• LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • ESTILO
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • GIRAS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES MARCA

    Paga 180 euros en un restaurante y la insultan en el ticket

    Parece que alguien no va a ganar el premio a empleado del mes

    Paga 180 euros en un restaurante y la insultan en el ticket

    ¿Te imaginas llegar a un restaurante, tener que esperar 45 minutos para comer y que además te escriban en el recibo “grano en el culo”?Es lo que le ha pasado a Anna Warrender, una joven que acudió junto a dos amigos al restaurante Brewhemia en Edimburgo.

    Lo que parecía una velada normal acabó convirtiéndose en una historia que ha indignado a Internet. Y con razón.Tras tener que esperar 45 minutos para comer, que les dieran solo 15 minutos para devorar el postre y gastar 160 £ ( 180 €), el restaurante decidió tener un detalle con los clientes, regalándoles una botella de vino blanco Prosecco, tal y como recoge el DailyMail.

    “Uy, qué majos”, podéis pensar. ¡Error! Anna y sus amigos se llevaron una desagradable sorpresa cuando comprobaron el ticket de su cena. Escrito en mayúsculas, debajo de la cuenta, se puede leer: “Pain in the Asswom” (podía traducirse como “grano en el culo”)

    Encima del total se puede leer "Pain in the Asswom" /

    A pesar de que el restaurante Brewhemia solo lleva abierto desde julio en Market Street de Edimburgo, no es la primera vez que recibe críticas de sus comensales. En septiembre, el gerente del restaurante se vio obligado a pedir disculpas. ¿La razón? No dejó entrar a un cliente por llevar purpurina en la cara.

    De hecho, Danny Wylie, el chico que fue rechazado, subió un tuit relatando lo que le había pasado: “El portero de @BrewhemiaEdin me acaba de decir que “el pub no quiere gente como yo con eso en la cara”.

    Escribió una segunda publicación donde escribía que el portero estaba claramente descontento con “gente como ellos” y que luego dejó pasar a “una bonita pareja heterosexual”. 

    Si este restaurante quiere volver a traer a comensales debería replantearse el trato con sus clientes.

    TE RECOMIENDO


    Comentarios

    TE PUEDE INTERESAR