• LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • ESTILO
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • GIRAS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES MARCA

    David Summers: “En España, la música es el niño tonto de la familia”

    Sin pelos en la lengua

    David Summers: “En España, la música es el niño tonto de la familia”

    David Summers es artista, hijo de artistas y está acostumbrado al éxito desde hace más de 30 años. Lo que empezó como una aventura de amigos para ligar acabó convirtiéndose en el ‘leit motiv’ de su vida.

    Hombres G hizo posible un sueño que comparte con los suyos para intentar disfrutar y hacer disfrutar a la gente. Porque lo importante es hacer lo que te gusta de la mejor manera posible e intentando ser una buena persona.

    Esas son algunas de las reflexiones que plantea en su libro Hoy me he levantado dando un salto mortal. “Hablo un poco del amor, la música, el compañerismo, el éxito, el fracaso… temas que nos afectan a todos pero desde mi punto de vista”, nos cuenta.

    Una de las cosas que dice es que hay que madrugar y él lo hace, de hecho, a las diez de la mañana ya está al teléfono para charlar un poco sobre todo lo que ha escrito. Opiniones que no gustarán a todo el mundo y que desbordan honestidad sin filtros.

    Una de tus motivaciones para meterte en la música (aparte de ligar) fue ser tu propio jefe y por lo que vemos en el libro, no se te da mal, ¿no?

    Realmente no ejerzo de jefe nunca. Funcionamos en equipo y tenemos asumido el papel de cada uno en el grupo. Sabemos el grado de responsabilidad que tenemos cada uno pero nadie impone y todo se hace por consenso.

    Soy el jefe de mi vida, tengo la inmensa suerte de elegir el momento de hacer las cosas. No tengo a nadie que me diga lo que tengo que hacer y eso es maravilloso, es el sueño que tenía de niño y lo pude cumplir.

    Hablas de vuestros orígenes en plena Movida madrileña. ¿Está sobrevalorada?

    Un poco sí, pero estuvo bien. Fue necesaria y está un poco sobrevalorada vista con el tiempo. En aquel momento era todo más pequeño que lo que se cree ahora que fue.

    Cuando estabais en la cima sacasteis Historias del bikini que no es que fuera mal pero, funcionó peor que los anteriores. Entonces lo dejasteis y aunque explicas las diferentes circunstancias que motivaron aquella decisión me pregunto si en el caso de haber vendido más… ¿la historia hubiera sido igual?

    No, si ese disco hubiera vendido un millón de discos hubiéramos continuado un poco más. Pero no fue solo la venta de discos. Hicimos un álbum un poco más complejo musicalmente y más de escuchar que de bailar y el público reaccionó como lo hizo.

    Pensé que era el momento de parar. En esa primera etapa habíamos hecho casi 2000 conciertos, dos películas y 7 discos… todo en siete años y estábamos agotados con todo lo que había supuesto, además de la locura e histeria Hombres G. Estábamos vacíos.

    Pensamos que había que descansar un par de años y resultó que fueron 10. Fue el tiempo ideal. La gente nos echó mucho de menos y empezó a crecer en internet. La gente estaba enloqueciendo y volvimos en 2002 porque era el momento.

    De todas formas hablas del fracaso como algo necesario, pero tú no lo has experimentado en muchas ocasiones, ¿no?

    No, nunca me he sentido fracasado, aun cuando he vendido menos discos o una gira ha ido un poco peor. Son circunstancias. No le doy importancia al éxito ni al fracaso porque son temporales y no van a durar toda la vida, ni una cosa ni la otra.

    Sufre mamón y Lo noto marcan esas dos etapas de Hombres G pero, ¿son tus favoritas?

    Son de las que más quiero. He hecho prácticamente todas las canciones de Hombres G y no me puedo decidir por una pero destacaría esas dos por lo que supusieron. Una encendió la hoguera y la otra lo volvió a hacer.

    Lo noto me gusta muchísimo, me parece muy bonita, muy veraz y está como muy viva. Es una canción que le llega a todo el mundo.

    En todos estos años has tenido que cargar con la etiqueta de: ‘El rey de los pijos’. ¿Es una cruz con la que uno aprende a convivir o sigue odiando toda la vida?

    Nunca pienso en eso. Siempre lo he considerado una gilipollez totalmente injusta. Yo soy un tío que lleva vestido igual 30 años y lo que llevo es una camiseta de algodón de 10 euros, unos vaqueros y unas zapatillas.

    De hecho comentas que al principio vestías con chupas de cuero y escuchabas música punk… muy pijo no era.

    Yo era un punki y dejé de serlo para convertirme en una persona normal y no obsesionarme con la ropa. Jamás he ido de ropa de marca, nunca he ido de ese mundo.

    Nuestro público sí lo era, pero nosotros no. Decíamos ‘ella se fue con un niño pijo’… que yo no lo era, era otro.

    Yo era un punki y dejé de serlo para convertirme en una persona normal

    “La masa ensucia". Siempre habéis tenido que lidiar con las críticas por ser un grupo de fans y en particular con los periodistas especializados, ¿falta de cultura musical en nuestro país?

    Es por envidia. Seguro que todos los grupos quieren tener muchas fans y tener mucho éxito y vender muchos discos y hacer giras por Latinoamérica y llenar estadios. Eso es con lo que todo el mundo sueña. Uno empieza en un grupo para ser así, si no, te dedicas a otra cosa. Esto es para llegar a muchísima gente y cuanta más, mejor.

    Los críticos de las revistas especializadas, los entendidos en música, quieren que seas como ellos, unos miserables. Les jode que tú tengas mucho éxito porque a ellos les gustaría ser como tú. Pero es un tema que no me obsesiona nada, no he comprado una revista de esas en mi vida.

    Los críticos de las revistas especializadas, los entendidos en música, son unos miserables

    También afirmas que en España hay poco respeto por la profesión, empezando por los políticos. Volvemos a la carencia de cultura, ¿no?

    La cultura está muy maltratada en España y dentro de la cultura la música es el niño tonto de la familia. Cuando se habla de cultura se habla de cine, teatro… pero la música, no. No se subvenciona, no se apoya, al contrario, nos suben el IVA, nos cierran recintos… no solo no nos ayudan sino que nos joden. Los músicos estamos aquí a pesar de todo.

    “Me avergüenza que hayamos sido banda sonora de tres generaciones porque no somos tan buenos”, ¿tan buenos como qué, porque conquistando masas está claro que sí?

    Es una pequeña broma. Cuando me dicen que he sido música de tres generaciones digo, ‘si lo hubiera sabido me hubiera esforzado más y no hubiera hecho El ataque de las chicas cocodrilo’ (risas). Me halaga muchísimo pero nunca fue nuestra pretensión.

    “Será muy difícil que Hombres G haga nunca un reggaeton”, ¿ni aunque os propusiera Maluma una colaboración?

    No, no, no, no me gusta, ya está. Lo respeto pero ese rollo no me va, sobre todo por las letras que me parecen insustanciales. Yo también he hecho letras insustanciales pero estas me parecen excesivamente insustanciales.

    Yo he hecho letras insustanciales pero las del reggaeton me parecen excesivamente insustanciales

    Hablas de terrorismo musical.

    Puedo entender que haya gente que sea más feliz escuchando reggaeton y eso me parece acojonante.

    A lo que llamo terrorismo musical es a esa gente que hace música pensando que el público es tonto, es una masa que no entiende nada y que cualquier gilipollez que le hagas, se lo va a comer.

    Ponen a cantar a cualquiera, a un torero, a un deportista… piensan que cantar o hacer música es una actividad estúpida que puede hacer cualquiera. Intentaría quitar a la gente ese concepto de que cantar es algo que puede hacer cualquiera.

    De todas formas, tanto talent show nos transmite esa idea de que la música es muy accesible. ¿A ti te han tentado para participar en alguno como están haciendo muchos de tus compañeros?

    Sí, muchas veces pero no puedo, no tengo tiempo. Esos programas exigen muchísima dedicación. Tienes que tener un año libre para poder hacerlo porque te tienen todo el puñetero día metido en el estudio haciendo el programa. Yo estoy de gira permanentemente.

    ¿O sea que no has ido a La Voz exclusivamente por motivos de agenda?

    A veces me han llamado algunos amigos míos como Malú, todos ellos son amigos y alguno me ha llamado para ser coach pero es que no puedo. Tendría que pillarme en una fase muy tranquila en la que hubiera decidido parar un poco.

    Dices que te da pena que los referentes de hoy sean youtubers, intagramers, influencers, Gran Hermano… ¿qué hemos hecho mal?

    Internet ha sido bueno para muchas cosas pero malo para otras. El acceso libre a internet y hacer público todo lo que se hace provoca que haya cosas buenas y malas, como en la vida. Llega un momento que dices ‘prefería antes que no veía las cosas malas’.

