The Wall Live: conmovedor e intachable

La puesta en escena de The Wall prometía desde el segundo 0, el gigantesco muro de 73 metros de ancho por 10 de alto, de ladrillos de cartón, construido y derribado a lo largo del concierto, fue iluminado con grandilocuencia por un impresionante estallido pirotécnico que intimidó a los espectadores situados más cerca del escenario, temían ser alcanzados por alguna chispa. La ambiciosa gira, que arrancó el pasado mes de septiembre en Toronto y que tiene fechas confirmadas hasta el próximo verano, presenta una nueva interpretación visual del álbum mucho más impactante que la original, adaptada a conflictos bélicos contemporáneos como los de Afganistán o Irak. El sonido penetrante de un bombardero que parece pasar por encima de tu cabeza, un desfile de martillos gigantes, una danza de marionetas monstruosas de gran tamaño, una marcha militar con soldados que ascienden en una plataforma, la escucha de conversaciones telefónicas indescifrables que revolotean por no se sabe qué lugar del recinto, mensajes antimilitaristas en letras colosales, impactantes imágenes de niños hambrientos y víctimas de diferentes guerras… Los que llenamos hasta el techo el Palacio de Congresos de la Comunidad de Madrid nos sentamos en una macrosala de cine y disfrutamos boquiabiertos de asombrosas y nítidas proyecciones a gran escala, de una calidad de sonido Surround suprema y de efectos especiales e iluminación espectaculares. Cada pieza del rompecabezas de The Wall, interpretado ordenadamente por un enorme equipo humano, dejó tras de sí numerosos momentos hipnóticos. El Muro fue ejecutado con absoluta brillantez por su creador, Roger Waters. A sus 67 años, el que fuera el bajista de Pink Floyd desparrama una energía envidiable. No debe ser fácil afrontar a su edad una gira tan intensa y larga como la de The Wall, aunque ya superó la prueba con la de The Dark Side Of The Moon. Sonriente y agradecido, se entregó a su público durante las dos horas y media (con un descanso de unos veinte minutos) que duró este insuperable espectáculo de rock en grandes dimensiones. ¿Por qué Roger Waters ha sacado The Wall a la carretera 30 años después? El objetivo era celebrar su 30 aniversario, pero también tratar a esta obra maestra como se merece, pasearla con grandeza con la gira que nunca tuvo. Pink Floyd, una banda que transformó los cánones del rock, sólo presentó The Wall en unas cuantas ciudades durante 1980-81 (Los Angeles, Nueva York, Londres y Dortmund, en Alemania). Fueron los últimos conciertos de la formación clásica. La ambiciosa puesta en escena fue tan costosa que casi dejó a la banda británica en la bancarrota. Tuvieron que suspenderla. La potente ópera-rock no volvió a subirse a un escenario hasta 1990. Entonces, se presentó rodeada de estrellas, cuando Roger Waters la recuperó con motivo de la caída del telón de acero de Berlín. Allí estuvieron arropándole, entre otros, Van Morrison, Cyndi Lauper, Bryan Adams, Sinead O’Connor o Scorpions. The Wall. Live In Berlin ha sido reeditado recientemente en DVD. Roger Waters fue el cerebro pensante en The Wall, se entregó en cuerpo y alma a este proyecto. Mientras que David Gilmour publicaba un disco epónimo, Nick Mason producía a The Damned, y Richard Wright lanzaba Wet Dream, Waters ejercía de líder visionario y se adueñaba del poder en la banda. Cuando estos gigantes del rock progresivo se separaron en 1984 por las insoportables tensiones entre Waters y el resto de la formación, sus compañeros se quedaron con la marca “Pink Floyd” y con la mayor parte de su legado, y el bajista con su obra maestra, The Wall, y con las canciones que había compuesto para el grupo. ¿De qué trata The Wall? La génesis de este disco conceptual hay que buscarla en un escupitajo que Roger Waters lanzó a un espectador en los 70. Pink Floyd siempre fue una banda inaccesible que vivía algo lejos de la realidad. Anoche el músico se disculpó por haber sido "miserable" con su público hace 30 años y afirmó que no podía estar más feliz de encontrarse en el Palacio con nosotros. Tenía una deuda pendiente. El mítico doble álbum es una obra semi-autobiográfica: Pink es una estrella del rock que se enfrenta a la ruptura de su matrimonio mientras se encuentra de gira. El hilo conductor es su fracaso y deterioro mental, inspirado en la figura de Syd Barret, uno de los fundadores de Pink Floyd, que cayó enfermo por las drogas. Sería sustituido por David Gilmour. Obsesionado con la locura, Roger Waters se recluyó en su casa para dar forma a The Wall e ir gestando las bases de la película que protagonizaría Bob Geldof y dirigiría Alan Parker. Waters ha recordado la figura de Barret en repetidas ocasiones, anteriormente en otro de los discos imprescindibles de la banda: The Dark Side Of The Moon, cuyo concierto fue retransmitido desde Atarfe (Granada) para toda España por M80 Radio en 2008. Pero The Wall es una historia de aislamiento y miedo mucho más compleja que las abordadas anteriormente por Roger. El epicentro es la incomunicación humana con alusiones a los totalitarismos y a los traumas derivados de las guerras. El personaje protagonista, Pink, se ve obligado a revisar toda su vida y construir un muro de protección alrededor de sí mismo. Cada ladrillo representa las cosas que le han hecho sufrir: la muerte de su padre en la Segunda Guerra Mundial (el padre de Roger Waters murió en este conflicto), una madre asfixiante y sobreprotectora, maestros de escuela viciosos, una mujer infiel o estúpidas groupies. Pink se imagina a sí mismo elevado a la posición de un dictador fascista, siendo el público su obediente seguidor. En el punto álgido de la historia se enfrenta a sus torturadores y el muro se derrumba. Sin embargo, en cuanto que el muro cae, otro comienza a erigirse lentamente sugiriendo, en una funesta conclusión, un ciclo perpetuo de encarcelamiento. The Wall es el disco más vendido de la década de los años 70: llegó al nº1 en EEUU (se sentó en esa posición cómodamente durante 15 semanas) y al 3 en el Reino Unido. El single Another Brick In The Wall, Part 2 fue nº1 de las listas de más de 20 países. Hasta la fecha ha vendido más de 40 millones de copias y sigue sumando. Doble entrega en Madrid y Barcelona Roger Waters ha pasado con matrícula de honor sus cuatro citas en España. El 25 y 26 de marzo dobló en el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid, y el 29 y 30 afrontó una nueva doble cita en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Las entradas agotadas desde hacía meses en tres de los cuatro conciertos, esta colosal ópera rock se ha hecho de rogar más de 30 años. Inolvidable. Los amantes de Pink Floyd que no tuvimos la oportunidad de ver a la banda en directo podemos decir, tranquilamente, que este será “el concierto” de nuestra vida.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

  • Anda Ya: El Podcast

    EL PODCAST (martes 21/09/21)

  • Lo Que Me Dé la Nota

    Artistas olvidados

  • Hoy en los40

    Dani Martín estrena el videoclip de ‘Una Foto en Blanco y Negro’ con un guiño a LOS40. Hablamos con Ed Sheeran sobre su proyecto con Camila Cabello. Escucha el nuevo disco de Pignoise antes que nadie gracias a LOS40. Aitana, C. Tangana y Rauw Alejandro son los artistas más escuchados en las plataformas de 2021.

  • Ver más podcast

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad