Justin Bieber y Madonna, confidencias sexuales

Los dos artistas confiesan algunas de sus intimidades sexuales más hot

¿Te imaginas parando a Justin Bieber delante de miles de personas y preguntarle si ha mantenido relaciones sexuales en el baño durante una fiesta? ¿Te imaginas que Justin te dijera que sí? ¿Te imaginas entonces que le preguntas si ha mantenido sexo telefónico con alguna chica?

En este punto, pensarías que te has tomado algo o que te has vuelto loco. Pues no, esto ha ocurrido de verdad y más a lo grande. Porque no solo ha pasado con Justin Bieber, sino también con Madonna y ante toda la audiencia que ve el programa de Ellen DeGeneres, una de las presentadoras estrella de la tele norteamericana (¿os acordáis del famoso selfie de los Oscar? Lo hizo ella).

Justin, muy amigo de Ellen, volvió a acudir como invitado a su programa, pocas semanas después de su última visita allí donde, de nuevo, pudimos ver al Justin más personal y divertido.

En esta ocasión, Bieber compartió protagonismo con Madonna en el sofá de entrevistados. Todo un lujo juntar a estas dos absolutas celebridades de la música. Ellen les propuso jugar a "yo nunca" y les dio una paleta a cada uno: por una cara se leía "jamás lo he hecho" y por la otra "lo he hecho".

Y tal y como indica el juego, la presentadora empezó a leer afirmaciones y ellos deberían mostrar en su paleta si lo habían hecho o si no. Lo que no sabían es que las frases que iba a leer Ellen serían de un tema tan personal como el sexo. Primera frase: "yo nunca he tenido sexo por teléfono". Madonna y Ellen mostraron el cartel de "sí, lo he hecho", mientras que Justin mostró el de "Jamás lo he hecho". El canadiense se ganó que Madonna lo llamase "mentiroso".

El juego siguió: "Yo nunca tuve sexo en el baño durante una fiesta", "Yo nunca salí con una persona y su hermana/o" , "Yo nunca tuve sexo en presencia de otras personas", "Yo nunca me olvidé del nombre de alguien con quien estaba teniendo sexo"… y a todas estas frases, tanto Justin como Madonna mostraron el cartel de "sí, lo he hecho" ante el jaleo del público del programa que se lo estaba pasando pipa.

Ellen bromeó con ellos y les dijo que tenían muchas coincidencias en el ámbito sexual, Madonna siguió la broma y dijo que estaba viendo en Bieber a su nuevo amor. Un momento televisivo absolutamente memorable.

Pero la aportación de Justin al programa no quedó solo en este juego. Madonna se marchó y él siguió porque los espectadores tenían que ser testigos de la broma de cámara oculta que protagonizó el artista.

Antes de comenzar el programa, vistieron a Justin de vigilante de seguridad. Le pusieron gafas de sol, bigote, barriga… y lo situaron a la entrada de los estudios donde tiene lugar el show. Justin paró e interrogó a muchas fans que acudían a verle como público del programa y que ni en sus mejores sueños imaginaban que iban a estar tan cerca de su ídolo… ¡Y no lo reconocieron! Mientras, Justin se lo pasaba en grande vacilándolas con el detector de metales.

Ellen mostró esas imágenes en el programa ante el asombro del público que fue entonces cuando se dio cuenta de todo y ante la malévola sonrisa de un Justin Bieber que cada vez que acude al programa de su amiga Ellen disfruta como un enano.

TE RECOMIENDO


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?