Los chicos de Take That bebieron tanto en la fiesta después de los Brits que perdieron uno de los premios

El pop prevaleció el miércoles en la ceremonia de entrega de los premios de la industria británica

La verdad es que los chicos de Take That necesitan darse una buena juerga, darse un fiestón, celebrar que las cosas les vuelven a marchar bien, muy bien.

Con esa idea y esos nervios se presentaron a la gala de entrega de los Brits, los premios más prestigiosos de la música en Inglaterra. Y ganaron dos. Desbordaban alegría. Tanta que el propio Mark Owen contaba en el cóctel posterior que había dejado a sus nenes en casa del abuelo para poder pasarlo bien con los compañeros de la banda.

Y vaya si lo pasaron bien. Tal fue la fiesta y la borrachera que se cogieron en el Hempel Hotel West London que su compañía discográfica tuvo que pagar 75.000? por la fiesta.

Tal fue la borrachera que se marcharon del hotel extraviando uno de los dos Brits que se les había otorgado horas antes. Suerte que uno de los amigos invitados al convite vio el galardón detrás de un sofá y lo guardó para entregárselo a los chicos al día siguiente, y que todo quedase en una anécdota divertida y una advertencia. Cuando se bebe para celebrar un premio es importante no perderlo.

LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad