La nueva piel suave de la emperatriz

La banda de Estocolmo regresa con su quinto álbum 'Lone gone befire daylights'

Y SE NOS ACABO LA TENSION, DE TANTO USARLA. La historia de The Cardigans ha estado siempre ligada al pop aterciopelado, aunque hablamos de ese tipo de suavidad que, en ocasiones, pincha lo suyo. Trabajos como Emmerdale, Life, First Band on the Moon o el celebrado Gran Turismo hacen gala de esa doble cara (ora caricia ora bofetada) tan presente en el seno de la banda sueca. Una historia repleta de joyas compositivas, inocente sexualidad y algún que otro roce que quedará para la historia (el resultante de aquella interesante cameo de su vocalista en el avanzado Reload del tigre de Tom Jones).

El quinto álbum de estudio de The Cardigans, Lone Gone Before Daylights, apunta derroteros bastante más uniformes, mucho más entroncado con la sensibilidad extrema del trabajo en solitario de Nina Persson bajo el alias de A Camp. La fórmula sigue siendo la misma de siempre: pop elegante y seductor. Aunque ahora no caben los momentos de tensión y la sinuosidad de cortes como My Favourite Game o Erase/Rewind. ¿Significa eso que los Cardigans de 2003 se han dulcificado? Pues no, simplemente nos estamos encontrando con una banda más sólida, capaz de conmover sin tener que tirar de la pirotecnia o los efectismos.

Un conjunto de composiciones cargadas de excelsos arreglos, grandiosos juegos de cuerdas y un genuino y pegajoso espíritu euro-pop que encajará en los ambientes más selectos. For What ItZs Worth, primer single de Long Before Daylights, es una buena muestra de estos Cardigans que amamos.

TE RECOMIENDO

LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?