Diego Vasallo: "Cada vez me apetece menos estar dentro del circo del rock"

Acaba de publicar un nuevo disco en solitario, Los asbismos cotidianos, a la venta desde el pasado 9 de mayo

Los abismos cotidianos, a la venta desde el pasado 9 de mayo, es el sexto trabajo del compositor donostiarra que ha evolucionado desde el exitoso pop de Duncan Dhu, a un aire más experimental y electrónico con la formación Cabaret Pop, hasta llegar a un estilo intimista y poético, totalmente alejado de los cánones comerciales, en su carrera en solitario.

Las doce canciones que componen su último álbum confirman esta tendencia y ahondan en el objetivo de Vasallo de "destilar" y "depurar" la sencillez de su melancólico estilo para retratar cómo siente y cómo ve el mundo que le rodea.

"Tengo la sensación de no saber bien a donde vamos, de que estamos más perdidos de lo que pensamos y de que las cosas se escapan de nuestro control", apunta, y que dice que las imágenes que pueblan sus temas surgen de su afición "a perder horas sentado en un café o paseando, observando, deteniéndome en detalles insignificantes".

Diego Vasallo quería que las canciones de su nuevo disco sonaran tal y como él las compuso, por eso dos guitarras llevan el peso de las melodías, adornadas por "colores" y "detalles" de instrumentos como el violín, la mandolina, el piano, el acordeón o el contrabajo y por los ecos de acompañamiento de Christina Rosenvinge, Leonor Watling, Ana Laan y Leo Minax.

Versiones y adaptaciones

Junto a sus propios temas, Los abismos cotidianos incluye una versión de Demasiado tarde de Enrique Urquijo y otra de Si fòssim gavines, una canción menorquina de Cristòfol Mus Reynes que escuchó en un local de la isla mediterránea y que él ha adaptado con el título de Tristezas blancas.

Y es que este disco entronca más "con las músicas tradicionales, incluso con el folklore, con canciones italianas, latinoamericanas o menorquinas, que con el pop o el rock. Los discos son reflejo de lo que uno está mamando y últimamente el pop y el rock que nos invaden me deja indiferente, cuando tengo ganas de escuchar música prefiero ponerme tangos, boleros, rancheras o a Charles Aznavour", cuenta.

Vasallo no piensa, de momento, llevar al directo este disco. "Suena raro, pero yo entiendo que los discos son una obra que empieza y se cierra en sí misma, no necesitan del soporte de los conciertos, igual que un libro de poesías no requiere que el poeta haga recitales".

LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?