La música Dance, la fiebre que viene para quedarse

No es extraño ir en el bus y oír que alguien le suena el móvil, por ejemplo, con el "Stereo love". Este tema de Edward Maya está revolucionando el panorama y que esta semana se ha colocado en el número 1 de las canciones más vendidas del país. Esta música, para muchos "machacona", es la sensación del momento. ¿Es el ocaso del Pop o estamos asistiendo a la Edad de Oro del Dance?

La música Dance, la fiebre que viene para quedarse

El Dance es lo que manda. Los DJs son los nuevos "Gurús" de la música. A través de sus mesas de mezclas se crean los éxitos. Hay nombres que todo lo que tocan se convierte en oro. En una época de gran velocidad en el consumo, la música no es ajena y entra de lleno en la vorágine de este "fast food"-llegar a lo más alto lo antes posible y aunque se queman rápido, se vuelven a remezclar y a servir al público de nuevo, quien lo consume con ansiedad.

/

Para muchos se trata de una moda que pasará. "Yo no me imagino a Coldplay haciendo dance, hayan hecho remixes de sus temas. Por eso es una moda, una tendencia que evolucionará", son palabras de Sira Fernández. Ella está al frente de "Órbita Pop" de Los 40 Principales quien considera que "una banda que componga con una estructura pop no va a desaparecer nunca, porque esto es así desde los 60 y siguen siendo una referencia sus melodías, lo orgánico, incluso para este pop bailable que ahora se produce".

El Dance vence y convence

Parece que una de las claves del fenómeno está en el Mainstream. Las nuevas canciones están siendo producciones enfocadas al consumo masivo y muy comerciales y la línea que separaba el Pop y el Dance comienza a difuminarse. "Podemos decir que los artistas de Dance se han convertido en los nuevos artistas Pop. Antes simplemente se dedicaban a hacer remezclas de canciones, ahora son ellos quienes producen temas propios que convencen a mucha más gente, gracias a la combinación de melodías más suaves con vocalistas de nombres reconocidos". Así nos lo comenta Miguel Ángel Roca, coordinador de MáximaFM y responsable de "La Roca", el programa de radio referencia de la música house.

Desde luego resulta curioso ver cómo se han invertido los papeles. Antes los DJs remezclaban un tema y con suerte conseguían que sonase, aunque no más allá de las pistas. Ahora son los mismos artistas Pop -Madonnacomo la Reina siempre pionera- quienes buscan a los mejores productores de este género para que le produzcan los temas.

"Si esto fuese una moda, que se lo digan a Marcelo Mancuso".

"La ambición rubia" ha trabajado con Stuart Price y que para su próximo lanzamiento trabajará con David Guetta, uno de los hombres de moda. Precisamente Guetta o Bob Sinclar han sido los abanderados de dar visibilidad a este tipo de música. Con One love ha buscado a nombres conocidos en el mundo del pop y ha logrado que después de 24 semanas en la lista esté entre los 40 álbumes más vendidos de nuestro país.

/

Quién no ha bailado aún al son de "When love takes over", interpretado por Kelly Rowland, ex componente de Destiny's Child. Ella también es un ejemplo de lo que está sucediendo y es que, hasta la música negra se aparta del R&B y vira hacia lo bailable. De esto, los reyes indiscutibles son The Black Eyed Peas y su himno, "I gotta a feeling", en el que ha intervenido el mismísimo David Guetta cediendo parte de la melodía de uno de sus hits y co-produciendo el álbum The END.

Esto no nació ayer

"Si esto fuese una moda, que se lo digan a Marcelo Mancuso". Con toda seguridad y entre risas habla del largo recorrido de este tipo de música Arturo Grao, conductor del programa "51 chart" de Máxima FM, la primera radio Dance con emisión nacional. Cita como ejemplo la "Ruta del Bakalao". Un fenómeno que nacía en los años 80 y que en 1996 murió. "Hace 25 años España y concretamente Valencia era el centro de la música electrónica". Continúa Grao: "Hasta aquí venían los mejores productores de América y norte de Europa. Después vendría el Acid House, la música progresiva del norte, el House americano, la electrónica made in Alemania o de Canadá. No, no creo que sea una moda".

Llena estadios y festivales

Los Indies hasta han dejado de ser guitarreros en reacción a la música electrónica, pero en los festivales se reclaman a los DJs y éstos ahora llenan salas y estadios. Los carteles de los principales Festivales les incluyen como reclamo. No hay que mirar más que Rock in Río Madrid para encontrar nombres como Tiësto, Paul Van Dyck o David Guetta al lado de bandas míticas del rock como Bon Jovi, Metallica o Sòber y del pop como Pereza y John Mayer.

Llenan y cobran por hecho. Entre el mundillo a Tiësto se le considera con el caché más alto. Su contratación para Zaragoza en septiembre de 2009 pasó de los 100.000 euros y es que él sólo ha logrado abarrotar un estadio de fútbol en Japón y ser el DJ más reclamado en Ibiza. Lo mismo cobra Leona Lewis, Lady Gaga o Katy Perry -según datos publicados en agosto de ese mismo año Skynews.com- por ofrecer un concierto privado. Pero aún así, siguen siendo más baratos de contratar que bandas míticas, por ejemplo, contratar a los Rolling en septiembre de 2009 suponía un desembolso de 6 millones de euros.

"Lo que más me sorprende es que un DJ que mezcle música de otros gane lo mismo que un autor que toca con una banda, aunque muchos de ellos apuestan por producciones propias. Por otra parte entiendo que el pop evoluciona, y que toma diferentes vertientes y también que hay un público para cada tipo de espectáculo", comenta Sira Fernández.

Muchos estarán de acuerdo en que es un fenómeno musical que pasará. Son aquellos que consideran que le sucederá igual que a los románticos italianos, quienes tuvieron su momento de gloria en los 70 y fueron barridos por el sonido de la Nueva Ola y el Punk. Al igual que el Grunge destronaría una década más tarde al pop comercial, época en la que también arrancan los sonidos electrónicos más bailables. Nadie duda de que el Dance es el estilo musical que ahora mismo rompe y arrasa en las radios y en las listas de éxitos. Seguro que quemará su ciclo -no sabemos si dos, tres o cuatro años- pero mientras tanto, nos toca bailar.

LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?