La fuerza del Aniversario

Espectacular concierto para celebrar la quinta edición del Costa Pop de Málaga en el 40 Aniversario de Los 40 Principales

Cuatro décadas que, una vez cumplidas las 10 de la noche y después de un entrañable repaso al ayer y hoy de los jingles y logos de la cadena, encontraron en los cuatro protagonistas del macroevento a los más dignos e indicados representantes, a artistas de un bagaje de sobra revalidado.

Precedido por la bendición de unos maestros de ceremonia de auténtico lujo (Tony Aguilar y Sira Fernández), Mikel Erentxun navegó por un mediterráneo revuelto de recuerdos y fervores pop, por los éxitos con mayúsculas de su carrera en solitario (Mañana, California y un largo etc.) y por el milagro de resucitar los acordes que allá por los 80 popularizó junto a Diego Vasallo en ese mito hasta entonces durmiente llamado Duncan Dhu. Sin duda, cuando sus Cien Gaviotas agitaron las alas, asistimos al primer gran estallido, al presagio de una noche marcada por los himnos.

Nuevas y menos nuevas generaciones

Pero también la actualidad y las nuevas generaciones dispuestas a tomar el relevo, el difícil testigo de tocar las fibras sensibles tuvo su hueco, un espacio privilegiado que correspondió a Diego Martín, al 50 % masculino responsable del aclamado Déjame verte (que en su versión de estudio cuenta con la voz de Raquel de El sueño de Morfeo). Él tampoco quiso perderse esta escala malagueña del itinerante Ciudad 40 y regresó al público que justo hacía un año lo catapultó a unas alturas en las que ya parecía muy acomodado, en las que mientras conserve el favor de las jovencitas más románticas seguirá por mucho tiempo. Su disco de oro Vivir no es sólo respirar dejó a más de una sin aliento y con la certeza de que esos momentos son los que cuentan.

Y, ya cruzado el meridiano, ¿qué mejor contrapunto de veteranía que Revólver para dar fe de la historia de Los 40 Principales, para traer a la memoria su papel pionero en los Básicos 40? Para ello, presentaron la tercera entrega del concepto acústico e íntimo que hace casi tres lustros se encargaron de inaugurar. Un aval que ?con la luna de cara? (tal como observó Carlos Goñi en el cielo de la capital de la Costa del Sol) garantizó una de las actuaciones más contundentes y eficaces de esta edición. Además de clásicos recientes como los que recoge su retrospectivo en directo (Sara, Odio o Duro de llevar) también fuimos testigos de reliquias rebosantes de emotividad entre las que El dorado sería un ejemplo destacado.

La fuerza del destino

Por si estos fueran estímulos insuficientes, alrededor de la 1 de la madrugada y con varias horas de descarga musical como equipaje, los 80 reaparecieron con toda La fuerza del destino. Ana Torroja, enseñaba en directo, por primera vez y cuatro días antes del estreno de su gira en Orihuela, las nuevas versiones de la que fuera su banda: Mecano. La potente primicia desató pasiones entre los heterogéneos asistentes gracias a un repertorio reciclado. Nadie pudo resistirse a temas legendarios como Me colé en una fiesta, Barco a Venus, Hijo de la luna, Dalai Lama o un impactante Maquillaje actualizado en clave de cabaret. En definitiva, un colofón histórico para un recital que tardaremos muchos años en olvidar.

Un total de 200.000 vatios de sonido y 100.000 de iluminación, tres pantallas gigantes, la animación de Jesús Sánchez, Isabel Ladrón de Guevara, Daniel Domínguez, Tony Aguilar y Sira Fernández, pusieron el resto durante las más de 4 horas de concierto que abarrotaron el estadio de La Rosaleda.

LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?