Escucha radio en directo y las nuevas radios online

¿Amistad o ingresos? Analizamos el porqué de las colaboraciones

Esto ya no va de lanzar un disco y embarcarse en una gira. Los artistas están redefiniendo su estrategia

Dos músicos que conectan. Dos amigos que siempre quisieron componer algo juntos. Dos o más artistas que fusionan su talento para crear algo nuevo y distinto.

El germen de las colaboraciones es diverso, pero una cosa está clara: los duetos dominan las listas de éxitos y los cantantes son muy conscientes de ello. La idea de unir fuerzas con otros artistas, llegar a otros públicos o generar ingresos están entre las principales motivaciones.

Está claro que los artistas han entendido que la unión hace la fuerza (Xavi Martínez)

"Está claro que los artistas han entendido que la unión hace la fuerza. Por decirlo de una manera simbólica: la manada sobrevive al invierno, mientras que el lobo solitario muere", dice Xavi Martínez, director y presentador de LO+40.

Esto ya no va de lanzar un disco y embarcarse en una gira. Los artistas están redefiniendo su estrategia para que incluya -siempre que sea posible- una colaboración jugosa, una canción de éxito, el tema que reviente todos los charts internacionales.

¿Qué más se puede decir de Despacito?

El último caso de éxito global ha sido el de Despacito. La canción del verano, del año y es posible que de la década. Un tema de Luis Fonsi junto a Daddy Yankee, a la que no pudo resistirse ni Justin Bieber y que ya es el videoclip más visto de la historia de Youtube con más de tres mil millones de reproducciones.

No sin mis amigos

Enrique Iglesias ya no sacude los veranos sin aliados en sus canciones. Algo similar sucede con Pitbull, Ricky Martin, David Guetta, Diplo o Major Lazer y otros productores que facturan colaboraciones sin parar.

Solo hay que echar un vistazo a la Lista de LOS40 para percatarse de que en casi todas las canciones del top encontramos dos o más participantes. En la semana del 2 al 8 de septiembre, Calvin Harris subía al Número 1 con una tropa de amigos como Big Sean, Katy Perry y Pharrell Williams. En las siguientes posiciones, Wild Thoughts de DJ Khaled con Rihanna (y Bryson Tiller), después J Balvin en colaboración con Wlly William o Morat junto a Álvaro Soler.

Morat y Álvaro Soler están detrás de una de las canciones del momento.

Estas sinergias musicales son cada vez más habituales, pero, ¿realmente nacen fruto de una amistad? ¿O forma parte de una estrategia bien definida?

El periodista musical y colaborador de LOS40 Darío Manrique nos cuenta que "en algunos casos se trata de un interés puramente artístico: se admiran y quieren hacer algo juntos porque piensan que va a ser enriquecedor en el sentido artístico. En la mayoría, sin embargo, supongo que se trata de buscar el beneficio comercial o de popularidad".

Está claro que el económico es un motivo bastante tentador, pero para el crecimiento de un artista es mucho más atractivo llegar a otros públicos a los que no llegaría de no ser por su compañero. Y nos surge otra pregunta: ¿todos los artistas salen beneficiados?

Hay veces que el "featuring" se come al artista principal (Darío Manrique)

"Imagino que eso habría que verlo caso por caso. Hay veces que el "featuring" (el colaborador que interviene en la canción del otro) se come al artista principal, porque tal vez uno va de subida de popularidad y el otro está de bajada", explica Manrique.

¿Juntos en el estudio?

Una colaboración es un proceso en el que se involucran varias personas (dos, tres, cuatro o más). En el caso de la música, el resultado de este encuentro suele ser una canción única, que no existiría sin cada una de las partes, pues cada artista aporta su creatividad.

En una entrevista reciente, Daddy Yankee decía a LOS40 que cuando Fonsi le presentó Despacio era una cumbia, después se la enseñó para que le diera su toque y Daddy introdujo el famoso "Pasito a pasito, suave suavecito", que es una de las claves del éxito de la canción. Ahora cuesta imaginar Despacito sin esa estrofa principal

Sin embargo, no todos pasan por el estudio o se ven personalmente para preparar su tema conjunto. Manrique ha entrevistado a muchos artistas de primer nivel y dice que "sí me llama la atención cuando me cuentan que ni siquiera se conocen ni han grabado juntos: todo se ha hecho a distancia. Suena frío, pero imagino que es lo más normal".

Taylor Swift y ZAYN colaboraron en I don't wanna live forever para poner banda sonora a 50 Sombras más oscuras.


El hip hop, fuente inagotable de 'collabs'

Como apunta el periodista: "el rap tiene una larga tradición de colaboraciones. Y creo que a muchos artistas pop les viene bien rascar algo del prestigio de los raperos. Me refiero al prestigio "callejero", "urbano" o como lo quieras llamar, porque es una manera excelente de acercarse al público rapero, que es enorme sobre todo entre la gente más joven".

También es una gran oportunidad para los raperos acercarse a la audiencia mainstream sin renunciar totalmente a su estilo. El provecho es mutuo, "además de una jugosa fuente de ingresos", afirma Darío.

