Comprando en Japón

Así se las gasta un gamer en el país nipón para comprar juegos

Bueno, esto no va a ser fácil. Condensar este apartado, tratándose de un país como Japón es tarea dura. Empiezo explicándoos un poco el "perfil" de nuestro viaje y así podré hablar con más libertad del tema.

Dos de los integrantes de nuestro equipo nacimos en el '83. Esto quiere decir que parte de nuestro corazón quedó con los juguetes y series de nuestra infancia (y no tan infancia); hablamos de todo lo comprendido entre Gameboy y Nintendo 64. Por supuesto, crecimos y continuamos pegados a Playstation y todo lo que vino después, pero nuestro perfil encaja de lleno en le hueco de "retro-gamer". En paralelo, acarreamos una afición por el manga y el anime que no hemos podido perder. Dicho esto, hablemos de nuestras compras en Japón.

Si para ti el pasado ha quedado atrás y buscas versiones japo de tus juegos actuales favoritos o esos juegos RPG que tardan tanto en llegar a nuestro país (o que nunca aparecen), no tendrás problema alguno. Tienes una oferta ilimitada que te proporcionan centenares de tiendas repartidas por el país. Si, por el contrario, vas buscando esos títulos del pasado que nunca pudiste tener o esa "NEO-GEO" inalcanzable que ahora ya puedes comprar, la cosa se pone algo más difícil. Ebay ha hecho mucho daño, y los días de juegos retro a "cuatro duros" han terminado. La mayoría de establecimiento ya saben lo que venden y el valor que tiene a nivel internacional, así que, tendrás que preparar la cartera o perder días buscando para encontrar la mejor oferta.

En cualquier caso, busques lo que busques, en Japón, la mejor opción es SIEMPRE la segunda mano.

Hay dos cadenas de tiendas muy conocidas por allí. HARD-OFF y BOOK-OFF. Ninguna de ellas se especializa en videojuegos, pero ambas tienen una sección decente (o impresionante) de videojuegos de (casi) todas las épocas. Al principio puede resultar del todo abrumador, porque te vas a hartar de ver videojuegos en perfecto estado por menos de 1 euro. La trilogía de Onimusha, los resident Evil, Final Fantasy, Street Fighter Alpha... (las cuatro primeras sagas que han venido a mi mente) en serio, la pegatina de 108 Yenes está por todas partes y en casi todos los sistemas. El siguiente escalón es 250 yenes (algo menos de 2 euros), 300, 500, 900 y 1000 yenes... el caso es que tardarás muy poco en empezar a pensar que los juegos de más de 5 euros son "caros". Y es que los mercados de PSX, PS2, PS3, Xbox y Xbox 360 (salvando contadas excepciones) se están devaluando muchísimo, hasta el punto de poder hacerte una colección de ensueño para tu estantería con unos cuantos cientos de euros (como hizo un integrante de nuestro equipo).

Mi caso era diferente. El amor por Nintendo y los cartuchos tiene un precio. El catálogo de Super Famicom (Super Nintendo en nuestro país), o Famicom (NES) sigue marcado por precios importantes. Prácticamente, cualquier cartucho que viniera en caja de cartón se ha disparado, las cajas van desapareciendo con el paso de los años y muchas de las unidades acaban despachándose al extranjero por lo que empiezan a valorar lo que tienen en las estanterías (algo que hace 4 o 5 años no pasaba). Es fácil encontrar juegos 5, 10 o 15 euros por debajo del precio marcado por ebay, pero las gangas ya no existen.

Si en Book-Off no hay suerte (que con lo retro-retro no tendrás mucha), siempre te queda la opción de las tiendas especializadas como Super Potato o Traders, que son pequeños edificios llenos de videojuegos y especializados en lo "retro".

Ni que decir tiene que, por regla general, cuanto más lejos de Tokyo busquéis, mejores precios encontraréis. Kyoto e Hiroshima tenían los mejores precios de todo el viaje. Tokyo es muy grande y, por supuesto, hemos encontrado verdaderas joyas allí también, pero el bullicio y el turismo es algo que también se paga y Tokyo se lleva la palma.

Como siempre, llevad las chinchetas pinchadas en el mapa desde casa, nosotros hemos viajado sabiendo donde estaban todas estas tiendas de las que os hablo y hemos ahorrado muchísimo tiempo.

Si te gustan los videojuegos, es fácil que también seas fan de algún manga o anime, por lo que vamos a aprovechar este espacio para contarte algo de eso también.

Lo que más ha llamado mi atención. Puedes comprar láminas originales de producción de tus series favoritas. Desde folios con el sketch de un frame concreto hasta el acetato final (original) pintado que se escaneó para crear la secuencia final del episodio de la serie de turno. Básicamente, puedes comprar un frame original de un episodio concreto de Dragon Ball si llevas la cartera preparada.

Cuanto más molona es la pose del personaje o más famoso el episodio, más dinero vas a tener que desembolsar. Si quieres un acetato de Dragon Ball, Ranma o Rurouni Kenshin, por lo antiguos que son y lo pocos que quedan, vas a tener que pagar mucho. De igual modo, series como Attack on Titans, Cowboy Bebop o las pelis de Ghibli, por ejemplo, también están subidísimas a la parra en precio.

Ahora bien, hay carpetas y carpetas de series poco conocidas (o desconocidas del todo) cuyos frames podrás llevar en tu maleta por 5 o 6 euros al cambio.

En esta foto podéis ver cuatro frames. Uno de Dragon Ball por el que pagué 6000 yenes (40 euros aprox), un pequeño P-Chan (la forma porcina de Ryoga, de Ranma) que costó 1500 yenes (unos 10 euros) , un frame de Yahiko en la última peli de Rurouni Kenshin que marcaba 2500 yenes (unos 16 euros) y, quizás el más curioso, Mogwli de la versión japonesa de "El Libro de la Selva", cuyo acetato y sketch me llevé por 6 euros a casa.

Para estas chorradas, figuritas, posters, láminas, cartas y cualquier otro artículo relacionado con el manga y el anime que se te pueda ocurrir, será bueno que visites las tiendas Mandarake y en concreto el espacio "Nakano Broadway" (que alberga muchas Mandarake en su interior). También tienes la tienda oficial de Kotobukiya en cada gran ciudad, fabricantes de estatuas y vendedores de las mismas. Con esas referencias que os dejo ahí y "Book-Off" tenéis más que suficiente para llenar maletas y maletas.

¡Por cierto! si eres fan del manga, te echarás las manos a la cabeza cuando entres a los BOOK-OFF en Japón, porque las etiquetas de 108 yenes (recordamos, mucho menos de 1 euro) están en muchísimos libros de arte y en la gran mayoría de tomos de manga de las estanterías. Te puedes llevar la colección completa de Vagabond (por decir una) de 37 tomos por unos 30 euros... ya, que no la entiendes, pero ¡¿y lo bien que queda en una estantería!?

El caso es que los libros de arte no hace falta entenderlos, y una sóla visita a tu primer Book-Off puede acabar con la cama de tu AirBnb empantanada de libros de Dragon Ball, Rurouni Kenshin, Ghibli, Akira o Attack on Titan y sino, echad un ojo a la mía...

Y aquí emerge el problema del equipaje. Tu maleta no puede pesar más de 30 kilos (en el mejor de los casos) y tu equipaje de mano no más de 7k. ¿Cómo demonios haces para transportar tanto juego y libro a precio de chiste? Pues no te queda otra, las oficinas de correo: el Japan Post. Sí, lo hemos utilizado, y mucho. Hemos mandado varios paquetes a España y todo ha llegado en orden, así que es una opción más que viable si vas a estar allí unos días y tienes unos minutos cada noche para embalar.

En fin, creo que podemos dar por zanjado este paréntesis dedicado al consumo "freak" en el país del sol naciente. Podéis ir en paz, pero no vayáis muy lejos porque todavía tenemos cosas que contar; en los próximos días hablaremos de los sitios que hay que visitar sí o sí en un primer viaje a Japón y sacaremos alguna que otra galería fotográfica llena de rarezas o situaciones divertidas que hemos encontrado en nuestra estancia. ¡Estad atentos!

TE RECOMIENDO


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?