Adil Koukouh: “Me gusta más el mundo de fuera que el de la tele”

Te presentamos al nuevo sex simbol de la tele

Es de los que dan la mano con fuerza y sinceridad. Adil se despide tras más de tres cuartos de hora de entrevista en una cafetería de la plaza del Callao. Llegó un poco dormido, pero puntual. Con gorra y mucho flow al andar. Luego me dice que le gusta el r&b. Le pega.

Adil Koukouh es una de las nuevas sensaciones televisivas entre las más jóvenes. Sólo tiene 18 años y muchas fans de la serie El Príncipe ya se han enamorado de este chico que comienza a dar sus primeros pasos en el mundo de la interpretación. Si le pregunto por sus fotos en redes sociales en las que presume de cuerpazo, Adil se ríe y contesta que a las fans hay que darles lo que les gusta. Se siente querido.

Es tímido aunque, a medida que avanza nuestra charla, Adil se va soltando. Termina diciendo que él es de los bromistas de su grupo de amigos. El vacilón. Con ellos pasa mucho tiempo, son parte de él. La fama le puede traer muchas nuevas personas a su vida, pero él ya sabe quiénes son las importantes y quién deben seguir formando parte de ella siempre.

Sus amigos y su familia. A Adil se le dibuja una sonrisa en la cara cuando habla del orgullo que sienten en su casa por lo que poco a poco está consiguiendo (además de la serie, protagoniza la película A Escondidas). Es el pequeño de tres hermanos -tiene un hermano de 23 años y una hermana de 25- y siente un total respeto y amor por ellos y por sus padres. Para Adil lo son todo.

Está orgulloso de sus raíces, de decir que es Marroquí y de recordar su vida en Marruecos. Eso no quita que Adil se siente feliz en España, país en el que lleva viviendo la mitad de su vida. Así es Adil, todo un sex simbol que aspiraba a ser modelo y que pretende ser el mejor actor. El camino para conseguirlo lo conoce: esfuerzo, trabajo y no olvidar nunca de dónde viene y quiénes son las personas que nunca lo abandonarán.

Por cierto, aunque para muchos es el chico que sale con la camiseta del Barça en El Príncipe, Adil es seguidor del Real Madrid...

¿Eres serio o es que por la mañana eres serio?

No soy serio, pero por la mañana sí [sonríe]

Tienes 18 años, ¿es una buena edad para que te llegue la fama?

Sí, [vuelve a sonreír tímido]

¿Cómo ha cambiado tu vida en estos dos meses?

Tampoco ha cambiado mucho, sigo siendo el mismo solo que todo es un poquito diferente. Estoy en sitios nuevos, cosas nuevas... que no es lo mismo que lo normal. Sales y la gente te reconoce, sobre todo fuera de Madrid.

En los últimos 15 días casi has triplicado el número de followers, ¿tú te diviertes en Twitter, no?

Sí, en Twitter parece que la gente me quiere y a mí me gusta que me quieran. Me lo paso bien con ellos.

¿Y cómo eres? ¿Te consideras chico de barrio?

Soy de Getafe, soy un chico de barrio pero no un chico de barrio que está todo el día en la calle. Yo voy a lo mío, estoy en mi casa, hago lo que tengo que hacer, estudio... Soy un chico muy divertido con mis amigos, nos echamos unas risas. La gente que me conoce sabe como soy. Estoy todo el día haciendo gracias, como se dice: soy el gracioso del grupo.

¿Cuántos amigos tienes?

Amigos de verdad somos dos, pero amigos con los que me voy, somos unos siete.

¿Y cuántos amigos te están saliendo ahora?

Pff [resopla] Ahora están saliendo hasta de debajo de las piedras. Un montón [ríe]

¿Te han aconsejado o apercibido sobre los peligros de la fama?

Sí, incluso antes de la serie. Me han dicho: ten cuidado, la gente es muy interesada. Tienen razón.

En estos primeros pasos que estás dando por el mundo del actor y por este nuevo oficio, ¿Cómo lo estás viendo? ¿Hay cosas que te están gustando o que no te están gustando de este mundillo?

Es un mundo muy diferente al real. La gente está muy arriba, un poco flipada... pero yo no soy de esos. Yo estoy con los pies en la tierra. La verdad es que me gusta más el mundo de fuera que el de la tele.

¿Y qué o quién te hace seguir con los pies en la tierra, seguir con esa mentalidad?

Mis padres son los que me dan consejos. Si haces caso a tus padres siempre vas a tener los pies en la tierra.

¿Qué valoras de tus padres?

Todo, todo... Valoro lo que hacen por mí, los consejos que me dan... Todo.

Hiba Abouk que, como en tu caso, sus padres son musulmanes, comentó que no se tomaron bien en su casa en un principio la decisión suya de querer ser actriz, ¿ocurrió en tu casa lo mismo o te comprendieron mejor?

Se lo han tomado bien, la verdad. Les gusta que yo haga lo que me gusta. Mis padres no son tan cerrados.

¿Derriba El Príncipe muchos tópicos que hay en la sociedad española respecto a los musulmanes? ¿Crees que la prensa, por ejemplo, ofrece una visión distorsionada del mundo musulmán en nuestro país?

Ellos están contando una historia de Ceuta y eso es diferente. La familia musulmana de Ceuta no es la misma familia musulmana que haya en Madrid. En Ceuta son más liberales, las mujeres fuman con velo y hay más cosas. Aquí en Madrid no, hay muchas diferencias.

Tu personaje, Driss, tenía un sueño que era ser futbolista. ¿Cuál era el tuyo cuando tenías 14 años?

El mismo, yo también quería ser futbolista. Quería empezar jugando en el Getafe. Estuve jugando en el Atlético Tetuán que es un equipo que está en 1ª, en Marruecos. Justamente ese año subí para aquí.

¿Dónde naciste? ¿Cuándo llegaste a España?

Tetuán, llegué a los 9 años a Getafe. Y sigo en la misma casa y sigo en el mismo sitio.

Te sientes como un español más...

Llevo la mitad de mi vida aquí.

¿Cómo recuerdas tus años en Tetuán? ¿Lo recuerdas?

A mí me gustaba vivir allí. Tenía amigos. Al llegar aquí fue de otra manera. En Marruecos la gente, creo, que es más amable.

En la película A Escondidas interpretas a un adolescente musulmán gay... ¿cómo llevaste eso de tener que "enamorarte" de otro chico?

Yo soy musulmán. Respeto lo mío y también respeto lo de la gente. Es una historia que debería saber la gente porque existe. Se me ha hecho fácil hacerla porque es la verdad. La religión musulmana prohíbe la homosexualidad y por eso, aunque los haya, no lo dicen, por miedo.

¿Y tú qué piensas?

Yo lo respeto. Cada uno con sus gustos. A mí me gustan las chicas. Si veo a uno que le gustan los chicos, lo respeto y para mí es igual que ver una pareja de un chico y una chica.

Y cuando empezaste la película, ¿pensaste lo de "voy a tener que besar a otro chico"?

[Ríe] Les dije que no iba a dar el beso. No hay un beso real, hay un roce. Cuando estaba grabando y cuando me estaban entrenado para hacer la película con la coach, ahí ya iba viendo que ese personaje no era yo, que yo representaba a una persona así que no pasaría nada si lo hago.

¿Cómo fue la experiencia de rodar esa peli, de conocer Bilbao...?

Con el director Mikel Rueda hemos tenido Germán y yo mucha libertad. Sabía que éramos nuevos en esto y buscaba que fuéramos naturales y resultar reales.

En Bilbao, que no lo conocía, se come muy bien. Puedo decir que engordé 6 kilos allí. Me gusta. La experiencia de la película fue genial. Con Germán, además de compañero de trabajo, fue un amigo.

En la rueda de prensa del Festival de Málaga dijiste que en España todavía hay discriminación. ¿Crees que ese punto de discriminación existe por parte del Estado y las leyes o que está dentro de la ciudadanía?

Yo creo que entre los dos.

¿Te has sentido tú diferente alguna vez por ser musulmán?

En el colegio sí, sobre todo cuando llegué. Y en la calle, la Policía te ve que eres marroquí y te para. Por las pintas, por lo que sea... No lo sé. Pero que veas que viste un chándal y unas deportivas y tenga cara de moro no quiere decir que sea malo. Españoles, chinos, moros... hay buenos y malos.

¿Te molesta que te digan "moro"?

No, no tiene nada de malo.

¿Se trata diferente a un moro que sale en la tele que a un moro que pasea por Getafe con sus colegas?

Sí. [Responde rápido, casi sin dejar acabar la pregunta]. Muy diferente. Yo lo he sentido. Por ejemplo, cuando voy de fiesta me cogen y me invitan a todo. Antes no me hacían ni caso. No me dejaban ni entrar. Ahora me abren la puerta y me dicen "entra", para que veas la diferencia.

¿Qué ves en la tele? ¿O no ves tele y prefieres los videojuegos?

Tengo varias consolas, pero no me gusta jugar. Siempre veo la tele, no sé por qué. Me gusta ver los informativos, ver lo que pasa en el mundo, las historias... Y también veo los Deportes de Cuatro.

¿Cuándo decides que quieres ser actor?

Cuando dejé el fútbol en Marruecos y subí a España, me entraron ganas de ser modelo, más que actor. Quería ser modelo. Me metieron en un lío así, más o menos, de modelo. Luego he visto que me gusta más ser actor, meterme en historias de personajes e interpretarlas.

¿Por qué te atraía el mundo del modelaje?

No sé... Me gusta que me hagan fotos...

A ti te gusta el culto al cuerpo, hacerte selfies, enseñar en Twitter la tableta de abdominales...

[Ríe] Claro, eso me gusta [ríe]. Hay que mandarles fotos a las fans [ríe]

¿Cuántas horas vas al gimnasio?

Buuff [resopla] Hace que no voy más de una semana. Tampoco voy mucho. Yo hago más barras, voy al parque a entrenar.

¿Y dietas haces o es que te parieron así con los abdominales?

Yo no hago dietas... Será la genética [Ríe]

¿Cómo son los martes en tu casa?

Mis padres ahí esperando que empiece, mi madre más porque le gusta ver a su hijo en la tele...

¿Sientes que tu familia está orgullosa de lo que haces?

Sí [dice convencido y sonriendo]

¿Y eso qué sensación te produce?

Felicidad

Cuando te ves en la televisión, ¿te gustas, piensas que lo podrías haber hecho mejor?

Te ves y a veces piensas eso y te intentas corregir. Pero lo mejor no es intentar corregirte tú, prefiero que me corrijan otros que sepan.

¿Cómo te ves tú dentro de 10 años? ¿Crees que seguirás siendo actor?

Yo lo de vivir del mundo de actor no lo veo. Lo veo como algo que me gusta hacerlo. Tengo un diploma en electromecánica, que también me gusta y creo que trabajaré de electromecánico más que de actor. De actor nunca sabes si puedes vivir o no.

¿Te gustaría estar en la segunda temporada de El Príncipe?

Me encantaría, me lo paso muy bien.

Dime un sueño que te gustaría hacer realidad...

Quiero ser el mejor, el mejor actor que haya en España. Quiero conseguirlo. Aunque es muy difícil con los actorazos que hay en España, pero quiero ser el mejor.

¿Eres muy competitivo?

Mucho.

¿Qué haces para ser el mejor en lo que quieras tú ser el mejor?

Estudiar y dedicarle mucho tiempo. Si quieres ser actor y si quieres ser el mejor, tienes que dedicarle mucho, mucho tiempo y llegar con el texto muy aprendido.

¿Qué sacrificarías para ser actor, para conseguir tu sueño?

Dejaría todo atrás, pero lo que nunca dejaría sería a mi familia y mis amigos de siempre. Nunca.

¿Qué te aportan ellos?

Felicidad y saber que sin ellos y sin su apoyo yo no estaría aquí ahora mismo hablando contigo.

¿En qué crees, qué valoras?

Confianza. Me gusta conseguir que confíen en mí. Si tienes su confianza, tienes todo. La confianza lo es todo.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?