¿Cómo es Miguel Ángel Muñoz en un rodaje?

Visitamos al actor en el rodaje de su serie mientras busca desesperado su bufanda

La imagen que casi siempre tenemos de un actor es la que vemos de su personaje (ellos no son como sus personajes, no confundamos), la que nos dejan en las entrevistas o en su paso por saraos.

El problema de estos tres instantes es que el actor siempre está delante de una cámara y de un micro con lo que, dependiendo de cada caso, podemos encontrar mucho de pose y poco de realidad.

Distinto es verlos en un rodaje. En su día a día, trabajando con compañeros: algunos famosos como ellos, otros menos conocidos y otros -tan importantes como los actores para una serie- que no lo serán nunca como los foquistas, los cámaras, los técnicos de sonidos…

Miguel Ángel Muñoz es Bruno en la serie de Antena 3 Sin Identidad que en estos momentos está grabando su segunda temporada. Hoy el rodaje es un poco especial, hay parones y este lujoso chalet a las afueras de Madrid en el que se está rodando la serie recibe la visita de intrusos de la prensa. Es complicado compatibilizar el rodaje con entrevistas y sesiones de fotos, pero Miguel Ángel Muñoz es de los actores que mejor se lo toman.

Aparece impecablemente vestido, con una bufanda que protege su cuello. Hace frío, estamos en pleno invierno y en esta urbanización de espectaculares chalets el blanco es el color que predomina pues ha estado toda la noche nevando.

Posa ante los fotógrafos sonriente, pero muerto de frío. Mientras que todos estamos bien abrigados, él solo lleva una camisa y la americana del traje. Es el vestuario de su personaje. Miguel Ángel no puede evitar hacer alguna broma con la temperatura mientras permanece ante las cámaras durante largo rato.

Después empieza a buscar su bufanda. Se la ha quitado para las fotografías, pero ahora no la encuentra. Da igual… es el turno de las entrevistas. Trata con mucha educación a todos los periodistas. Responde de todo, tanto si tiene que ver con la serie como si no. La cosa se extiende, pero Miguel Ángel no se queja. Tiene el estilo de un gentleman británico con la cercanía que da la sangre latina. Habla de sus carrera, que le ha llevado por países como Francia o Estados Unidos. Es consciente de que lo está haciendo bien, pero mantiene esa mentalidad del partido a partido de la que tanto habla el Cholo Simeone.

Entre entrevista y entrevista, sigue preguntando por su bufanda… Nadie sabe dónde está. Cuando aparece alguna compañera más de la serie para ser entrevistada, la saluda efusivamente. Lo mismo con ella que con el director o con cualquier persona del equipo técnico. Siempre bromeando y siempre con una sonrisa.

No pierde la ocasión de vacilar a Megan Montaner. Mientras posa para los fotógrados, él se acerca por detrás, saca su iphone 6 y se pone a fotografiarla hasta que ella se da cuenta y ambos ríen.

La mañana ya prácticamente toca a su fin y Miguel Ángel ha sido de los más solicitados por los medios. Sigue pendiente de su bufanda, pero sin éxito. Se pasea por allí con un bocadillo en la mano y un bote de Coca Cola. Hoy le toca comer así porque los tiempos del rodaje son muy exigentes.

¡Por fin! Alguien ha encontrado la bufanda y Miguel Ángel la recoge como si fuera el tesoro más preciado. Me acerco y le pregunto qué tiene de especial esa bufanda. Me dice que nada. Lo especial para él es su garganta, es la herramienta con la que trabaja y me cuenta que desde bien joven, cuando empezó en este oficio, le enseñaron a cuidársela y a protegerla.

Así de profesional es Miguel Ángel Muñoz. Así de agradable y buen tipo.

TE RECOMIENDO


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?