La guerra de los Gallagher

Los hermanos Gallagher y sus compañeros de viaje presentaron en directo en la sala Aqualung de Madrid (1 de junio) las canciones de su nuevo álbum, Don't believe the truth

En tiempos de crisis discográfica, los Gallagher hacen la guerra por su cuenta. Siempre ha sido así, pero ahora se nota mucho más que nunca. Los hermanos de Manchester juegan a evitarse, no se sabe si por pose-rockera-que-mola o porque realmente son así. No se pueden ver ni en pintura. Mejor dicho, ni en el escenario. Pero da igual porque son ricos (Noel más que Liam), famosos y tienen éxito. ¿Qué más pueden pedir?

Oasis, banda nacida en el Reino Unido a principios de los 90 y (ahora más que nunca) monopolizada en la figura de Noel Gallagher, compositor y cantante ocasional de la formación, ha vuelto a salir de gira, esta vez para presentar las canciones de su última obra: Don't believe the truth.

Ayer (1 de junio) y tras realizar algunas presentaciones en locales de pequeño aforo en diversas ciudades comunitarias, los Gallagher, Andy Bell (bajo) y Gem Archer (guitarra), sus nuevos compañeros de fatigas en los últimos años, además de un baterista y un teclista, ofrecieron en Madrid un recital para unos pocos elegidos que, en su día, consiguieron comprar las pocas entradas que salieron a la venta. Era el único show de la formación en nuestro país. La siguiente cita será el 7 de agosto en el FIB.

Con un lleno hasta la bandera (y nunca mejor dicho), puntualidad británica y un calor insoportable, Oasis se puso a sus incondicionales en el bolsillo desde la primera hasta la última nota de los 18 temas que interpretó. Liam, parapetado tras unas gafas oscuras y ataviado con su eterna chupa de cuero (que parece no quitarse ni para dormir, a pesar de las altas temperaturas), haciendo gala de su casi nula movilidad en el escenario, pose que parece haber patentado y que otros imitan, ni siquiera saludó al público (como era de esperar). Sin embargo, su hermano mayor, que tampoco es que sea muy simpático (y tampoco conoce muy buenos modales), supo conectar mejor con sus fieles.

A pesar de las incomodidades de la sala (mala visibilidad, el termómetro por las nubes...), el concierto fue correcto y la banda sonó muy bien. El grupo venía a presentar sus nuevas composiciones. De hecho, se fueron alternando algunos de sus éxitos con temas nuevos, los de Don't believe the truth que fueron muy bien acogidos.

Clásicos del otrora llamado brit pop como Don't look back in anger, Wonderwall, ambas auténticos himnos de la banda, Morning glory, Cigarrettes & alcohol o Champagne supernova, entre otros, se combinaron con otros de reciente aparición como Lyla, Turn up the sun, The importance of being idle, Mucky fingers o A bell will ring, pertenecientes a su nuevo álbum.

Volviendo a la batalla entre los Gallagher, remarcar que en escena es mucho más evidente que nunca su mal rollo. Cuando canta Liam, lógicamente, su hermano continúa tocando la guitarra y haciendo las segundas voces. Sin embargo, cuando le toca el turno al mayor (Noel), el pequeño desaparece del escenario como por arte de magia.

Los incondicionales de Oasis tienen más apego por Noel, algo que se demostró anoche con los gritos de "¡Noel, Noel, Noel!" desde las primeras canciones. Éste les respondió con un "Schhhh, you have to sing Oasis, Oasis (Schhh, tenéis que corear Oasis, Oasis)". Otra prueba más de que no se llevan demasiado bien.

Liam y Noel Gallagher engrosan así la lista de hermanos que no se soportan encabezada por los bíblicos Caín y Abel, Nacho y José María Cano ...

MÁS SOBRE:
imagen_icono_desplegar imagen_icono_desplegar
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad