Tributo a Michael Jackson en el tercer aniversario de su muerte

REDACCIÓN M80RADIO.COM 25-06-2012

Han pasado tres años desde que muchos se despertaron aquella mañana del 25 de junio de 2009 sin dar crédito a los títulares que oían, leían y veían. Michael Jackson había muerto a los 50 años víctima de una parada cardiorespiratoria en su mansión de Los Ángeles.

Una muerte que fue tan polémica como su vida y por la que su médico personal, Conrad Murray, cumple prisión en la cárcel. Una dosis excesiva de tranquilizantes y somníferos, principalmente propofol, hicieron que el corazón del pop se parara.



Desde muy pequeño, Michael Jackson estaba llamado a convertirse en un auténtico fenómeno de masas. Junto a sus hermanos (cuatro de los 10) Jackie, Tito, Jermaine y Marlon compuso el grupo The Jackson Five (posteriormente The Jacksons) que desde finales de los 60 hasta 1984 se convirtió en un referente de la Motown primero y de la música pop después. Canciones como I want you back, ABC, Blame it on the boogie, Can you feel it sirvieron para que vendieran millones de copias de una veintena de trabajos.

La marcha de Michael para centrarse en su carrera en solitario supuso el principio del fin para The Jacksons. 25 años después, la muerte del propio Michael ha supuesto el incentivo para que sus hermanos volvieran a reunirse como banda y anunciaran para este 2012 una gira de regreso en la que cada noche de concierto se rinde tributo al Rey del Pop.



Durante su faceta como vocalista de The Jackson Five, Michael conoció a Quincy Jones, productor junto al que labraría su leyenda como el artista más vendedor de la historia. Sus primeros intentos en solitario (Got to be there y Ben) habían tenido cierto éxito pero no fue hasta Off the wall (1979) cuando su carrera despegó como un cohete. Temazos como Don't stop 'til you get enough o Rock with you le ayudaron a despachar 20 millones de copias de un álbum en el que escribieron Stevie Wonder o Paul McCartney, entre otros.

Con Thriller (1982), su segundo disco en tres años, Michael Jackson ya se había convertido en un auténtico mito a la altura de Elvis Presley y The Beatles (cuyo catálogo compraría años después). Se vendieron más de 110 millones de copias convirtiéndose en el álbum más vendido de la historia. Thriller, Billie Jean, Beat it... todas ellas son canciones únicas que solo el dúo Quincy/Michael podían fabricar. Pero no sólo brillaba en la música sino también en el baile. Sus revolucionarias coreografías y pasos marcaron un antes y un después en la creación de espectáculos en directo y en el rodaje de videoclips.



La fórmula se repitió en Bad (1987), trabajo del que siete canciones fueron un éxito y cinco de ellas llegaron al nº 1 de EE UU de forma consecutiva (I Just Can't Stop Loving You, Bad, The Way You Make Me Feel, Man in the Mirror y Dirty Diana). Un hito como el de llenar Wembley siete noches de forma consecutiva. Michael Jackson se había convertido en la década de los 80 en un auténtico hombre-record.

En los últimos 10 años del siglo XX, el músico continuó cosechando éxitos y vendiendo millones de discos en todo el mundo. Dangerous (1991) e History (1995) nos dejaban brillantes temas: You are not alone, Heal the world, Black or white... Pero la sombra de las acusaciones por presuntos abusos de menores empezaron a minar su imagen pública y hasta su repercusión musical. Ni siquiera las donaciones que realizó durante toda su carrera, ni el haber creado la Fundación Heal the world, ni haber recaudado millones y millones de dólares con We are the world, le sirvieron para sobreponerse al escándalo pese a que nunca fue declarado culplable por la justicia.



Y con el cambio de siglo la cosa no mejoró demasiado. Invincible (2001) fue el disco menos vendido de su trayectoria después de una tensa discusión con su compañía por los derechos de autor y distribución. Se abrió entonces un largo silencio discográfico solo roto por recopilaciones y reediciones como la del 25 aniversario de Thriller. Pero el genio creativo de Michael Jackson no se había apagado como pudo verse cuando anunció This is it, medio centenar de conciertos en el O2 de Londres, su última gira en suelo británico, donde iba a presentar sus nuevas composiciones. Dos semanas antes de su triunfal regreso a los escenarios, la música se quedaba huérfana de una de sus grandes leyendas.

Su funeral en el Staples Center de Los Ángeles fue multitudinario y además de la despedida de sus tres hijos y su familia, artistas de talla mundial como Stevie Wonder, Lionel Richie, Mariah Carey o Usher estuvieron presentes en un homenaje que millones de personas vieron en todo el mundo.



Tras su trágica muerte, vio la luz This is it, un disco doble póstumo que contenía la canción del mismo nombre, escrita por Jackson junto a Paul Anka, y las mejores imágenes con los ensayos del que iba a ser su tour de despedida. Apenas un año después, vio la luz Michael, un nuevo trabajo póstumo compuesto por 10 canciones y con colaboraciones de artistas como Akon, 50 Cent, Lenny Kravitz y Dave Grohl (Foo Fighters). Sin embargo, los hijos y los familiares del Rey del Pop afirmaron que en este disco no reconocían la voz de Michael Jackson, por lo que el disco sería un fraude.

La polémica parece haberse diluido ante la falta de pruebas y ante la aparición de nuevo material inédito del cantante. Es el caso de Don't be messin' around, canción que estará en la reedición 25º aniversario de Bad donde encontraremos otros descartes y demos, grabaciones personales, y uno de los conciertos completos que ofreció en Wembley en 1988.



Los tributos a Michael Jackson no sólo han partido de la industria musical. Es el caso del Circo del Sol que durante todo el 2012 está recorriendo el mundo presentando el espectáculo Michael Jackson Inmortal World Tour by Cirque du Soleil, una visión única sobre el músico que cambió la historia del pop y que sigue llorándole tres años después de su muerte.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?