Un reggaetonero cubano podría representar a Finlandia en Eurovisión

Se llama Norlan El Misionario y es candidato con su tema No voy a llorar por ti

El próximo Festival de Eurovisión podría perrear de lo lindo. Uno de los candidatos a representar a Finlandia en la cita musical europea es Norlan El Misionario, un reggaetonero cubano que se postula con su tema No voy a llorar por ti (cantado íntegramente en español).

El país escandinavo lanzó el pasado septiembre la convocatoria para que se inscribieran los artistas que quisieran participar. Algunos de los requisitos eran que la canción no durara más de tres minutos y que al menos uno de los responsables de la misma residiera en el país o tuviera la nacionalidad.

Norlan ha presentado, de hecho, un tema donde no oímos ni una palabra en finés y con este post en su Facebook compartía el vídeo del tema, agradecía el apoyo de sus fans y les animaba a seguir votándolo.

¿Cuándo sabremos si Norlan representará o no a Finlandia en Eurovisión? Pues habrá 3 previas con 6 artistas participantes cada una. De cada previa irán 3 grupos a la final, que se celebrará el 28 de febrero. De los 9 participantes que irán a la final saldrá el representante a Eurovisión.

+ Sobre Norlan El Misionario

Norlan es un rapero cubano de 45 años que se trasladó a Helsinki en 2005, donde reside desde entonces. El artista, que ha colaborado con grandes como Pitbull, Akon, Sean Kingston o Fat Joe, se enorgullece de ser el primero que llevó el reguetón a Finlandia. Cuando le preguntaron por qué creía que debía ganar, se mostraba ilusionado: "Estamos viviendo en el año 2014 y es hora de demostrar en Europa que Finlandia es multicultural y nosotros somos ciudadanos del mundo".

Visita la web oficial de Norlan El Misionario.


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

EMISORAS

Elige una emisora

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad