Biografía Natalia Lafourcade

A pesar de su juventud, Natalia Lafourcade (México DF, 1984) es una de las artistas más prometedoras del pop mexicano.

Nacida en México DF el 26 de febrero de 1984, Natalia Lafourcade creció en un ambiente musical privilegiado al lado de su madre, pianista, y su padre clavicembalista. Con estos antecedentes y alentada siempre por su familia, empezó desde muy pequeña a cantar y a querer dedicarse a la música.

Durante su niñez y adolescencia se esforzó por aprender todos los géneros artísticos: baile, interpretación, pintura, guitarra, saxofón y piano. Tras algunas aventuras musicales y con sólo 17 años, el productor Luis Ceroni le dio la oportunidad de formar parte de un grupo de rock que estaba fichado por Sony Music. En cuanto pudo, Natalia comentó que no deseaba estar en la banda, que quería enseñarles sus composiciones. Fue entonces cuando reconocieron su talento y decidieron que merecía la pena intentar que emprendiera una carrera en solitario.

Y así comenzó su sueño, llevó sus canciones y en seguida le dieron carta libre para grabar y coproducir su disco en Italia y en México, junto a Luis Ceroni y Aureo Baqueiro.

El resultado es un álbum homónimo que refleja su adolescencia, con letras sinceras y melodías innovadoras llenas de vitalidad; un concepto musical nuevo que nos muestra un ingenio joven con un disco que se descubre necesario canción a canción. Catorce temas en los que Natalia comparte su universo más íntimo y expresa los problemas que tiene una joven de 18 años de una manera natural. Nos habla de las cosas profundas de la vida, del amor, del dolor, del vacío, de la soledad, pero también nos relata lo especial que es un lugar, una noche, la libertad, la vida... y salpicado entre todo ello, nos cuenta lo difícil que es la relación con los padres, el alcohol, el sexo, los embarazos a su edad, sin olvidarse de denunciar el clasismo y el racismo que se respira en la sociedad.

Natalia Lafourcade ha sabido traducir de forma genial los pensamientos de una generación que ha convertido en himnos sus canciones. A diferencia de sus contemporáneos, muestra una clarividencia y una habilidad musical llena de originalidad y de composiciones inteligentes. En el disco también toca la guitarra y la percusión, incluso se permite experimentar y romper todas las reglas introduciendo elementos tan poco ortodoxos como ollas y sartenes, que le añaden una sonoridad vibrante y fresca.

Con un toque acústico y bohemio, sabe combinar el rock alternativo, la bossa nova, el jazz, algo de hip-hop e incluso música electrónica. El resultado es un disco original y cautivador que bebe de las influencias de artistas tan dispares a los que tanto admira como Björk, Etta James, P.J. Harvey, Julieta Venegas, Gilberto Gil, Caetano Veloso y Joao Gilberto, entre otros.

En su estreno discográfico ha sabido rodearse de grandes de la profesión como Mauricio L. Arriaga, que interviene musicalmente en dos de las canciones, y es autor de la letra de una de ellas. En el resto del álbum ella es la protagonista, maneja algunos instrumentos, firma trece de los temas y coproduce el disco. Un torbellino musical que se muestra plenamente en sus actuaciones, acompañada siempre de su carisma, su forma de ser extrovertida y su juventud llena de color y alegría.

Natalia brilla en los escenarios donde entusiasma y contagia de su ánimo a todo un público que se identifica con sus mensajes y corean todos sus temas, como En el 2000 y Busca un problema, ya canciones bandera en su país. Consigue dar a cada acorde y a cada palabra un ímpetu inquieto que se vive con intensidad en sus conciertos. La banda que la acompaña lleva el nombre de La Forquetina, tal y como Natalia llamó a la muñeca talismán que ella misma creó en su estancia en Italia y que va con ella desde entonces, una caricatura de sí misma que aparece también dibujada en el disco. El origen de la palabra no deja de ser curioso, viene de su obsesión por los tenedores, forchetta (léase forqueta) en italiano, que se dedica a coleccionar con afán.

Su corta y vertiginosa carrera ha hecho que ya se hayan fijado en ella para incluir dos temas suyos en la banda sonora de la nueva película de Fernando Sariñana, Amarte duele, uno de ellos el tema central.

Su talento nato y su estilo refrescante se han merecido un lugar propio lleno de éxito que marca un antes y un después en la música latina. Natalia Lafourcade nos augura un porvenir fabuloso que seguro nos seguirá sorprendiendo.

Sony Music/los40.com (ES)

LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?