Ojos de Brujo arrasa en Londres

El grupo ya había recibido el premio de la BBC como mejor banda europea del año

Con las entradas agotadas y un público tan expectante como emocionado, la banda tenía el triunfo asegurado en su concierto de anoche en la capital británica, por la que ya han pasado en otras ocasiones y siempre han sido muy bien acogidos.

"En Sevilla o en Granada tienes la ventaja de que la gente conoce la lengua y el código musical, pero tienes la desventaja de que no se sorprenden", explicaba Marina, la cantante.

Pero lo cierto es que en el Reino Unido tampoco tendría que ser tanta la sorpresa, dado que el grupo es ya bastante conocido gracias a las 10.000 copias vendidas de su último disco, Barí, y al premio que la BBC les dio este año a la mejor banda europea.

"Da igual donde estés, lo importante es conseguir que el público se convierta en uno más de la banda", añade Ramón, guitarra flamenca, único gitano del grupo y un poco el que marca la línea a seguir.

Directo ejemplar y con fuerza

Si a todo esto se le suma un directo ejemplar y una propuesta vital y fácilmente comprensible, lo que queda asegurado es que el público va a hacer todo lo posible porque los músicos no se bajen del escenario.

Así precisamente ocurrió en el concierto de Ojos de Brujo en Londres. A pesar de que la banda salió con una hora de retraso, los asistentes, tres cuartas partes latinos, les perdonaron rápidamente, gracias a su facilidad para llegar a la gente y divertirles.

El primer tema fue la Intro de Barí (2002), su segundo y hasta ahora último disco, más electrónico y menos caribeño que el primero, Vengué (2001), pero siempre en la línea de pasear el flamenco por todos los campos que conocen.

"Nosotros no hemos dicho nunca que hagamos flamenco, -aclara Ramón, que responde así a ciertas críticas de puristas de este estilo-. Estos señores son los que hacen flamenco. Nosotros sólo somos su onda expansiva".

Tras un par de temas del primer disco volvieron al más reciente con el Tanguillo de María, que le dedicaron -Marina en español y el Panko, el DJ de la banda, como traductor- "a todas las presentes así llamadas y a la popular planta".

Y es que Marina demostró, además de su fuerza, su conciencia social y su buen sentido del humor. Así, en la Bulería del ay!, a ritmo funky, pidieron al público que se animase a practicar una "terapia del grito!", con el fin tanto de quejarse como de placer.

El grupo, afincado en Barcelona pero cuyos componentes provienen de diferentes lugares, pretende ponerse a trabajar en su tercer disco a finales de año, cuando acaben la gira en la que están metidos y que aún tiene que llevarles a EEUU y a otras partes de Europa.

Preparan nuevo disco

Ese nuevo álbum, según Ramón y Marina, tendrá sorpresas, como podría ser una nana electrónica o "un tema caló super chulo".

Y con el primer bis llegó el turno de otros cuatro temas, el último de ellos Calé Bari -el tango reggae que casi siempre eligen para cerrar los conciertos-, tras lo que la banda se despidió de un público entregado no sin antes regresar al escenario para tocar un apoteósico Pulioretano.

LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad