"Fui militar por tradición familiar, pero siempre me he sentido músico"

Este británico se ha colado en el star system del pop mundial con la firmeza que sin duda debía caracterizarle en su anterior trabajo. Blunt fue capitán del ejército británico en la guerra de Kosovo

- El éxito de ventas que estás teniendo en Reino Unido es impresionante para un novato. Esta semana incluso has superado a The Rolling Stones en la lista de álbumes.

Sí, es increíble. Pero no quisiera evaluar mi éxito sólo en función de las ventas y de las listas. La música no es una competición. Se trata más bien de cómo conectas y cómo te expresas con el público. Para mi un ejemplo de artista de éxito es Cat Power, una cantautora muy brillante que aún no ha obtenido éxito comercial pero eso a ella no le importa. Hacer una música como la que hace ella ya es un éxito en sí mismo. Yo también estoy en esa línea y vender tantos discos como estoy vendiendo es algo que está muy bien, pero lo valoro sobre todo porque me está permitiendo viajar por muchos países. Es la primera vez que vengo a Madrid y estoy aquí gracias a mi música, lo cual es genial. Por otro lado, también es de agradecer que la gente se interese por tu música.

- Cuando te he llamado novato, quizá he sido injusto. Quiero decir que ya tienes tus buenos 28 añitos y una experiencia personal más que notable. Aunque seas un debutante, das la imagen y la impresión de ser un artista bastante maduro.

Es posible. Yo empecé a componer muy joven, pero desde luego aquellas primeras canciones no son lo bastante buenas y nunca las incluiría en un disco. Antes de volcarme en la música he tenido otras ocupaciones, pero en todo momento seguí trabajando en mis canciones. Muchas de ellas son las que forman Back to bedlam y ahora estoy muy contento con ellas. De todas formas, si te fijas en otros cantantes que también están teniendo éxito ahora en Inglaterra, gente como David Gray, Damien Rice o KT Tunstall, ninguno de ellos tiene ya 18 años y quizá, para el tipo de música que hacemos, sea necesario haber crecido y madurado un poco.

- Un titular que se refiera a James Blunt suele ser siempre algo como "El soldado que se convirtió en músico", pero parece que no fue exactamente así, ¿verdad?

Como te he dicho, yo empecé a hacer música mucho antes de entrar en el ejército. Aprendí a tocar instrumentos y a cantar muy joven y a los 14 años tenía muy claro que quería ser músico. Me hice militar por tradición familiar (mi abuelo y mi padre lo fueron) y porque una parte de mis estudios fue pagada por el ejército, así que, en compensación, decidí entrar a formar parte de él, como en un trabajo cualquiera. Pero en todo momento supe que algún día me convertiría en músico profesional y seguí escribiendo canciones.

- Desde luego tu historia no es la del cantante de pop al uso. No conozco muchos cantantes que hayan capitaneado a 30.000 hombres en la guerra de Kosovo. ¿Crees que esa peculiaridad ha influido en tu éxito, que te ha proporcionado una publicidad extra?

Supongo que sí. Es algo de lo que hablo en todas las entrevistas y entiendo que, desde un punto de vista periodístico, llame la atención y que la gente pueda haberse interesado por mí por ese motivo en un principio. Pero no es algo estudiado. De hecho, en el disco sólo hay una canción en la que hablo de mi experiencia en Kosovo. Se llama No bravery y, bueno, supongo que tengo legitimidad y credibilidad para hablar de lo que viví allí.

- De todas formas, hablamos de tu éxito en Gran Bretaña. ¿Cómo crees que se te verá en otros países? Me refiero a tu condición de ex militar reconvertido en músico.

Depende de los países. Por ejemplo en Estados Unidos, donde los militares tienen una imagen muy positiva, le darán mucha importancia a mi historia y hasta les gustará que yo también lo haya sido. Pero sin ir más lejos, en mi país tampoco te creas que ha sido tan beneficioso. Los militares allí no están tan bien vistos y menos aún en mi caso, que era oficial y a los oficiales se les considera como gente con muchos privilegios. En cuanto a España, creo que sois un país que ha demostrado tomarse muy en serio el problema de las guerras y el terrorismo en el mundo y que sois capaces de hacer cosas al respecto, como ocurrió en las elecciones tras los atentados de Madrid. Desde ese punto de vista, supongo que entenderéis muy bien una canción como No bravery, en la que hablo de las cosas horribles que el ser humano es capaz de hacer y que yo he visto. De todas formas, si no fuera así estaría encantado de ser conocido simplemente como un músico, que es lo que soy y lo que siempre me he sentido, y hablar más de música en las entrevistas (risas).

Muy bien, pues hablemos de música. ¿Cómo fue la cosa cuando decidiste meterte de lleno en ella? Tengo entendido que recibiste ayuda de gente muy importante, como Linda Perry (4 Non Blondes) y Elton John.

Sí, ellos fueron importantes, pero quizá no tanto como otras personas menos conocidas. Amigos compositores que me ayudaron a pulir mis canciones y a grabar mis maquetas y de los que aprendí mucho. Con ellos empecé a sentirme como un músico de verdad. Después encontré a un manager que fue vital a la hora de introducirme en otro aspecto de la música, el aspecto industrial. Gracias a él firmé un contrato para registrar mis canciones con EMI Publishing y conseguí mis primeros conciertos importantes. Uno de ellos fue en 2003, en un festival en Texas donde conocí a Linda Perry. Me ofreció firmar con Custard, un pequeño sello independiente de su propiedad, y grabar en Los Angeles el disco que más tarde sería Back to bedlam. Después, el álbum cayó en manos de Elton John que efectivamente me ha prestado mucho apoyo, hablando muy bien de mí a la prensa y llevándome con él de gira. Le estoy muy agradecido por ello.

Back to bedlam es un disco publicado en 2005 pero que podía haber sido grabado en la primera mitad de los 70. Me recuerda al sonido de algunos cantautores de esa época. ¿Fue algo intencionado reflejar ese espíritu y ese sonido?

Me alegra mucho que pienses eso porque son casi más mismas palabras que le dije a mi productor, Tom Rothrock, al entrar en el estudio. Back to bedlam tiene mucho de Lou Reed, Neil Young, Leonard Cohen, Cat Stevens y el primer Elton John. Simplemente quería capturar el espíritu de sus discos de comienzos de los 70 y trasladarlo a mis propias canciones. También ayudó el hecho de que Tom puso a mi disposición un montón de instrumentos de aquella época que, combinados con la tecnología actual, ayudaron mucho a lograr el sonido que yo deseaba.

¿Y qué me dices de ti como cantante? Tienes una voz de esas que resultan un poco extrañas al principio, pero que, una vez te acostumbras, a ellas, terminan gustándote.

Sí, a mí me pasaba lo mismo al principio. Pero luché contra esa sensación incomoda respecto a mi propia voz y ahora estoy muy satisfecho con ella.

Escuchándote, hay veces que me recuerdas a Rod Stewart cuando era joven.

Puede ser, no eres el primero que me lo dice. Me lo tomo como un gran cumplido.

Háblame un poco más en concreto de You're beautiful. Es tu tercer single, pero aquí en España es la canción con la que hemos empezado a conocerte.

No me gusta hablar de una canción en concreto, porque es como contar un solo capítulo de un libro. Y en mi libro hay diez canciones, diez capítulos y me gustaría que la gente lo leyera entero. Pero You're beautiful es una canción que funciona muy bien por separado, como single. En ella hablo de un momento concreto de mi vida en el que me encontré con una ex novia en el metro de Londres. Iba con un nuevo novio del que yo no sabía ni que existiera. Ella y yo nos quedamos mirando y nuestra vida juntos pasó ante mis ojos en un segundo.

Otra canción interesante del disco es Goodbye my lover. ¿Es verdad que la grabaste en el cuarto de baño de la actriz Carrie Fisher?

Sí, es cierto. El motivo es que nos quedamos sin dinero para terminar el disco en un estudio. En Los Angeles viví en casa de Carrie a través de unos amigos mutuos y, por extraño que parezca, tiene un piano en un cuarto de baño. Al final resultó que con ese piano y en ese baño conseguí para la canción un sonido que me gustaba mucho más que en el estudio, así que trasladamos un pequeño equipo de grabación allí y lo que salió es la versión del tema que se oye en el disco.

Pues ahí tienes también un público potencial muy amplio. Me refiero a los fans de Star Wars. Como poco les producirá curiosidad saber quién es este tipo que grabó una canción en el baño de la Princesa Leia.

(Risas) Sí, la verdad es que ahí hay un mercado muy especializado, pero muy interesante.

LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad