La transexualidad ha conseguido en las últimas semanas la visibilidad que siempre se le ha negado al estar asociada a la marginalidad y a la oscuridad. Tras la portada de Caitlin Jenner en la revista Vanity Fair, el hecho de que personas cuya identidad de género no se corresponde con la asignación biológica de sus cuerpos aparezcan en películas, series o revistas se ha vuelto algo normal.

Parece que 2015 es el año de la transexualidad pues a finales de 2014 se estrenaba vía Amazon la serie Transparent, que contaba la historia de un padre de familia que más allá de los 60 decidía contar que era, en realidad, mujer. Jeffrey Tambor, el protagonista, se llevó un Globo de Oro por su actuación. Laverne Cox es una actriz transexual que también ha aparecido en Orange is the New Black poniendo el foco sobre las mujeres reasignadas.

Pero el cine siempre ha tenido personajes transexuales. Si en El Silencio de los Corderos el despiadado Buffalo Bill se sentía mujer, Hillary Swank era un chico en Boys Don't Cry y Felicity Huffmann se reencontraba con su hijo en Transamerica después de que hubiera pasado por una reasignación de sexo. La apertura de Hollywood es cada vez más evidente con todo lo que hasta hace unos años se consideraba que salía de la norma.


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?