    Tú dices que en las redes sociales más vale la calidad que la cantidad pero creo que eso no es muy real en la era del ‘like’ y los ‘followers’, ¿no?

    El problema es la tecnología. Ahora la gente está pendiente de los ‘likes’ que no cuestan nada. Es que un tío le dé a un botoncito con un corazoncito, es una gilipollez. El ver un vídeo en youtube no cuesta nada. La gente se pone muy contenta porque tienes un millón de visitas pero eso es humo. Tu vídeo lo pueden ver un millón de personas pero eso no te garantiza que vayan a comprar tu disco o vayan a ir a tu concierto.

    Te tienes que poner contento de que te pirateen el disco, es el colmo de la humillación. Ponerte contento de que te roben porque significa que les gusta y te lo roban. Lo único que me sigue emocionando es que sacamos las entradas a la venta y se agotan.

    “Me da mucha vergüenza ir vestido de gilipollas. Solo se perdona si eres muy joven, a ciertas edades me parece ridículo”. Tú a artistas como Lady Gaga, por ejemplo, no la entiendes, ¿no?

    No. Debe ser incomodísimo vivir así, con vestidos hechos con chuletas de cerdo. En la vida es mucho más fácil centrarse en lo esencial. Si te tienes que preocupar de las tonterías superficiales que hay en la vida pierdes mucho tiempo y para mí lo esencial es la música. La imagen y todo eso es algo que no me interesa nada, ni me preocupa. Cuando me hacen una entrevista en una revista de moda quedo fatal porque siempre digo que la moda me importa una mierda.

    Lady Gaga y sus excentricidades no son del gusto de David Summers. /


    Admiras a gente como Sinatra y Picasso que prescindieron de la bondad en favor de su talento. Tú, sin embargo, insistes en la necesidad de ser buena persona. ¿Te falta ese punto de genialidad?

    Por un lado les admiro y por otro me dan pena porque se entregaron en cuerpo y alma a su arte, creatividad y talento y no sé si eso les hizo felices en la vida. En la vida hay que ser buena persona porque es más fácil vivir todos juntos, es más sencillo.

    Si terminamos hablando de hobbies, por un lado tenemos el boxeo. ¿Ayuda a mantenerse en forma, descargar rabia o desconectar la mente?

    A todo eso. Yo lo hago sobre todo por la mente y luego te encuentras físicamente mejor que eso me ayuda en los conciertos. Tengo que cantar, gritar, correr de un lado para otro, saltar… cosas que hacía con 20 años y ahora tengo 53 y el boxeo me ayuda en muchos sentidos, también para descargar mal rollo.

    Dani Martín también le da al boxeo, ¿habéis compartido ring?

    No, no nos hemos pegado nunca. A él también le gusta mucho.

    Eres de leer biografías, ¿qué vida es la que más te ha impresionado?

    Me gustó mucho una biografía que leí hace muchos años que es una de Frank Sinatra que me dejó pasmado. Se llama A su manera, no autorizada, pero la lees y te gusta Sinatra mucho más todavía.

    He leído de personajes que me interesan como Willy Wilder, Lauren Bacall, Humphrey Bogart… me gusta saber cosas que han pasado de verdad y conocer cómo piensan estos tíos.

    Leyendo tu libro da la sensación de que todos podemos dar un salto mortal y llegar a lo más alto pero no es tan fácil.

    Llegar a lo más alto que se pueda. Lo que se valora es el esfuerzo. Yo cuando hago un esfuerzo grande por hacer un disco bonito y no funciona como esperaba me decepciona un poco pero pienso que he hecho lo que he podido y a lo mejor las circunstancias no eran las mejores.


    Comentarios

    TE PUEDE INTERESAR

    Así juega el artista con nuestras expectativas

    Jaime Altozano analiza ‘How Long’ de Charlie Puth y su ‘anti-drop’

    Así juega el artista con nuestras expectativas

    Analizamos los inicios de la protagonista de Juego de Tronos

    La primera vez de Emilia Clarke: actriz, Khaleesi y madre de dragones

    Analizamos los inicios de la protagonista de Juego de Tronos

    Abre los oídos. El pop urbano de este trío madrileño te dejará K.O.

    Zazo & Gxurmet: ‘A fuego’ más allá de Eleni

    Abre los oídos. El pop urbano de este trío madrileño te dejará K.O.