En la actualidad, Nicki Minaj es una de las raperas más cotizadas para un 'featuring'.

"Hace unos años leí que Lil Wayne tenía una serie de tarifas dependiendo del tipo de colaboración que hiciera (una estrofa sería tanto, media canción tanto más). He intentado buscar las tarifas de Lil Wayne y no lo he encontrado, pero sí la de 2 Chainz: 100.000 $ por una estrofa".

Llegan a todos los géneros

El rap no tiene la exclusiva de las canciones con featurings. Estilos como el pop, la electrónica o el reggaeton también sucumben a esta nueva forma de crear música. Para Xavi Martínez: "durante años la tónica en los últimos años ha sido acercar un artista pop a un público que escucha rap, hip hop o R&B y viceversa. Algo parecido está pasando ahora con lo latino y lo anglo. Es muy divertido ver cómo cada vez se mezclan más".

De las últimas canciones colaborativas, algunas de las más sorprendentes para el presentador de LO+40 han sido las protagonizadas por un artista latino y otro anglo: "No Vacancy de OneRepublic con Sebastian Yatra o la de Bieber con Fonsi que ahora son lo más normal del mundo, pero que supusieron un gran impacto. Y más que van a venir, como la de Little Mix con CNCO".

Queda feo que se note que has pagado a un rapero para modernizar tu sonido (Darío Manrique)

El rock es el género que parece estar más fuera de onda. Manrique opina que en este género, "se valora mucho la 'integridad artística' (sea verdadera o una pose), y por eso predomina más el tipo de colaboraciones que comentaba al principio: por admiración mutua y cuestiones puramente artísticas. Queda feo que se note que has pagado a un rapero para modernizar tu sonido, o algo así..."

¿Cuál es el futuro de las colaboraciones?

Todo apunta a que serán cada vez más habituales. Los expertos lo tienen claro:  "Una colaboración de Eminem con Rihanna, que hubiera sonado rarísimo hace 20 ó 15 años, hoy ya es habitual y, de hecho, las mejores canciones de los últimos años han sido featurings", explica Xavi Martínez.

"Además, creo que la mezcla hace que te canses más tarde de esas canciones. En un mundo en el que masticamos muy rápido y escupimos rápido creo que tiene más solidez como tema", recalca nuestro compañero.

Todo ello apoya la idea de que la fiebre por las colaboraciones continúa. Xavi nos cuenta que "Pablo Alborán y Camila Cabello se escriben por Twitter sin haberse conocido en persona, tienen muchas ganas de colaborar y me consta que es así, o incluso Camila con Alejandro Sanz, que es como su ídolo de la infancia. ¡Realmente es muy divertido!"

EL PORQUÉ DE LAS COLABORACIONES

1. Por afinidad y disfrute. Alianzas musicales que nacen de la conexión de dos artistas. La amistad y las relaciones personales inspiraban a los artistas para idear sus temas. Ahí está, por ejemplo Crazy in Love de Beyoncé ft. Jay-Z.

2. Por intereses económicos. En los últimos tiempos, ya es casi imperativo que una colaboración se convierta en un éxito, lo que se traduce en billetes, muchos billetes. Y ya que estamos, entran en juego las productoras encargando canciones para sus blockbusters y convirtiéndolas en éxitos como See You Again de Wiz Khalifa y Charlie Puth.

3. Y por interés en general. Si la carrera musical de un amigo no está en su mejor momento hay que echarle un cable. Ya te la devolverá más adelante.

4. Para surfear la ola del éxito. Es el curioso caso de la participación de Justin Bieber en Despacito cuando la canción ya había triunfado.

5. Por llegar a dos públicos (y mercados) diferentes. Es un 'win win' en toda regla. Podríamos mencionar Ok de Robin Schulz con la participación de James Blunt o No Vacancy, el último tema de OneRepublic con Sebastian Yatra. Esta última canción tiene un objetivo claro: acercar al grupo norteamericano al universo latino, al tiempo que da un impulso más internacional al intérprete colombiano.

6. Para sorprender. Pharrell es un genio en ese sentido. Lo que hizo con aquel Get Lucky de Daft Punk es magia pura. Otros, en cambio, llaman la atención por los nombres que firman la colaboración. ¿Qué hacía si no Kanye West con toda esta gente (Jay-Z, Rick Ross, Nicki Minaj and Bon Iver) en Monster?

7. Unir fuerzas y crear algo más grande, enorme. Está claro que ni Beyoncé ni Lady Gaga tenían necesidad acompañar la una a la otra en canciones como Telephone y Videophone.


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

Interpreta su propio tema ‘Your Song’
Primero fue a Pablo López, después a Bebe, ahora a...

Juanes no para de invitar a artistas a su concierto del 17 de diciembre en Madrid

Primero fue a Pablo López, después a Bebe, ahora a...

Analizamos las características de los temas de Luis Fonsi

‘Despacito’ VS. ‘Échame la culpa’, ¡comparamos!

Analizamos las características de los temas de Luis Fonsi