Quizá el títular de esta noticia pueda llegar a ser algo polémico. Parece más que evidente que el hecho de desarrollar un videojuego no es causa única ni final para que un estudio de desarrollo eche el cierre. Numerosas circunstancias económicas y sociales (y hasta las cosas rarunas que ven los jugadores) influyen a la hora de que una empresa de creación de juegos diga adiós pero los títulos que hemos recopilado en esta fotogalería fueron especialmente significativos. Algunos fueron un fracaso en ventas. Otros, demasiado costosos y suscitaron una gran polémica. Pero todos fueron el último.

El caso más reciente lo hemos tenido con el videojuego de Las Cazafantasmas, desarrollado por Fireforge Games, empresa que acaba de anunciar que se encuentra en bancarrota vendiendo sus activos para poder pagar a sus empleados. El estudio detrás de este juego, distribuido por Activision, fue capaz de crearlo en apenas 8 meses pero los resultados no han impedido que afrontase sus deudas anteriores (de varios millones de dólares) por varios proyectos fallidos.

El penúltimo caso lo tuvimos con Metal Gear Solid V: The Phantom Pain. El nombre del responsable y creador tanto del juego como de la saga ha desaparecido de la portada del videojuego poco después de que se conociera que el estudio, Kojima Productions, cerraba sus oficinas. Este título lleva varios años de retraso pero parece que finalmente verá la luz el 1 de septiembre. Y lo hará con un divorcio notorio entre Hideo Kojima y Konami. Pero no ha sido (ni será) el último caso... Y luego hay casos inexplicables como el de Bioshock Infinite e Irrational Games. ¡Una pena!


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

redes_sociales redes_sociales

Comentar