñique.

Este personaje misterioso que ronda por Invernalia nunca hace favores sin esperar nada a cambio. Y en este caso ha regalado un puñal... ¿esperará que se lo devuelvan? ¡Cuidadín Meñique que tu gula juega con fuego!

ENVIDIA

Bronn parece que no está satisfecho con el dinero que le paga Jaime y le pide un castillo, o varios. Vamos, como los señores a los que él envidia y que tienen capacidad para mantener esos enormes habitáculos.

¿Llegará a tener uno?

AVARICIA

En un de los momentos más emocionantes del capítulo, aparece el multitudinario ejército dothraki para enfrentar a los Lannister, y en lo alto del cielo se exhibe Daenerys encima de su dragón.

Jaime y su séquito se quedan entre sobrecogidos y maravillados por ver a esa criatura que creían extinguida y con ese poder.

Al grito de "¡Dracarys!" el dragón acababa con todo lo que ella señalaba y dejaba a los Lannister sin opción de luchar.

Pero cuando ella vio que una lanza estaba a punto de dar a Drogon y ya estaba la batalla ganada, en vez de marcharse, le entró la "avaricia" y quiso dar un último impacto. Algo que le costó una grave herida a su más preciado "hijo".


IRA

Jaime Lannister, tras ver cómo los dothrakis y Daenerys sobre su dragón arrasaban a los suyos, se quedaba inmóvil.

Pero cuando Bronn alcanzó al dragón con una lanza, y este aterrizó con la Targaryen encima, la ira del Matarreyes brotó y fue en su busca para matarla. Una mala decisión por dejar que se apodarara este pecado capital de él. 

Toda esta escena era casi retransmitida por un Tyrion más preocupado que orgulloso de lo que estaba viendo. "Huye idiota", decía para sí el enano intentando proteger con la mente a su hermano... y es que si hablamos de debilidades humanas, de momentos que nos hacen de carne y hueso, Tyrion es el mejor ejemplo de todos.

TE RECOMIENDO


Comentarios