Manolo y Genís 'golfean' con el rock

Ya no son dos. Son cinco. Al dúo catalán formado por las voces y electroacústica de Manolo y los sintetizadores de Genís se han unido tres músicos durante la gira de presentación de su tercer disco, Performance (2004), que recaló ayer en la sala Arena de Madrid. Un bajista, un baterista y "un banjista", como definió esa reina glam que es Genís al músico que les acompañó con su banjo durante la última canción del concierto, Todo da lo mismo. La consecuencia es que su electro pop suena un poco más a rock. Y hasta la voz dulce y melódica de Manolo toma matices rasposos.

Se hicieron esperar. Pero el moderneo madrileño (la mitad con pase de prensa) estaba contento con la cita. Salieron y, con su actitud provocadora a veces y distante otras muchas, estimularon el bailoteo de los presentes. Genís constituye un espectáculo por sí mismo: Los ángulos de su cara pintados de rojo, el pelo lacio hasta los hombros, un mono de mujer y taconazos de charol. Era todo pase y pose. Y el público, claro, deseoso de escucharle sus escasos pero certeros comentarios de showman descarado.

Tocaron, sobre todo, temas nuevos, que fueron salpimentando con éxitos como La culpa, casi al comienzo; Mírame a los ojos, una canción "Vieja, pero que no se le nota", en palabras de Genís; y El Amor era esto, "otra canción vieja?aunque uf! a esta sí que se le nota...". La boda provocó una explosión de júbilo en la sala.

No olvidaron la trilogía de Capricho español, tres canciones compuestas para emular "por una vez" a sus padres "progres". En ellas apartan las letras absurdas, amargas e irónicas que les caracterizan para (es un decir) arrancarse con la canción protesta.

De Performance (2004) lo abordaron casi todo, excepto Soy Futbolista, y dejaron al respetable con ganas de cantar Europa, el título que no paraban de corear cada vez que empezaban los acordes de un nuevo tema.

El por qué lo explicó Genís con aire interesante: "Estaba meditando... Y me he dado cuenta de que nosotros somos como el Estado. Al comprar la entrada nos habéis convertido en vuestros gobernantes y ahora tenemos el poder: podemos hacer lo que queramos, podemos intentar complaceros o incluso hacer una mezcla de las dos cosas". Esta última fue la opción elegida: se enfangaron con dos tandas de bises de las caras B de sus discos pero del himno generacional Europa nada se supo. Y así, el referéndum acabó en 'no', pero todos salieron contentos. Ya en la puerta, encuentros y desencuentros de los modernos de Madrid.

LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad