Escucha radio en directo y las nuevas radios online

Bunbury: "Hay una globalización de la tontería"

El artista visita 'LOS40 Trending' para presentar su trabajo más oscuro hasta la fecha, 'Expectativas'

Cuando Enrique Bunbury aparece por la puerta de la radio, la oscuridad de su vestuario contrasta directamente con el brillo que lleva en los ojos y la sonrisa. Le veo ilusionado con su nuevo álbum, Expectativas, y esa efusividad es toda una sorpresa tomando en cuenta que este es su noveno disco de estudio desde aquel Radical Sonora que inició su carrera en solitario hace 20 años.

Enrique contagia una energía especial, ese magnetismo propio de las estrellas, y además emana simpatía pura cuando le digo la regla más importante de esta entrevista: "Solo vamos a hablar de música". Él me mira con sorna y con mucha ironía maña me responde: "Vaya, qué decepción. Creía que tú también me ibas a preguntar por Cataluña y por mi vida personal".

A partir de aquí entablamos una conversación solo guiada por las canciones: Las de su nuevo disco y las de otros artistas españoles e internacionales a los que reconoce escuchar asiduamente.

Que nadie se despiste por todo este buen rollo. Expectativas es un disco que conjuga emociones adversas como la frustración, la indignación, el hastío o el pesimismo: "Es el disco más oscuro que he grabado", me explica Bunbury. "Tiene poco lugar para el optimismo aunque sí tiene pequeños refugios donde cobijarse ante una realidad social que no te convence. Esos refugios aparecen en canciones como "La constante", que claramente es una canción de amor". Si eres fan de Perdidos, aquella serie de culto emitida entre 2004 y 2010, reconocerás la referencia a la primera, y Enrique lo confirma: "La palabra y el concepto viene del capítulo La constante, de Perdidos".

Bunbury, también es fan de 'Perdidos' / Sergio Figueiras


Las mejores cosas de la vida

Ese refugio es un reflejo de cómo se siente el artista actualmente: "Para mi las dos mejores cosas que hay en el mundo, por las que merece levantarse a diario, son el arte y el amor", me dice un Bunbury que en esta entrevista me demuestra una serie de registros -el enamorado, el apasionado, el crítico, la leyenda rockera-, que se traduce muy bien a lo que percibo de este nuevo disco.

Una gran charla sobre el valor de las canciones / Sergio Figueiras


"Hay veces que mi forma de hacer las cosas tapa lo que hay detrás, diferentes aproximaciones a la música. La primera cara es mucho más potente y la segunda tiene más matices. Hay canciones que tienen más tecnología como "Al filo de un cuchillo", hay tintes de jazz en "Mi libertad", está "La actitud correcta" basada en el ritmo del glam o "Parecemos tontos" que tiene un sabor más soul. Definitivamente hay varios registros", me cuenta con detalle el músico, que además ejerce como compositor, arreglista, productor e intérprete -junto a su banda Los Santos Inocentes- de las 11 canciones de Expectativas.

¿Ha muerto el rock and roll?

Que le perciba más contundente en "La actitud correcta", no es casualidad. Bunbury quería sonar al rock alternativo que se hace actualmente: "Ha sido un disco muy laborioso. Ese trabajo extra tiene que ver con el diseño de producción y el sonido que hemos querido buscar. Vengo de discos que miraban hacia atrás: Hacia la raíz del rock norteamericano, mirando al folk y el country. Incluso los discos anteriores miraban a las raíces de la música latinoamericana y mediterráneo. En cambio con este disco estoy intentando traer mi música a nuestros días. Mirar el tiempo que me ha tocado vivir musicalmente y en los textos. Tecnológicamente es un disco que tiene sabor a la actualidad".

Ya que hablamos de los guitarrazos, tengo que hacerle la eterna pregunta: "¿Ha muerto el rock?", le pregunto aunque ya me sepa su respuesta con antelación. Eso sí, me sorprende un razonamiento plagado de recomendaciones que desvelan que estoy ante un tipo que escucha mucha música y la disfruta: "El rock era antes un género mayoritario y a día de hoy no lo es, pero de ahí a estar muerto... Te puedo decir varios discos que acaban de salir este verano que están llegando a todo el mundo y que van a ser cabezas de cartel de todos los festivales de este verano: Queens of The Stone Age, Arcade Fire, LCD Soundsystem, The War On Drugs, The Killers, The National... ¿Están haciendo la misma música que Deep Purple? Pues no. Pero es que no es lo que corresponde ahora. Deep Purple tuvo un momento fabuloso en los años 70".

