Si eres canadiense ¿eres tonto?

Canadá existe, mal que les pese a los norteamericanos. Existe y tiene peso en la música internacional. Aquí un repaso a la evolución de su música, desde los días de Paul Anka al éxito de Avril Lavigne.

Si eres canadiense ¿eres tonto?

Canadá existe, mal que les pese a los norteamericanos. Existe y tiene peso en la música internacional. Aunque las series americanas recurran a sus vecinos del norte para ridiculizarlos y hacer chistes como en South Park, donde los canadienses son raros y rivales en una guerra nuclear, o en Los Simpson donde Bart y Milkhouse entran en el equipo olímpico de baloncesto sin apenas esfuerzos.

Pero Canadá existe y tiene grandes estrellas en la música, tanto hoy como hace 30 años. De gran peso en Los 40 como Avril Lavigne o Alanis Morissette, dos cantantes que con estilo, gracia y buena voz se han hecho su hueco en el panorama pop actual. Avril vendió 16 millones de copias de su primer álbum y Alanis 30 millones cuando aún tenía 22 años. Entre los chicos, Sum 41, doce años con su pop punk, aunque de menor tirón internacional que las chicas.

También en los lejanos años cincuenta destacaban, aunque en menor medida, artistas canadienses. En 1956 Paul Anka se trasladó a Nueva York donde grabó ?Diana?, una canción que figura en el puesto 45 de los singles más vendidos de toda la historia.

Paul Anka, de origen libanés, fue de los primeros canadienses en hacerse un hueco en la escena musical neoyorquina, pero no el último. Leonard Cohen comenzó escribiendo poesía a principios de los sesenta y una década después era de los cantantes más consagrados de EEUU, ahora reside en Los Angeles. Su proyección llegó a superar a la de Anka y este verano, a los 74 años de edad visitará el FIB de Benicàssim, con el cartel de ser el artista más veterano en actuar en el festival.

También son canadiense los miembros de The Band, la banda que acompañó a Bob Dylan en sus mejores años y cuyo último concierto inmortalizó Scorsese en The last waltz. Richard Manuel, Robbie Robertson y Rick Danko fueron considerados como la mejor banda de multi instrumentalistas y compositores de los años sesenta, setenta.

A un ritmo más constante y con menos sobresaltos fue consagrándose Neil Young. Primero junto al supergrupo Crosby, Still, Young y Nash, y luego en solitario firmando discos memorables, sin duda uno de los que mayor influencia ha tenido dentro de EEUU, como su anterior disco, Living with War (viviendo con la guerra), en contra de la invasión a Irak.

Una de las bandas sonoras más memorables de la historia del cine salió de la increíble voz de Celine Dion mientras se hundía el Titanic de Leonardo di Caprio y Kate Winslet. My heart will go on. Celine, con 200 millones de discos vendidos es la artista femenina con más éxito en el mercado internacional.

Daniel Lanois, con poca trascendencia en solitario, es el hombre que está detrás de All That You Can't Leave Behind o The Joshua Tree de U2, además de haber producido a Dylan, Willie Nelson o Peter Gabriel.

O Bryan Adams, que en este 2008 presenta su undécimo trabajo discográfico y que lleva dos décadas sonando en todo el mundo, además de aportar grandes canciones a películas como Robin Hood. En la pantalla destaca la vigilante de la playa, Pamela Anderson. El icono sexual de los noventa nació en Canadá y es probablemente la canadiense más internacional.

Más actuales son Nelly Furtado, que irrumpió con fuerza en el mercado con canciones como Im like a bird, por la que consiguió un Grammy a mejor canción pop. Simple Plan con su tercer disco en camino, es probablemente la banda con más proyección en el pop internacional. Tanto como los Arcade Fire lo son en la escena independiente. Arcade Fire cerró el escenario grande del último Summercase de Madrid con un éxito asombroso.

También en el Summercase y en el FIB ha actuado en los últimos años Rufus Wainwright, vecino y amigo de la hija de Leonard Cohen, y una de las mejores voces de los últimos años. Fuera de la música destaca el canadiense de oro, Steve Nash, el base de los Phoenix Suns, ha sido nombrado mejor jugador de la NBA de baloncesto los das últimas temporadas.

Y no podemos olvidarnos de otra de las canadienses de más peso en el panorama internacional, Shania Twain. Con cinco Grammys la canadiense revolucionó el country pop al publicar en 1997, Come on Over. Vendió más de treinta millones de discos con canciones como That don't impress me much y Man I feel like a woman?.

Así que Canadá existe, aunque a muchos les pese, aunque el resto ignore su peso en la historia musical a nivel mundial. Pero también es verdad que pocos de estos músicos residen en su tierra natal.


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?