El horrible cambio de cara de Kiko Matamoros

Las redes sociales se han mofado del resultado de su operación de estética

Kiko Matamoros es uno de los reclamos de ese circo que tiene montada Telecinco llamado Sálvame. El surrealismo del universo Sálvame no es comparable con lo que se puede entender por programa del corazón.

Como escribía en El País hace unos días Óscar Cornejo, el productor de Sálvame, este programa es algo así como un reality, un espacio en el que se pone bajo la lupa del espectador a un grupo de personas que terminan contando buena parte de su vida privada: desde amoríos a enfermedades o pasos por el quirófano para retoques estéticos.

Esto último es lo que ha hecho Kiko Matamoros. Como si de una diva de la farándula se tratase, Kiko ha decidido estirarse la piel, quitarse alguna arruguita facial… Vamos, pedir al bisturí que lo devuelva a su juventud. No es la primera vez que lo hace; el colaborador de Sálvame ya está bastante acostumbrado a este tipo de operaciones.

Y en este hiperrealismo televisivo en el que vive sumido cada elemento del universo Sálvame, impera la norma de que si algo pasa en tu vida, ven al plató y lo cuentas. Así que Kiko Matamoros, después de unos días ausente por la convalecencia tras la operación, decidió mostrar a España entera su nuevo aspecto físico.

¿Lo han dejado hecho un don Juan? Más bien, por lo visto en el programa de Telecinco, a Kiko Matamoros lo han dejado peor que entró. Tan espeluznante es su nuevo aspecto que buena parte de los telespectadores comenzaron a mofarse en redes sociales sobre el resultado de su operación estética.

Lo cierto es que resulta extraño las deformidades que aparecen en según qué zonas de su cabeza, como si los pliegues no hubieran cicatrizado bien. La ironía (y la mala baba) se apoderó de las redes sociales que lo empezaron a comparar con personajes del cine como la Máscara, los Caraconos, Robocop, Frankenstein…

Para más inri, Kiko Matamoros ha tenido que soportar cómo portales digitales se hacían eco de las mofas y cómo encima eran recogidos esos comentarios hirientes en Sálvame. Paz Padilla daba paso a un vídeo que recopilaba algunos de los tuits más originales y ofensivos.

Así es este pseudo-reality de Sálvame. Si te vas a operar, lo cuentas. Cuando sales, muestras los resultados. Luego, a apechugar con los comentarios de la gente. Pura interacción televisiva.

Kiko Matamoros entra, por méritos propios a la galería de los horrores de los famosos que se dejaron el dinero y el gusto tras pasar por un quirófano en busca de un físico perfecto que nunca consiguieron, ¿os suenan estos?

TE RECOMIENDO


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?