Windjammers te lleva de vuelta a los ‘90

Windjammers te lleva de vuelta a los ‘90

Con la trayectoria que llevan ya los emuladores de Neo-Geo, para muy poca gente será un descubrimiento este WindJammers; si bien será sorpresa que aparezca de repente en PS4 este título en concreto de entre todo el catálogo de la consola de SNK.

Por 14,99 euros, llega a la tienda online de Sony un clasicazo cuyo original ronda ahora los 1000 eurazos en en versión cartucho por ebay. Este “Flying Power Disc” (como también se conozco a WindJammers) fue una de las máquinas recreativas en las que más monedas de “cinco duros” dejé en su día y que todavía es capaz de sacarme partidas, más si cabe con el acertado modo online.


Al arrancar el juego me he llevado una “falsa sorpresa”, y es que los menús y la pantalla de selección de personaje han sido completamente re-hechos, con sprites nítidos, dibujados y animados para la ocasión… Todo eso, para abandonar la full-screen y pasar a una imagen emulada bajo un filtro básico de “scan lines” para las pantallas de juego en sí.

La alegría de tener Windjammers instalado en una consola de nueva generación no me la quita nadie, pero queda un sabor agridulce cuando ves que el trabajo podría haberse llevado algo “más allá” para convertir los sprites originales en algo “full screen” de nueva factura (quedando siempre el sprite original como una anécdota para activar el menú de opciones, claro…).

Windjammers te lleva de vuelta a los ‘90. 

¿Merece la pena comprar Windjammers en el año 2017 por 14,99? Pues sí, para que os voy a engañar. ¿Habría preferido pagar 30 euros por un Windjammers HD? Pues también; pero bueno… tenemos lo que tenemos y hay que ser agradecidos.

 

Windjammers te lleva de vuelta a los ‘90. 


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

Un juego para nostálgicos y amantes del JRPG

Primeras impresiones de Lost Sphear

Un juego para nostálgicos y amantes del JRPG

Un homenaje a Satoru Iwata
Unos niños lo botaron en Escocia y ya va por Cabo Verde

El barco de Playmobil que está dando la vuelta al mundo

Unos niños lo botaron en Escocia y ya va por Cabo Verde