Análisis de Bravely Default

Puede que este juego no lleve las siglas FF en el nombre, pero no se puede dudar de su parentesco

Empezaremos este análisis dejando clara una cosa, con este último RPG producido por los desarrolladores Silicon Studio de Square Enix nos llega lo más parecido a un Final Fantasy tradicional desde que vio la luz la décima entrega allá por el año 2001 en PS2. Puede que Bravely Default no lleve las siglas FF en el nombre, pero no se puede dudar de su parentesco. Dicho esto, vamos a ver porque os lo tenéis que comprar en cuanto podáis.

Los parecidos van más allá de los plumajes fénix para revivir, barcos voladores o enemigos compartiendo nombre, pero eso no quita que el juego tenga un aire propio y aporte sus propias ideas a un género tan explotado como es el rol. Si bien las primeras horas son un poco anodinas, a partir de ahí la historia empieza a arrancar y difícilmente soltaremos la portátil de las manos.

Esta historia nos pone a los mandos de Tiz, un joven que resulta el único superviviente de la misteriosa destrucción de su pueblo, Norende, iniciando así su búsqueda de respuestas y venganza. Por el camino nos encontraremos con varios aliados y más preguntas que resolver durante la travesía. No es un argumento novedoso ni nada parecido, pero nos sirve como cualquier otro para arrancar. El viaje es lo que debe preocuparnos desde ese punto, y las innovaciones en el sistema de combate lo harán más ameno que la mayoría de RPGs que hayáis probado hasta la fecha.

Los chicos de Silicon Studio han dado una vuelta de tuerca, y a los comandos típicos de ataque, magia e ítem le han añadido dos nuevos, Brave y Default. Con Brave sobrecargaremos por así decirlo, el turno de nuestro personaje pudiendo realizar hasta el equivalente a cuatro turnos para hacer mucho daño a un enemigo, pagando la penalización de no poder atacar los siguientes en compensación. Default, por el contrario, nos colocará en posición defensiva no atacando, de modo que ganemos turnos para ataques posteriores.

Cada uno de nuestros héroes puede usar esos dos comandos independientemente, y esto da pie a que los personajes más fuertes desaten toda su ira durante un único turno mientras que con otros podemos guardar turnos en caso de necesitarlos luego para hacer varias curas seguidas al grupo en una lucha de jefe de mazmorra. Todo un mundo de posibilidades.

Si bien el sistema de estadísticas y el equipo son reconocibles para todo fan de estos juegos los trabajos harán que nos tengamos que parar a pensar. Hay un total de 24, que se irán desbloqueando poco a poco con luchas de jefes o realizando ciertas tareas. Estos van desde aprendiz, mago blanco y negro, monje, caballero, etc. Cada uno con sus habilidades principales, y pudiéndose cambiar en el menú en cualquier momento, nada nos impide que después de ser vilmente derrotados cambiemos de trabajo y lo intentemos con una estrategia nueva.

De todos modos, otra opción que nos da Bravely Default es que podemos bajar la dificultad si vemos que cierta parte nos está dando problemas, sin restricciones de donde y como, para volver al modo normal cuando hayamos avanzado. Añadimos a esto que también podemos reducir la tasa de encuentros aleatorios, desde que el juego sea un paseo a parecer que no damos un paso sin luchar, pero allá vosotros si llegáis a un súper jefe sin el nivel adecuado.

Aparte de historia principal disponemos de un número elevado de misiones secundarias, que de ser completadas nos irán reportando objetos y equipo. También disponemos de una especie de mini juego que consistirá en reconstruir nuestro pueblo, asignando trabajadores a ciertas zonas como edificios, tiendas, etc. Cada una con su tiempo requerido de finalización que se realizarán hasta con nuestra 3DS apagada.

Para ir acabando os diremos que Bravely Default es uno de los mejores RPGs que han pasado últimamente por nuestras manos, consola portátil o de sobremesa incluidas. Su estilo gráfico nos hace pensar en la época de los 16 bits, pero los decorados se vuelven sobrecargados cuando quiere mostrarnos algo espectacular, y no son pocas las veces que lo logra. Viene con voces para las conversaciones importantes, aunque en inglés, pero con prefectos subtítulos en castellano.

A pocos juegos les sacareis el mismo partido que a este, no deberíais dejar pasar la oportunidad de añadirlo a vuestra colección. Sin duda, una joya.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad