Escucha radio en directo y las nuevas radios online

Por estas razones se nos va la olla... ¿No te pasa?

El 90% de nuestras preocupaciones no son reales... Nos acabamos rayando por tonterías, y sino mira

A todos se nos va la olla. En algún momento de repente te empiezas a rayar por algo... Que sí, que realmente no tiene ni pies de cabeza pero te rayas.

Intentas no volverte loco, te dices que no, que no lo pienses más porque es una tontería. Que no merece la pena invertir más tiempo en pensar en eso pero, ¿qué pasa? Que no eres capaz de dejar de darle vueltas. Puede ser por algo que te pase con tu pareja, con tus amigos, con tu familia... La cosa más insignificante se convierte en un castillo.

¿Por qué pasa esto? Generalmente por nuestra inseguridad. Por falta de comunicación o porque te aburres y no sabes en qué ocupar tu tiempo (esto más bien lo pienso yo).

Esto genera estrés, malestar, tristeza, sufrimiento... Vamos, de todo. Así que cuando algo así te pase lo que tienes que hacer es dejar de pensarlo. Cortas ese pensamiento y se acabó la historia porque, escucha, el 90% de nuestras preocupaciones no son reales. Nos preocupamos por cosas que luego realmente no pasan. Somos tontos.

Tan tontos y tan parecidos que nos rayamos todos de la misma manera. He aquí el top 5 de cómo se nos va la cabecita.

Y así es cómo se nos va la olla...

5- Ponerse etiquetas negativas. La cagas en un momento y ya te sientes la peor persona del mundo. La más torpe, la más tonta... No hombre, no. ¡No es así!

4- Centrarse solo en lo negativo. Te rayas por algo que haya pasado y no te das cuenta de que quizás haya sido anecdótico. Que solo ha sido una cosa más pero para ti se convierte en LA COSA. 

3- Ver todo de color blanco o negro. Exagerar es muy típico. Te enfocas y no ves que pueda existir un término medio... Es un todo o nada.

2- Creer saber lo que los demás piensan sin preguntárselo. Una mirada, una palabra, un comentario... Un simple detalle puede hacer que nos rayemos días porque interpretamos lo que quieren decirnos sin preguntar qué está pensando realmente.

1- Tomar conclusiones apresuradas. Pasa cualquier cosa y tú ya tienes tu conclusión ahí. ¿De verdad tienes suficiente información como para llegar a una conclusión? No, pero da igual.


Comentarios