Remando hacia adelante

El Sónar 2007 estrenó ayer jueves, en la jornada inaugural de sus sesiones diurnas, diferentes propuestas sonoras: desde los ya asentados sonidos house y hip hop hasta otros menos habituales como los orientales

Con la losa de trece ediciones a sus espaldas, al Sónar le tocaba este año seguir remando hacia adelante en la mar de músicas en la que habitualmente se mueve. Y en verdad lo consiguió. Siempre intentando ser fiel a su filosofía (es un festival de "músicas avanzadas"), el Sónar 2007 estrenó ayer jueves, en la jornada inaugural de sus sesiones diurnas, diferentes propuestas sonoras. Desde los ya asentados sonidos house y hip hop hasta otros menos habituales como los propuestos por los ya clásicos invitados orientales, que no se pueden encuadrar en ninguna categoría definida.

Desde las doce de la mañana, hora a la que se abrieron las puertas del recinto compuesto por el Macba y el CCCB, los miles de asistentes al festival pudieron escuchar a artistas tan contrapuestos como Mica & The Cluster, White o Dorian. En los cuatro escenarios repartidos por la superficie del Sónar de Día se mostraron diferentes estilos y músicas, pero si la tarde del jueves tuvo algún sonido protagonista ese fue el traído desde el lejano oriente.

La conexión que desde hace años tiene este certamen barcelonés con la escena underground japonesa se ha visto en esta edición escoltada por las nuevas tendencias chinas, un gigante creciente en lo comercial y económico, pero también en lo musical, y más en concreto, en lo electrónico. De hecho, pese a que lo más esperado eran otros artistas con más renombre, los chinos cogieron ayer la batuta en lo que a música avanzada se refiere, definiendo a la perfección la palabra experimentación.

Primeros nombres

Sun Lei, más conocido como 718, fue el encargado de abrir el Escenario Hall y el primero en llevarse una ovación. El pekinés tumbó literalmente al público en un recinto en penumbra para someterle a una sesión de atmósferas envolventes mezcladas con modernas proyecciones que hicieron las delicias de los asistentes. El entusiasmo general se mantuvo con las actuaciones del dúo White y de FM3, si bien las condiciones del recinto no ayudaron a que el auditorio pudiera disfrutar del todo del "ruido minimalista" y la rítmica progresiva de los chinos, ya que se oían ecos del escenario de tres pisos más arriba.

Los tres artistas japoneses que presentaron su show en el Sonardome también estuvieron a la altura, en especial Piana, la última en actuar en la carpa de la Plaza de los Angels, quien con su delicada voz y los acordes de un piano y un violín puso la nota suave de la velada. Los locales Night of the Brain y Burbuja ocuparon su lugar ya entrada la tarde para ofrecer dos directos contundentes, llenos a partes iguales de energía y sensibilidad a la española.

Las actuaciones del principal escenario del festival, el Sonarvillage, fueron las que más asistentes congregaron y con las que más gente bailó. Primero con la original propuesta de mestizaje anglo-japonesa de Setsubun Bean Unit, en la que saxos y xilófonos hicieron una brillante relectura del folclore oriental. Y segundo, con la actuación de otros dos grupos británicos, Mica & The Cluster y The Invisible, en los que voces soul jugaban a confundirse entre melodías electro.

El triunfador fue...

Pero sin duda, el gran triunfador de la primera jornada fue un productor y dj que no tiene tanto de innovador, aunque sí de gran maestro de la electrónica un tanto más comercial, James Holden. El pinchadiscos inglés usó toda su creatividad a manos de su portátil, dejando de lado los cuatro platos que rodeaban la mesa de mezclas y de los que al menos dos suelen ser habituales en sus sesiones. La música propuesta por Holden no tenía tantos beats como más de uno esperó, aunque hizo levantarse a los congregados sobre la alfombra verde de la plaza central del recinto.

En resumen, dos horas de set que resumía y anticipaba lo que se podrá ver y oír el viernes y sábado: electrónica rítmica y un gran número de asistentes deseosos de aprovecharla para "romper" la pista bailando; y por otro lado, las más modernas tendencias musicales. El Sónar de este año empieza con fuerza y menos agobios que la edición pasada, y promete, como siempre, ofrecer la sensación de que falta tiempo para ver todo lo que a uno le interesa.

Sònar de noche

Tema aparte fue la celebración del evento inaugural de las noches, que tuvo lugar en el Sonarpark y contó como principales protagonistas con los neoyorquinos Beastie Boys, que para sorpresa de muchos ofrecieron un concierto instrumental en el que tocaron temas de su último disco, The mix up. En este primer directo de los estadounidenses (hoy por la noche ofrecen el segundo), se pudieron escuchar guitarras y bajos, mezclados con baterías y sobre todo teclados que pusieron notas soul, funk y de bossa nova a las bases más clásicas del legendario trío.

Narod Niki, que en ruso significa "amigos de la gente", fueron otros de los presentes en la velada. Esta especie de dream team electrónico comandado por Ricardo Villalobos desgranó en el pabellón una (a ratos) memorable sesión improvisada de techno minimalista, en la que cada ego se adecuaba al resto para poder hacer una música bailable.

LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

  • Anda Ya: El Podcast

    EL PODCAST (martes 21/09/21)

  • Lo Que Me Dé la Nota

    Artistas olvidados

  • Hoy en los40

    Charlie Puth, Years & Years, Maluma, Sebastián Yatra y Christina Aguilera sorprenden con sus nuevos lanzamientos. Hablamos con Olly de Years & Years sobre su nuevo disco. Adele cancela su residencia en Las Vegas. Y en el cine... ¡¡Llegan los estrenos de la semana!!

  • Ver más podcast

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad