María León: “Si ahora fuese de camping me levantaría con 300 personas haciéndome fotos”

Hablamos con la actriz de Carmina y amén, su serie y, por supuesto, de música

Llevamos mucho tiempo hablando de Paco León que ha conquistado a toda España con su personaje del Luisma, en Aída. Pero en cuestión de talento no se queda atrás su hermana María. Cada uno disfruta de los buenos resultados de sus respectivas series pero, juntos, comparten el éxito de Carmina y amén, la segunda entrega del proyecto como director de Paco. Una apuesta que, aunque familiar, no por eso menos profesional. De la serie, de la peli, de música, de sus proyectos y de muchas más cosas, hemos hablado con la sevillana.

Supongo que feliz con Carmina y amén.

Estamos muy contentos, sorprendidos como siempre, porque uno intenta cuidarse y no tener muchas expectativas pero están más que superadas. Estamos felices, felices, felices. Yo de haber participado en la película y haberme dejado engañar por Paco y luego, por el resultado. A la gente le ha gustado mucho y las felicitaciones son muchas, muchas, muchas y nos están haciendo muy felices.

De todas formas a Paco no le costaría mucho engañarte, como tú dices.

No, no le costó nada, en absoluto. Ni siquiera recuerdo que me pidiera permiso, contó con ello del tirón. Pero qué suerte, qué bien este Paco que tiene la cabeza muy bien puesta, el tío, parece que no, pero sí.

Cuando todos en la familia triunfan, ¿no hay rivalidades en cuanto a quién gusta más o menos al público?

No, siempre lo he dicho, una de las cosas de las que me ha servido hacer esta película, aparte de para descubrir los talentazos, es para descubrir el buen rollo que hay entre nosotros y descubrir el respeto que nos tenemos todos.

Pero eso, ¿no lo sabías ya?

Sí, sí lo sabía pero cuando lo tienes en casa no lo valoras. Cuando te metes en un rodaje durante muchas horas, todos juntos, cada uno con lo suyo y viendo la generosidad que tienen, viendo cómo se lo han pasado, viendo a lo que se han expuesto, viendo el cómo han disfrutado y cómo han respetado… tengo una familia divina que aparte de ser generosa y talentosa respeta mucho a los suyos y es una manera de querer muy bonita. Yo no quiero que me digan qué bien lo hago sino que me respeten por cómo lo hago y en mi familia hay mucho respeto y eso me alucina y me gusta.

Está claro que te respetan, pero, supongo que también les gusta lo que haces

Sí, ellos se vuelven locos y mi madre es la primera que me llama y me dice ‘mi niña, qué bien estás’. Lo bueno que tenemos es que no nos miramos a nosotros mismos y que estamos para el otro y a la hora de actuar esa generosidad se ve, entre familia y entre compañeros. Esa generosidad tiene que estar para que puedan pasar cosas.

¿Cómo se consigue un rodaje profesional con la familia?

Es mucho más profesional. Es alucinante pero estaban todos en sus puestos, callados, concentrados, atentos, no estaban dispuestos a perder el tiempo, en absoluto. Han sido todos muy profesionales. La verdad es que es alucinante que, sin tener experiencia, se han adaptado y han estado al pie del cañón. Entre compañeros, ya sabemos que la confianza da asco, y entre compañeros, que parece que tenemos la situación dominada, damos más la lata, con los compañeros nos escapamos más.

¿Qué es lo que más te repite tu madre?

¿Mi madre?... que no sea tonta y que me cuide, y que coma, que coma y que coma. Esa es su frase durante diez veces al día, mínimo, me lo dice por teléfono.

¿Es que no lo haces?

Sí, sí. Yo como muchísimo, es una cosa rarísima, sabe que yo no soy una persona delicada y que me cuido bastante bien pero supongo que como todas las madres su preocupación es que comamos.

La niña que sale en la peli, ¿también es de la familia?

Marina es mi sobrina. De hecho se ve el parecido físico, los ojos vienen de la familia. Es la hija de mi hermano Alejandro.

Siendo tan pequeña, ¿cómo lo llevó?

Muy bien, feliz. Lo hizo estupendamente. Ella disfrutó muchísimo con su tío Paco, que es su tío preferido. Soy su madrina pero con su tío Paco no pierde punta y él con ella. Paco, con su Marina, paraba el rodaje y que nadie dijera nada que Marina es su niña.

Cuando uno va al estreno de su peli, ¿está más pendiente de la pantalla o de la cara del público?

Más de la pantalla porque quieres ver tu cara y no la de la gente. Pero cuando ves tu cara, no ves nada, es muy difícil verse en el cine. Hasta que no la ves tres veces no te enteras.

Superar el éxito de 8 apellidos vascos va a estar complicado.

Va a estar difícil pero como dice el chiste, esperemos que, no imposible. Ahí estamos, es complicado y es un orgullo que una película en España tenga tanta taquilla y vaya tanta gente a verla. Me siento muy orgullosa de 8 apellidos vascos y de los compañeros y es un gustazo que consigamos hacer una película en este país que mueva a la gente y vaya al cine. Ojalá que Carmina y amén mueva la mitad, aunque si lo superamos también.

También habéis llegado a los vinos con Matsu y amén.

Son vinos verdaderamente exquisitos. Son vinos ecológicos maravillosos. Es Paco León Barrios que no deja de crear y en el momento de distribución y de seguir haciendo crecer la película Paco sigue inventando y creando. Me parece una idea maravillosa relacionar esta firma de vinos tan joven y exquisita, hecha con tanto gusto con la película. Era algo muy sibarita.

¿Sois más de vino o cerveza?

A mí me gusta más un buen vino. Para el que tiene un buen paladar, un buen vino no está de más, un buen jamón… tiene relación con la tierra, el buen gusto y la cosa sibarita.

En casa, ¿comentáis las audiencias de vuestras series?

No, yo prefiero mantenerme limpia en el sentido de que no me gusta sufrir. Me gusta disfrutar con el trabajo y la profesión. Las cosas no son fáciles, las audiencias son interesantes, conocerlas, pero no me gusta darle vueltas.

¿Ves tu serie cada miércoles?

Eso seguro, cada miércoles me siento delante de mi tele para ver el capítulo y a veces veo las audiencias y otras no. Pero sinceramente lo que me gusta es que podamos convivir todos en la tele, que es difícil, porque somos muchos los que queremos trabajar y muchas series las que queremos seguir estando vivas y con las que nos lo pasamos muy bien haciéndolas y viéndolas y a mí me encantaría que pudiéramos estar todos.

¿Qué te gusta de tu personaje, de Sandra?

Lo buena que es y lo inocente que es, ella todavía cree en la persona. Algo extraño.

Hay todavía confiados por el mundo.

Y espero que siga habiendo muchos porque si somos todos desconfiados apaga y vámonos. Sandra tiene una cosa muy bonita en ese camping de locos y es que nunca piensa en el mal del otro.

¿Has ido mucho de camping?

No, pero las veces que he ido me lo he pasado genial y lo recuerdo perfectamente porque fueron mis primeros viajes con las amigas. Fueron mis primeros veranos.

Pero, ¿fue bien o no te gustó lo suficiente como para repetir?

Me vuelve loca, yo se lo recomiendo a todos el mundo. Es una experiencia necesaria a mí me encantaría pero si ahora fuera de camping me levantaría con 300 personas haciéndome fotos. Si no, me iría.

Aparte del tuyo, ¿qué otro personaje de la serie te produce ternura?

El de Eli, la de mantenimiento, para mí es el personaje que mejor descrito está y el más redondo. Es precioso, es bruto pero enternecedor. Y es muy petardo, y divo, me parece muy divo.

Tienes por estrenar Marsella, ¿qué nos puedes contar de la peli?

Ha sido una experiencia maravillosa. Una road movie durísima, rodada en un mes, en pleno agosto, verano, Madrid, camino de Francia, lo recuerdo como un viaje maravilloso con una familia maravillosa. Una historia de dos madres enternecedora, una historia de grandes mujeres con una hermosa niña que nos llevamos de viaje, Noa, una niña que va a ser una gran actriz, que si se sigue formando va a ser un pelotazo porque tiene un talentazo y una intuición de animal .Lo recuerdo como un Thelma y Louise de mujeres, no de dos, sino de muchas mujeres con muchísima ilusión y muy cineastas y que aman esta profesión. Lo recuerdo como un viaje de mujeres.

Tanto tu hermano como tú tenéis un gran apoyo de la profesión, ¿muchos amigos entre ellos?

Muchísimos. Tengo muchos amigos fuera y dentro de esta profesión y suelo comer mucho con compañeros de la profesión, tengo familia.

¿Cómo Inma Cuesta?

Vive puerta con puerta conmigo. Me levanto, llamo a la puerta y la tengo al lado. Sigue siendo mi hermana y uno de los pilares de mi vida después de trabajar con ella. Y no solamente ella, Yolanda Ramos, Javi CámaraCarmen Ruiz es otra hermana mía, tenemos mucha gente de la profesión que son amigos, familia y queremos que lo sigan siendo mucho tiempo.

En instagram has colgado algún vídeo tuyo bailando, ¿qué papel juega la música en tu vida?

La música me coloca en mi sitio. La necesito para beber y trabajar. La pongo desde el primer café de la mañana hasta que me acuesto.

¿Te gusta descubrir cosas nuevas?

Soy muy antigua, me gusta mirar para atrás. Pero también me gusta descubrir cosas nuevas, no me puedo quedar atrasada.

En Carmina y amén hay una estampa muy Lady Gaga, es ya un icono popular, ¿no?

A mí participar con ella me gusta por lo que me ha transmitido, hace lo que le gusta y lo que hace lo hace muy bien y a mí me divierte.

¿Has probado a cantar?

No. Me gusta mucho cantar, flamenco, boleros… me gusta mucho pero no creo que profesionalmente me pudiera dedicar a eso.

Pero si el guión lo exige, ¿sí?

Sí, por supuesto.

Serie y peli de plena actualidad, ¿más proyectos?

Vamos a empezar la cuarta temporada de Con el culo al aire, en octubre estrenamos Cuerpo de élite, una comedia. Y de momento más que suficiente. No me puedo quejar y estoy aprovechando estos tiempos para cuando no venga trabajo. El actor siempre ha estado en crisis, hay tiempos buenos y malos y hay que aprovechar los buenos.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?