 

Ahora que confirmo que estoy ante un oído muy audaz, aprovecho para preguntarle por la última gran leyenda que nos dejó: "Yo he escuchado y disfrutado mucho a Tom Petty. Su muerte me pilló en Los Ángeles y fue un día muy largo y muy confuso. Estuve durante todo el día siguiendo las noticias. Una semana antes estuvo tocando en el Hollywood Bowl y unos amigos fueron, pero yo no conseguí entradas porque estaban hipercaras en la reventa". Sí, a las estrellas rockeras también les pasa esto. Ya que estamos en esta fase de lamento le pido a Bunbury una recomendación de Petty: "Refugee es una de mis favoritas. Hay una versión dentro de una caja con varios directos, es maravillosa, una barbaridad".

 

Más cerca de Los Ángeles que de Zaragoza

Recién nombrado hijo meritorio de Zaragoza natal -"Viví en ella toda mi niñez, de los 0 a los 40 años", me dice-, no parece que Bunbury tenga pensado volver a vivir en España, al menos durante una buena temporada.

Le pregunto por Los Ángeles, y le hace a la ciudad una declaración de amor que ríete tú de "Enganchado a ti": "Ya no me acuerdo de por qué me fui a vivir a Los Ángeles. He vivido en diferentes lugares (Zaragoza, Madrid, El Puerto de Santa María, La Habana, México DF) y en un momento dado de mi vida eché una moneda al aire queriendo pasar una temporada entre Los Ángeles y Nueva York. Salió la primera y ya llevo ocho años allí: Las razones por las que me fui ya no son las mismas por las que me he quedado. El tiempo me ha hecho enamorarme de esa ciudad, me gusta mucho lo que me ofrece".

Ni zaragozano ni angelino, ciudadano del mundo / Sergio Figueiras


También hay razones logísticas en esa vida al lado oeste de Estados Unidos: "Obviamente, yo trabajo un 75% de mi tiempo entre Estados Unidos y Latinoamérica. Para ello es más cómodo vivir en Los Ángeles que en Segovia".

A Bunbury no le gusta el reggaetón

A pesar de la lejanía de su residencia, Enrique me demuestra que tiene muchísimo contacto con la música española actual. Incluso se atreve a decretar qué dos bandas españolas le parecen las más prometedoras del momento: "El disco de Rufus T. Firefly es cojonudo. Me parece, junto a Viva Suecia, que hay que atenderles porque estamos antes los nuevos grandes grupos. Creo que están en la cuesta de lanzamiento y tienen muchísimo talento".

 

La cosa se pone seria cuando le pregunto por unas declaraciones en las que acusaba a la radio musical actual de tener un sonido monocorde: "No odio la música que no escucho, pero sé que lo que se oye globalmente en la radio mundial tiene dos tendencias: una urban reggaetonera y meneíto, y otra de 80s, 90s y oldies no tan oldies. Me parece insuficiente. No sería tan crítico si eso solo fuese una parcela. El resto de la música que considero interesante es abrumadora, innovadora y fantástica, y no tiene hueco en los medios de comunicación. Hecho en falta la época en la que determinada música sonaba con absoluta naturalidad en la radio junto a esas otras tendencias. Me parece antinatural que todos vayamos como borregos a bailar la misma cosa. Hay una globalización de la tontería". Palabra de Bunbury, te alabamos Señor.

 

Después de la salida de Expectativas, los próximos pasos son los conciertos, cuya venta de entradas va a un ritmo vertiginoso. "Me lo voy a pasar muy bien tocando, y espero que la gente también", me dice. Esa serie de conciertos comienza el 2 de diciembre en Santander y tendrá paradas en otras cinco ciudades -Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia y Zaragoza-. ¿Que verá la gente? "Queremos hacer una gira en la que la base principal sea Expectativas, pero vamos a hacer una revisión de canciones de todas las épocas. Buscaremos las que tienen que ver con este disco, y otras inevitables que la gente quiere escuchar".

Con Bunbury "frente a frente" el tiempo pasa volando / Sergio Figueiras


Bunbury ya se ha terminado el té verde que le sirvieron al entrar en el estudio. Miro el reloj y han pasado 44 minutos en los que hemos charlado de todo lo que conlleva su profesión y ese trabajo que supone hacer canciones. Le digo medio en broma medio en serio: "Espero haber tenido la actitud correcta". Y mi yo de 15 años vuela por las nubes cuando Enrique me sigue el juego y responde: "Claro que sí, eso es lo único que importa".


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

Te resumimos el goteo diario de nombres para la gran cita musical madrileña

Todas las confirmaciones del Mad Cool 2018

Te resumimos el goteo diario de nombres para la gran cita musical madrileña

Arturo Paniagua charló con el trío horas antes de su paso por LOS40 Music Awards

Thirty Seconds To Mars, ¿grillados o genios?

Arturo Paniagua charló con el trío horas antes de su paso por LOS40 Music Awards

Vienen a revolucionar el pop alternativo sin apenas superar la mayoría de edad. Son la nueva apuesta de LOS40 Trending

Jump To The Moon: Instagramers, milenials y muy guitarreros

Vienen a revolucionar el pop alternativo sin apenas superar la mayoría de edad. Son la nueva apuesta de LOS40 Trending